Hitler y la Religión


"El cristianismo ha significado un retraso de dos mil años en el desarrollo natural del mundo. La humanidad ha sido escandalosamente explotada y privada de sus derechos más elementales. La fe en un más allá mejor ha alienado al hombre de sus realidades terrestres y de los deberes que contrae, al nacer, con la humanidad."

"Si la Iglesia católica no hubiera abusado de su influencia, ingiriéndose constantemente en los asuntos de Estado, no habría ningún motivo para no tolerar sus prácticas religiosas."

Fuente: "Doce años junto a Hitler" Christa Schroeder

Vegetarianismo





















"Es difícil persuadir a un caníbal de que no tiene que comer carne humana. Según sus concepciones, esto es una ley de la Naturaleza"... "Actualmente la base de nuestra alimentación son las patatas, y sin embargo, solo el uno por ciento de tierras se consagran en nuestro país a su cultivo. Si fuera el tres por ciento, tendríamos más patatas de lo que hace falta. Los pastos cubren el treinta y siete por ciento de nuestro suelo. Ahora bien, no es el hombre el que los consume, el que come la hierba es el ganado. Entre los animales, los carnívoros son capaces de esfuerzos muy inferiores a los herbívoros. Un león no es capaz de correr durante un cuarto de hora. El elefante puede correr ocho horas. Los monos, nuestros parientes de la época prehistórica, son estrictamente vegetarianos."

"Supongo que el hombre se ha vuelto carnívoro porque en la época glaciar le obligaron a ellos las circunstancias. Le incitaron también a hacer cocer los alimentos, costumbre que tiene hoy, como se sabe, consecuencias perniciosas."

Fuente: "Conversaciones sobre la Guerra y la Paz"

A Modo de Bienvenida







































Lo primero es advertir que este blog no tratará de ensalzar la figura de Hitler sino que se intentará realizar un estudio sobre él a través de sus escritos, discursos y libros sobre su figura. Tampoco pretende ser un foro de debate acalorado, teniendo en cuenta los odios y pasiones que despierta el Führer. Eso lo dejo para los muchos foros que abundan. Cuanto más leo sobre Hitler, más me apasiona su figura. La gente se suele horrorizar al saber sobre mi afición, quizá influenciada por décadas de información tendenciosa. Pero lo cierto es que no estoy solo. ¡La prueba la tenemos en los miles y miles de libros editados sobre Hitler desde su muerte! Tanta publicación obedece a una demanda. Quiero imaginar que un lector no compra una biografía sobre Hitler y la guarda con disimulo para no ser visto. El doctor Juan Antonio Vallejo-Nágera, en su recomendable y famoso libro "Locos Egregios" trató el asunto. Lo llamó "Hitler-manía" o "Hitler-nostalgia" que se da en gente que racionalmente detesta la figura y obra del dictador, pero que de modo incongruente con sus ideas quedan prendidos en una extraña fascinación por su persona.

Quizá, tras más de 25 años de lectura sobre Hitler, uno puede hacerse a la idea de cuál fue su personalidad y qué libro es una difamación absoluta. Porque con Hitler, todo vale. Con el tiempo se ha convertido en una diana donde todo el mundo puede disparar sin compasión. Que fuera un personaje cruel no legitima para mentir sin piedad.  Hacemos un flaco favor a la historia y se consigue el efecto contrario: lejos de odiar a Hitler a través de tanta difamación se ha conseguido que su figura sea realmente admirada.  El ser humano siente una gran atracción hacia el mal. Así, tras más de 60 años ¿Quién recuerda a un Churchill, a un Stalin o a un Roosevelt?  ¿no fueron ellos los vencedores de la mayor guerra que ha padecido la humanidad? No. El vencedor absoluto lo fue Hitler. Compárese las publicaciones sobre esos líderes y hagan cuentas. Contrariamente a lo que opinan muchos políticos estoy convencido de que para no repetir la historia la mejor solución es no conocerla. ¿La masiva publicación de estudios sobre Hitler ha ayudado a desterrar su figura o más bien a ensalzarla? Existen tal cantidad de escritos sobre el Führer que me parece una buena idea contrastarlos, exponerlos y poder llegar a alguna conclusión.

Poseo una quizá modesta colección de libros sobre Hitler leídos de forma desigual. Poseo a su vez abundantes fotografías del Führer. Al comienzo de su carrera Hitler no era partidario de ser fotografíado. Pensaba que ello dañaba su "fascinación". Pero cambió de idea, tanto que al final de su vida se encontraron ¡11 millones de negativos en el archivo a prueba de bombas de su fotógrafo Heinrich Hoffmann! Algunos de los libros que poseo contienen fotografías poco conocidas que iré escaneando.

Cada entrada de este blog procurará tener la fuente de la que procede la información. Serán bienvenidas las discusiones, pero no los ensalzamientos descontrolados ni los insultos.