Valkiria


Ayer estuve viendo Valkiria. Reconozco que fui con tantos prejuicios que al final no me defraudó tanto como esperaba. Antes de hablar
sobre el papel de Hitler, decir que la película está muy bien producida, como cabía esperar. Resultan realmente asombrosas las localizaciones y lo bien que están conseguidas, a la par que el vestuario. Todo esta cuidado al detalle, hasta las carpetas que se ven en las oficinas. El problema que le veo a la película es que quizá al público no iniciado le pueda resultar algo larga y pesada. No olvidemos que esta película arrastra a las masas por la sola presencia de Tom Cruise. De hecho, me incomodó bastante tener que soportar a grupitos de adolescentes hablando, riendo y comiendo pipas sin parar. Lo digo porque ese público que ve películas de Tom Cruise no es el público que vio El Hundimiento. Precisamente Valkiria me parece que va muy bien en un pack junto a El Hundimiento. En Valkiria aparecen actores precisamente de El Hundimiento. Incluso tuve la impresión (corregidme si no es así) de que aparece muy brevemente la actriz que encarna a Eva Braun en El Hundimiento durante una escena en el Berghof.

Bien, pasamos al personaje que nos interesa, Adolf Hitler. Le da vida el actor David Bamber ( a la izquierda), que es un actor bastante más joven que Bruno Ganz. No sale mucho en la película, aunque lógicamente su figura es determinante. En general he de decir que vuelve a ser una pésima interpretación del Führer. En la película observamos a un Hitler, como siempre, terriblemente serio, casi diabólico. Incluso en la escena en la que más sale, durante una estancia en el Berghof, aparece Hitler tremendamente serio, rodeado de colaboradores como Göring, Himmler, Speer o Goebbels. Esa escena esta rodeada de un halo casi de terror, acrecentada con una música muy tétrica. Ni siquiera ahi, en donde Hitler acudía para descansar y estar en un ambiente relajado, podemos ver sonreír al Führer y vemos a un Hitler muy serio casi rozando el ridículo. Los únicos que ríen son sus colaboradores.

En general hay escenas que me parecen sorprendentes. Los viajes en avión en concreto me resultaron muy efectivas. Precisamente en uno de esos viajes vemos descender a Hitler. El estruendo del avión y la espera que hacen los militares a su llegada es asombrosa.

En definitiva, tenemos una superproducción para el lucimiento de Tom Cruise que no aporta nada en cuanto al tratamiento de Adolf Hitler. Continua con el empeño de diabolizar su figura. Sin embargo, si te gusta ver películas con svasticas y nazis pasarás un rato entretenido. Si queréis ver imágenes, comentarios y trailers de la película os recomiendo la pagina de World War II Freak de Víctor Baldobí

David Solar


La revista del historiador David Solar, La Aventura de la Historia, dedica un especial a la Segunda Guerra Mundial con el poco original título "Como nunca se la habían contado". El número está dedicado a Adolf Hitler. Bien, como es de esperar no aporta nada nuevo. La II GM es la única guerra que se celebra cada cierto tiempo de forma pomposa. Siempre he recordado celebraciones. Siempre hay alguna excusa válida: el 50 Aniversario, el 60, el 65... ahora el 70...  y así de forma infinita, supongo. Yo no conozco guerra más conmemorada. ¿Por qué se celebra tanto esa guerra y no la I Guerra Mundial? Supongo que porque resulta más atractiva precisamente por Hitler y los nazis. Y porque fue la guerra que configuró en cierta forma el mundo en que vivimos. En todo caso, al final se ha convertido en una guerra tan comercial que resulta aún un negocio muy rentable. 

Bien, el prólogo de la revista lo titula David Solar "Hitler quería la guerra". Pero ¿fue realmente así? La idea de un Hitler revanchista por la derrota de la IGM hace tiempo que esta más que desmontada.  Hitler, no es que deseara la guerra, es que la necesitaba para cumplir sus principios, que es completamente diferente. Hitler nunca habló de hacer la guerra con Occidente.  Es más que sabido que sus planes expansionistas fueron dirigidos siempre hacia el Este, como finalmente ocurrió. Pero para David Solar Hitler soñaba con la guerra desde la Paz de Versalles. ¿Para qué quería una guerra revanchista Hitler en 1939 si ya hacía años que había hecho pedazos el famoso Tratado de Versalles? Es bien sabido que Hitler en 1939 no deseaba la guerra. No por lo menos como sucedió. Sí le doy la razón a Solar en que Hitler "tentó la suerte desde la remilitarización de Renania" Efectivamente a partir de entonces su política exterior consistió en golpes de suerte que le salieron muy bien. Solar dice que Hitler tenía pensado el ataque a Polonia desde siempre. Desde esta perspectiva David Solar anuncia en su revista que irá contando la guerra en 12 entregas durante los próximos 12 meses. 

El próximo artículo de la revista lleva un título a todas luces simple y vulgar: "Hitler El Monstruo". El error de Solar consiste en considerar que Hitler tenía dos caras. Por un lado tenemos al monstruo y por el otro al ser humano amable con sus secretarias y amante de los niños a quienes recibía en su residencia. Solar insiste en que esa doble personalidad existió hasta el fin de la vida del Führer cuando recibió a un grupito de adolescentes de las Juventudes Hitlerianas.  Estoy convencido de que el Hitler humano fue real. Se ha escrito hasta la saciedad que los encuentros de Hitler con niños o que su lado más humano estaba siempre destinado a la propaganda. Esto es una falsedad. Hitler era así: amaba la música, el arte, los animales, la vida sencilla... pretender lo contrario es ponerse una venda en los ojos. Nunca he pretendido defenderle en absoluto de los crímenes de guerra.  Pero tratarle como al mayor monstruo de la historia y pretender que el lado humano de Hitler era falso es, sencillamente, mentir. 

David Solar, en sus infinitas ganas de difamar a Hitler, pone en duda el valor de éste en la I Guerra Mundial  y deja caer en forma de pregunta (sin respuesta, por cierto, como es habitual) que su hoja militar fue mejorada por los nazis. Precisamente no existe duda al respecto sobre el valor de Hitler, no solo durante la I Guerra Mundial sino a lo largo de toda su vida. Lo dicen la mayor parte de sus biógrafos. Hitler recibió en la IGM la Cruz de Hierro de Primera Clase, que como se sabe fue una condecoración de muy difícil consecución. En aquella época precisamente Hitler era un gran desconocido como para tener influencia para recibirla. 

Nos dice también Solar que Hitler poseía una cultura "primaria". Vamos que no se entiende cómo una persona con una cultura primaria devorara libros y más libros (su biblioteca personal contenía miles de volúmenes) y fuera capaz de recordarlos perfectamente y dar hasta los más mínimos detalles de muy diversos aspectos de la vida. 

Al final del artículo David Solar vuelve a poner en boca de Hitler una frase que yo no encuentro por ningún lado: "Que se hunda Alemania porque no es digna de mi". ¿De dónde la ha sacado y, sobre todo, en qué contexto fue pronunciada? Yo estoy más que harto de leer frases que se atribuyen a Hitler y no encontrar por ningún lado la fuente fiable. 

El siguiente artículo que publica Solar en la revista lleva también su característico título "Hitler quiso la guerra". En David Solar tenemos al historiador patrio que escribe sobre Hitler de la manera más manida y facilona, al estilo de los historiadores que surgieron tras la II Guerra Mundial. Escribe a base de clichés y estereotipos. Al punto es esto cierto que incluso se atreve aún hoy afirmar que el incendio del Reichstag fue provocado por los nazis o que ese suceso no esta bien aclarado, algo que ningún historiador serio pone ya en duda. Así que si pretende enseñar la II Guerra Mundial a lo largo de un año con esas premisas... que Dios nos coja confesados. 

Hitler y la Astrología























Con ocasión del lanzamiento de la Biblioteca Osprey de la II Guerra Mundial el diario El Correo publica un artículo titulado "El tiempo del Hierro" escrito por Manuel Lucena Giraldo. Entre otros interrogantes que parece que la citada biblioteca va a responder (no es así, por cierto) el escritor pregunta: 

"¿Qué podía pensar un mariscal del Reich como Rommel, cuando los delirios de Hitler dictados por sus astrólogos le obligaban a desarrollar una costosa ofensiva en hombres y recursos que sabía condenada de antemano al fracaso?" 

En esta pregunta observamos un respeto absoluto hacia la figura de Rommel y un desprecio total hacia la de Hitler. Bien, esta es la línea oficial que se sigue con Hitler desde su muerte. Lo normal es que se publiquen aspectos sobre Hitler que siempre son mentiras, tópicos y sin contrastar en absoluto. Los que lo escriben saben que nadie les va a molestar. 

Esta vez el bulo trata sobre la astrología y Hitler. Y yo me pregunto: ¿cómo es posible que Hitler perdiera tanto tiempo en reuniones tan largas con su Estado Mayor si confiaba únicamente en sus astrólogos? ¿Cómo es posible que pudiera conducir una guerra durante 6 años solo con los dictados de sus astrólogos? En definitiva, ¿cómo es posible que una persona que confía en los astrólogos pierda tanto el tiempo con reuniones diarias de varias horas? La respuesta es que Hitler no era tan absurdo y tonto como para dejar la guerra en manos de charlatanes astrólogos. 

Si bien es cierto que existe un lado esotérico del nazismo, en donde las SS tienen su máximo exponente, no es menos cierto que Hitler no creía en absoluto en las predicciones de los horóscopos. Reconozco que no he estudiado en profundidad el esoterismo en la SS y no se cuánto hay de mito y de verdad en ello. Pero si sabemos por boca del mismo Hitler que él no creía en absoluto en esas cosas:

- Tampoco hay que dejar de tener en cuenta la influencia de los horóscopos, ese cuento en el cual tanta gente, particularmente los anglosajones, cree a pies juntillas. ¡Hay que ver el daño que causó al Estado Mayor general británico que un astrólogo inglés muy conocido publicase un horóscopo anunciando la victoria final de Alemania! Fue preciso, para calmar la inquietud así suscitada, que los periódicos desenterrasen todos los horóscopos de aquel astrólogo que se habían revelado erróneos, y que los publicasen. Para enjuiciar todo cuando atañe a la superstición, hay que partir de la base de que basta con que un pronóstico sea confirmado casualmente por los acontecimientos, para que el ser crédulo retenga esta única coincidencia, olvidando los cien otros ejemplos en que una predicción no se ha cumplido. La predicción realizada se convierte en artículo de fe y su recuerdo se transmite de generación en generación.

El Mito del origen judío de Hitler




















Maria Anna Schicklgruber fue la abuela paterna de Hitler. El 7 de Junio de 1837 dio a luz a Alois, padre de Adolf Hitler. Se mantiene en duda quién fue el padre de Alois, citándose a dos posibles padres y a un tercero, que podría haber sido judío y en cuya casa podría haber prestado servicios como criada la abuela de Adolf Hitler. Hans Frank, el abogado de Hitler y posterior gobernador de Polonia, lo testificó así en Nuremberg. Investigaciones posteriores acabaron por invalidar esas teorías y ya no existe ningún biógrafo "serio" de Hitler que asegure que tuvo un antepasado judío.

El mito del origen judío de Hitler se extendió mucho después de la guerra. Ian Kershaw dice que toda esa historia "carece de credibilidad". Kershaw tiene razón cuando asegura que no hay que dar credibilidad a las memorias de Hans Frank porque fueron escritas "mientras estaba esperando al verdugo y pasando claramente por una crisis psicológica".

Sin embargo existen biografías de poca monta, generalmente ediciones baratas que van acompañadas en coleccionables, se regalan en diarios etcétera, en donde el origen judío de Hitler se sigue tomando en serio. Por ejemplo, hace poco compré por muy poco dinero el libro "Adolf Hitler, una vida en imágenes" escrito por María J. Martínez.  A pesar de que los grandes biógrafos ya han abandonado el mito del origen judío de Hitler, asegura que "existe una enorme controversia en cuanto al origen judío de Hitler, no se sabe muy bien si por su carácter de hijo ilegítimo o su posible ascendencia judía".

En muchos estudios sobre Hitler se asegura que el origen del antisemitismo de Hitler se debió precisamente a su ascendencia judía. Tampoco creo que la comunidad judía acepte tener entre los suyos al "mayor monstruo de la humanidad", como ha sido descrito Hitler. Así que con el tiempo esta teoría se está desvaneciendo. 

Tráiler en español de Valkiria

Ante el inminente estreno de Valkiria, el 30 de Enero (fecha del aniversario de la subida al poder de Hitler) pongo el tráiler en español de la película. Por lo poco que veo de Hitler en el tráiler puedo decir que me espanta nuevamente la caracterización. Estos días estoy viendo las entrevistas que han hecho a Tom Cruise y dice que le hubiera gustado matar a Hitler. Muy original el chico. Estoy convencido de que, de haber vivido en aquella época, no solo no lo hubiera matado sino que probablemente sería un fiel seguidor. De hipócritas esta el mundo lleno. En fin, aquí tenéis el tráiler:

Hitler y los perros

Hitler en compañía de diferentes perros. Como se sabe, el perro era su animal favorito y le gustaba mucho estar en su compañía. Tanto amaba Hitler a los perros que, en plena guerra, hizo crear una cartilla de racionamiento para los perros.

Falsificaciones


Existen muchas memorias y libros sobre Hitler que se sabe a ciencia cierta que son falsos y sin embargo continúan vendiéndose y con un cierto crédito. Existe un libro, muy difundido, de Hermann Rauschning llamado 'Hitler Confesiones Íntimas 1932-1934' que se sabe perfectamente que es una falsificación.  Rauschning emigró de Alemania en 1936 y después a Estados Unidos. Su libro es un ajuste de cuentas con Hitler, digamos que una venganza. No lo hizo solo para ganar dinero sino para desacreditar a Hitler internacionalmente. El régimen nazi hizo lo posible para impedir su publicación. No existe hoy ningún historiador que afirme la autenticidad de las frases atribuidas a Hitler en el libro. Todo fueron invenciones de Rauschning. No se trataba de conversaciones auténticas sino de ficciones del autor. Todo se lo inventó Rauschning. Sin embargo ese libro tuvo una importancia en las futuras biografías de Hitler realmente importante.  Yo me compré el libro por curiosidad porque incluso está reeditado no hace mucho por una editorial llamada "Círculo Latino". Incluso en la contraportada del libro la editorial afirma que existe "controversia" en cuanto a su autenticidad y tienen la desfachatez de decir que el libro supone "un documento valioso". Bien, el libro dio pie a numerosas frases atribuidas a Hitler que mucha gente conoce. Veamos algunas de estas falsas frases:

- No capitularemos jamás. Sucumbiremos, quizá, mas arrastraremos a todo un mundo en nuestra caída. 

- En Brasil edificaremos una nueva Alemania. Allí tendremos cuanto necesitamos.

- ¡Qué me importan a mi la ventura o la desgracia de los otros!

- Si el judío no existiera, habría que inventarlo. Necesitamos un enemigo visible, y no sólo un enemigo invisible. 

En fin, confieso que no pude terminar el libro. Con Hitler ocurre un hecho impensable en el mundo de la historia y de las editoriales: que aún a sabiendas de que existen muchas falsificaciones y obras muy dudosas, se siguen publicando con normalidad. También es cierto que existen muchas publicaciones sobre el periodo nazi y, sobre la II Guerra Mundial en particular, que aparecen de forma muy periódica, escritos por supuestos historiadores que apenas han leído nada y están llenos de prejuicios y escriben acerca de Hitler con entera libertad. Y es que con la historia y, con la historia de Hitler en particular, ocurre un hecho innegable: que las mentiras se van acumulando hasta formar una montaña en donde ya es muy difícil aclararse. 

Pierden la custodia de sus hijos















Heath y Deborah Campbell han perdido la custodia de sus hijos, a los que llamaron Adolf Hitler Campbell, de 3 años, y sus hermanas Joycelynn Aryan Nation Campbell, de uno, y Honszlynn Himmler Jeannie Campbell, de ocho meses.

Esta curiosa familia se hizo famosa hace poco porque un supermercado se negó a confeccionar una tarta con el nombre de su hijo, Adolf Hitler. Por supuesto, hay que estar un poco mal de la cabeza para poner ese tipo de nombres, no solo Hitler... me parece que incluso llamar a alguien Napoleón o Ghandi debe de ser un lastre para quien lo lleva toda su vida. Pero bueno, ese es otro debate. Y más en la actualidad, que existen muchos padres que "coronan" a sus hijos con nombres de muy mal gusto para toda su vida. Personalmente creo que siempre son mejores los nombres de toda la vida, tipo Miguel, Luís, Oscar etc

En todo caso, con esta noticia nos planteamos de nuevo hasta qué punto el nombre de Hitler sigue siendo objeto de polémica. Porque si tu llamas a tu hijo Napoleón o Julio Cesar, no sales en la prensa... y no te quitan la custodia de tu hijo. Al parecer los padres son unos admiradores de Hitler. Claro que me planteo otra cuestión: ¿cuántos admiradores de Hitler tienen hijos y siguen manteniendo su custodia? ¿Se va a quitar la custodia a todos los padres admiradores de Hitler? Me parece que es una locura inacabable. Una cosa es tener mal gusto para nombrar a tus hijos. Y otra cosa es que admires a quien te de la gana y seas padre.

Me temo que nuevamente nos encontramos ante otro caso político que no hace sino añadir más confusión a todo lo que rodea a Hitler. Con ejemplos como este, el nombre de Hitler está más que garantizado durante toda la eternidad. Qué mal lo hacen.

El Tren de Hitler


Hemos hablado de Hitler y los aviones, de Hitler y los coches... nos queda conocer un poco a Hitler y los trenes. Como se ve, en la vida de Hitler se dan toda clase de medios de comunicación y todos ellos cargados de anécdotas interesantes. Pues bien, el tren de Hitler se llamaba 'Amerika'. El tren estaba formado por doce o quince vagones y tenía dos locomotoras. A continuación varios vagones acorazados con armas antiaéreas. El vagón de Hitler era el primero. En ese vagón había una sala de estar tan grande como tres compartimentos, un dormitorio y un baño. Una gran mesa con ocho sillas presidía la sala.El resto de vagones estaban destinados a sus ayudantes. También había vagones para otros servicios y alojamientos de la escolta del Führer asi como policías, médicos, la sección de prensa etc. Como se ve, el tren de Hitler era un mundo en sí mismo. El tren estaba comunicado mediante radioteléfono y telégrafo hacia el OKW y los diversos ministerios de Berlín. Hitler utilizó ese tren desde la campaña de Polonia. 

Son conocidos también los planes de Hitler para modernizar la red ferroviaria. No hace mucho tiempo el historiador Anton Joachimsthaler encontró los croquis de un gigantesco proyecto que Hitler encargó. Su idea era fabricar un tren con capacidad para más de 1700 pasajeros, teniendo que modificar el ancho de vía, pues en su proyecto la vía alcanzaría los 5 metros de ancho. Este ferrocarril debía unir la Europa de Hitler. 

Otros dirigentes nacionalsocialistas, como Göring y Himmler también disponían de sus propios trenes.

Las Derrotas de Hitler


Es habitual oír que Alemania perdió la Guerra por culpa absoluta de Hitler. También es habitual oír que todas las batallas que Hitler ganó se debieron a la suerte del aficionado. Las dos teorías, muy extendidas, creo que son excesivas y en parte falsas. A medida que la guerra avanzaba Hitler se fue encontrando con más y más problemas que hacían la conducción de la guerra prácticamente imposible. Se puede afirmar que un merito de Hitler indiscutible fue el conducir una guerra imposible de ganar durante tanto tiempo. De la misma manera que le achacamos las derrotas, las inmensas dificultades que tuvieron los países más poderosos del mundo para derrotarlo, son un mérito de Hitler. Lo cierto es que Hitler estuvo rodeado de enemigos internos. El jefe de la Inteligencia y Contraespionaje, Canaris, estuvo conspirando contra Hitler prácticamente desde el inicio de la guerra. Llegó un momento en que el enemigo conocía a la perfección los planes de Hitler. Esto es tan demostrable como que no fue hasta después del 20 de Julio de 1944, fecha del atentado fallido contra el Führer, cuando Hitler se deshizo de sus militares traidores así como del propio Canaris, que al enemigo le resultó más complicado conocer los planes de Hitler. La ofensiva de las Ardenas sorprendió por completo a los americanos. Pero para entonces ya era demasiado tarde. 

Se afirma que la responsabilidad de Stalingrado recae exclusivamente en la incompetencia de Hitler. Sin embargo Hitler tuvo que retirar de aquel frente siete divisiones porque las tuvo que trasladar a Francia, advertido falsamente de que se iba a producir un desembarco. En muchas ocasiones Hitler no estaba correctamente informado. Ciertamente Stalingrado dejó en Hitler huellas imborrables:

- Tengo que relajarme y hablar de otras cosas, ya que de lo contrario sigo viendo en la oscuridad los mapas del Estado Mayor, y mi cerebro sigue dando vueltas y vueltas, y tardo horas en dormirme. Entonces, si enciendo la luz, puedo indicar con toda exactitud dónde se hallaba cada división en Stalingrado. Y sigo así, hora tras hora, hasta que me duermo hacia las cinco o las seis. 

Primer Discurso de Hitler tras la Toma del Poder

He recopilado el primer discurso de Hitler, tras las toma del poder el 30 de Enero de 1933 y con traducción al español.  Hitler espera a que el público calle y cuando considera que todo esta listo, comienza el discurso. Los gestos, la entonación de la voz etcétera nos dan una idea de su oratoria. Podemos considerar a Hitler quizá el mejor orador de todos los tiempos. A mi estos discursos me recuerdan en cierta forma a los actuales conciertos de rock por la adoración que sentían los oyentes. Además, Hitler escribía sus propios discursos y los ensayaba concienzudamente. No es de extrañar que este hombre alcanzara el poder.

La Conspiración para matar a Hitler

























Queda poco para el estreno de la película Walkiria, de Tom Cruise. Para ir calentando motores acabo de ver la película protagonizada por Brad Davis, "La Conspiración para matar a Hitler" de 1990. No fue una película para el cine sino para la televisión. La ambientación está muy lograda... excepto cuando se trata de Hitler.  De hecho la imagen que aparece del Führer es patética y falsa. El Hitler de esta película es un Hitler claramente loco, histérico y ridículo. En todos los momentos aparece gritando de forma histérica. Salen frases de su boca a todas luces falsas. Esa ha sido la tónica a la hora de tratar a Hitler en el cine. Quizá el único caso que trató a Hitler de forma más real fue la película "El Hundimiento", a pesar de que contiene también numerosos errores. Nadie se atreve a tratar a Hitler de forma más natural y humana al llevarlo al celuloide. Claro, el director que se atreva sabe que se encontrara con un escándalo tan grande que pueda perder todo el dinero invertido. Por lo tanto, conviene más mentir. No tengo ninguna esperanza en Valquiria de Tom Cruise. La única motivación que tengo es la propia recreación del ambiente de la época que, por lo que he visto, es un tanto exagerado.

Hitler y Mussolini

En muchas ocasiones se ha escrito que Hitler se inspiró en el fascismo italiano para crear su partido nacionalsocialista. Esto no es cierto porque Hitler ya tenía pensado crear su partido mucho antes de que hubiera oído hablar siquiera de Mussolini. El propio Hitler lo aclara:

- Fue en 1921 cuando oí hablar por primera vez del fascismo. La SA nació en 1920 y sin que tuviese la menor idea de lo que sucedía en Italia.

Las similitudes entre fascismo y nacionalsocialismo no son muchas, a pesar de que en ocasiones se llama fascista a Hitler. Esto es una equivocación absoluta. Si bien ambos simpatizaban con sus causas, es un error llamar fascista a Hitler. Y es que quizá el término "fascista" se ha extendido tanto que incluso se ha deformado. Hoy en día es habitual llamar "fascista" a todo aquel que no nos gusta. Incluso dudo mucho que quien utiliza ese término sepa exactamente de dónde procede. Por ejemplo, lo mismo se llama "fascistas" a los etarras que al PSOE que al PP. Incluso cuando muchos jóvenes dicen luchar contra el fascismo, en realidad están luchando contra el capitalismo actual, que no tiene nada que ver con el fascismo. Muchos se asombrarían al conocer que tanto el fascismo como el nacionalsocialismo o nazismo, tuvieron una base muy sólida en su anticapitalismo. Hitler se pasó su vida despotricando contra los especuladores y capitalistas.

En realidad Hitler siempre admiró a Mussolini y mantuvo hacia él una amistad y lealtad sin limites. Se ha dicho en muchas ocasiones que esa amistad le costó la derrota. Pues bien, cuando se habla de que Hitler no respetaba los pactos con otros países y de que era una persona de poca confianza y traicionera, en su relación con Mussolini observamos todo lo contrario: fue leal a su persona y amigo hasta la muerte.

El rescate que hizo Hitler de Mussolini ha pasado a la historia. Aún hoy se enseña en las academias militares. Precisamente acabo de terminar los dos volúmenes de las memorias de Otto Skorzeny, que fue el liberador de Mussolini.

Hitler veía paralelismos entre los italianos del norte y los alemanes. Opinaba que les unía la misma cultura. Sin embargo no le gustaban los italianos del sur. Hitler siempre tenía buenos recuerdos de sus viajes a Italia. Le gustaba mucho la comida italiana. Incluso Eva Braun procuraba viajar siempre que podía a Italia.

- Hay una diferencia como entre el día y la noche, entre los verdaderos fascistas y los que no lo son... Quizá el Duce se anticipó en un año a la fecha madura para su revolución. Sin duda debió permitir que operaran primero los rojos, que habrían exterminado a la aristocracia. El Duce se hubiese convertido entonces en Jefe del Estado.

Y es que Hitler nunca soportó que el Duce gobernara junto a la monarquía. Solo cuando lo liberó en 1943 el fascismo volvió a sus orígenes más anticapitalistas y gobernó sin la monarquía aunque desde entonces Mussolini fue una marioneta de Hitler.

- Cuando yo estaba con Mussolini, el pueblo gritaba "¡Duce!" "'Duce!" Cuando estaba con el rey gritaban "¡Führer!" "¡Führer!". En Florencia estaba solo, con el Duce y leí en los ojos del pueblo, el respeto y el amor ardiente que sienten por él. La gente del pueblo le miraba como si quisiera comérselo.

- Muchas veces el pobre Duce me da pena. ¡Cuántas culebras debe tener que tragarse! Me parece que yo no lo aguantaría.

Fuente: "Conversaciones sobre la Guerra y la Paz"

Ideas de Hitler
























Hay que reconocer a Hitler un gran ingenio para suponer el porvenir y para querer hacer más cómoda la vida. En su mente siempre surgían nuevas ideas para una vida más fácil. Muchas de estas ideas las citaba en sus largas conversaciones de sobremesa. Por ejemplo, opinaba que el tiempo de construcción de una casa era demasiado largo. Lamentablemente esto sigue ocurriendo en la actualidad. Para el Führer el tiempo de construcción no debería pasar de los tres meses. Pensaba que la técnica debía ayudar en ese empeño. Las tareas del hogar se le antojaban muy incómodas y quería que el ama de casa debía verse descargada de trabajos que hacen perder el tiempo. Decía que los colegios de los niños debían de estar muy cerca de casa y que la madre no tenía porqué llevarlos personalmente. También le parecía una pérdida de tiempo bajar la basura y subir el combustible. Incluso se le ocurrió que cuando sonara el despertador el café en la cocina empezara a calentarse. También era partidario de que cada casa tuviera su garaje a un precio muy asequible. Todo el estado del bienestar que disfrutamos hoy en día ya fue pensado por Hitler incluso sus pensamientos sobrepasaron lo que hoy conocemos. Realmente hay que reconocerle ese ingenio.