16 de noviembre de 2008

Hitler y los coches

El medio de transporte favorito de Hitler fue siempre el coche. Nunca condujo uno pero se preocupaba mucho de conocer los detalles de los coches y, por sus conversaciones, sabemos que entendía hasta de mecánica. Tuvo varios chóferes a lo largo de su vida y con todos ellos tuvo una relación muy estrecha, tanto que varias etapas cruciales de su vida transcurrieron junto a sus chóferes. Emil Maurice, su chófer antes de la subida al poder, parece que flirteó con su sobrina Geli Raubal. Es conocida la adoración de Hitler hacia su sobrina y parece ser que el Führer toleró esa relación. Pero el chófer con el que mejor se sintió Hitler fue Erich Kempka y fue a éste a quien el Führer le pidió incinerar su cadaver. Años después Kempka escribió un libro titulado "Yo quemé a Hitler". Como sabemos, una de las primeras medidas del gobierno Hitler fue la creación de las famosas autopistas. Hitler estaba realmente orgulloso de ellas y en una ocasión dijo:

- He querido construir algo perdurable. Las propias bombas no han ocasionado grandes daños en nuestras autopistas. Pero la guerra desgraciadamente nos ha obligado a modificar su aspecto. Hemos tenido que pintarlas de negro para hacerlas invisibles a la aviación enemiga. 

- Los que saben hasta qué punto estoy encariñado  con las autopistas pueden imaginarse lo doloroso que es para mi no poder circular por aquellas hermosas y amplias superficies blancas. 

Hitler solo se fiaba de sus chóferes pero en una ocasión Adolf Müller le pidió que viajara con él en su coche. En un primer momento el Führer no quiso saber nada pero después accedió. Y quedó absolutamente encantado por la forma de conducir de Muller. "Al contrario que la mayor parte de la gente, estoy siempre dispuesto a recibir lecciones" dijo Hitler tras el viaje. Dijo que Müller "le abrió los ojos sobre infinidad de pequeños detalles que se escapan a la mayor parte de los conductores." Hitler se dio cuenta de que debía enseñar a conducir a sus chóferes. Sin embargo confiaba ciegamente en Kempka. Decía que todos sus conductores habían sido muy divertidos y pasó con ellos muchos momentos emocionantes antes de la subida al poder, como cuando iba junto a su chófer Schreck y se toparon con un grupo de comunistas en bicicleta y al chófer no se le ocurrió otra cosa que pasar por encima de las bicicletas que acababan de dejar en la carretera. A menudo se topaban con muchos enemigos por las carreteras. Hitler apreciaba tanto a sus chóferes que  no los miraba como tales, sino como camaradas.
 

Fuente: Conversaciones sobre la Guerra y la Paz
Imágenes: detalle de las Autobhan.

5 comentarios:

  1. Qué mala leche pisar las bicis. ;)

    ResponderEliminar
  2. :D :D

    Dices Nacho, que el chófer Emil Maurice flirteó con Geli Raubal y que Hitler toleró la supuesta relación, no?? Es que tenía entendido que no fue así...

    Según el biógrafo Ian Kershaw, Hitler no le pasó a su chófer ese tonteo que se traía con su sobrina, y fue el motivo por el que sería despedido en 1931.

    Igual... según las fuentes, bailan los datos.

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
  3. Lyudmila:
    Pues parece que Maurice sobrevivió perfectamente al incidente del suicidio de Geli. No solo eso, también sobrevivió a Hitler. Y fijate que, si tan terrible era Hitler, no se explica que no matara a su chófer y guardaespaldas porque, según muchos biografos, por menos Hitler habría asesinado a muchos. Lo cierto es que Hitler toleró esa relación puesto que sabía que, en el fondo, él mismo no podía ser pareja de Geli, sino más bien su tutor.

    A Ian Kershaw le tengo bastante manía. Su biografía de Hitler me resulta tan más de lo mismo y tan oportunista... que siempre lo leo con muchas reservas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Puede que tengas razón... Aún así, quería dejar la versión que conocía.

    Aparte, la macrobiografía de Kershaw me parece bastante buena para acercarse al conocimiento de un personaje como Hitler... Esta superbien documentada, con amplísimas referencias bibliográficas.

    De todos modos, estoy abierta a que me sugieras otras lecturas ;)

    Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  5. Tengo entendido que Hitler le regaló un merceces a Franco, coche que todavía se conserva.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.