1 de noviembre de 2008

Hitler casamentero


Hitler era quien autorizaba las bodas entre alemanes y mujeres extranjeras. Generalmente se trataba de soldados alemanes y mujeres autóctonas de los países ocupados, como Francia Bélgica Holanda Dinamarca o Noruega. A Hitler le presentaban cada dos semanas las fotografías de los novios y las contemplaba con mucha atención. Las fotografías eran de perfil, de frente y otra foto de cuerpo entero. Al Führer le gustaba hacer comparaciones con mujeres que conocía. Muchas mujeres no eran muy agraciadas y Hitler decía siempre en broma que algún día los soldados le maldecirían por haber autorizado la boda. También estudiaba los informes de cada pareja. Casí nunca firmaba de inmediato la autorización. Siempre le pedía a su ayuda de cámara Linge que se las presentara por segunda vez. 

Cualquier miembro del personal de Hitler que quisiera casarse le tenía que pedir permiso. Lo que sí lamentaba mucho  era cuando algun miembro de su personal se casaba y debía desaparecer por ello. Cuando una de sus secretarias, Traudl Humps, se comprometió con Hans Junge, el Führer no pudo menos que lamentarse diciendo:

"Tengo muy mala suerte con mi gente. Primero, Christian se casó con Dara y se la llevó, con lo cual me quitó a la mejor de mis secretarias. Y ahora que he encontrado alguien que la sustituya a la perfección, también Taudl Humps me abandona y además se lleva al mejor de mis criados. "

Sin embargo, la secretaria siguió con Hitler hasta el final.

3 comentarios:

  1. Me parece irónico que se riera de algunas mujeres, Eva Braun no era precisamente una sex-symbol de la época...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Hitler ciertamente era una persona con mucho sentido del humor, aunque parezca lo contrario. En su círculo, y de forma relajada, la gente el Führer solía tener mucho humor. Por otra parte, hay quien afirma que Eva Braun era muy guapa.Por las fotos y vídeos que tenemos vemos que era guapa. Por cierto, a Hitler siempre le gustaron mujeres muy jóvenes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que un áleman tuviera, que pedir permiso para casarse con una extranjera. Hoy sonaría fuerte. Claro que hay países musulmanes donde un no musulman debe convertirse para casarse con con una musulmana. ¿Es racismo?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.