30 de septiembre de 2008

Hitler y la Religión


"El cristianismo ha significado un retraso de dos mil años en el desarrollo natural del mundo. La humanidad ha sido escandalosamente explotada y privada de sus derechos más elementales. La fe en un más allá mejor ha alienado al hombre de sus realidades terrestres y de los deberes que contrae, al nacer, con la humanidad."

"Si la Iglesia católica no hubiera abusado de su influencia, ingiriéndose constantemente en los asuntos de Estado, no habría ningún motivo para no tolerar sus prácticas religiosas."

Fuente: "Doce años junto a Hitler" Christa Schroeder

12 comentarios:

  1. Pinchar en el link que he visto en el blog de Jesús Hernández “es la guerra” me ha merecido mucho la pena. Enhorabuena por animarte a crear este blog ¡y también por el título! Mein führer me parece de lo más adecuado. Me siento orgulloso de estrenar este blog con mi primer comentario (y no el último) Es increíble como me he sentido identificado con cada frase que he ido leyendo en el post de bienvenida “La gente se suele horrorizar al saber sobre mi afición” completamente cierto, te aseguro que como tú somos un montón, y para demostrártelo aquí te dejo mi punto de vista.

    La segunda guerra mundial se ha convertido en una lucha mitológica entre el bien el mal, en la que hoy en día en nuestra sociedad considera moralmente inaceptable tratarla con objetividad. Si sientes fascinación por la segunda guerra mundial, y en especial por el bando de Alemania eres despreciable pero ¿y si me gustase la figura de Napoleón durante la revolución francesa? Cuando expongo esta teoría la gente me grita ofendidísima ¡NO ES LO MISMO!
    Es muy fácil decir que Hitler era un loco, un asesino, un monstruo, la encarnación del diablo…
    Pero como pudo este “ser monstruoso” conseguir en las elecciones de 1932, 13 millones de votos provenientes de todas las clases sociales? Debió ocurrir algo con un mínimo de lógica para que la toda esta gente votase democráticamente. Hitler tenía un carisma, una oratoria y una puesta en escena brutales. Cualidades que combinadas con el contexto adecuado (tratado de Versalles, crisis económica…) hechizó al país. Una persona que llegó a dormir en las calles de Viena, vendiendo acuarelas y comiendo en comedores de las monjitas de la caridad, 30 años después tenía a Europa en la mano. ¿Cómo se entiende esto? Es increíble y eso es lo que me fascina de la figura de Hitler.

    Y esa es mi humilde e incomprendida opinión. Solamente somos comprendidos por la gente que nos conoce de verdad y entre los que compartimos esta afición. ¡ Así que adelante con este blog que promete mucho!

    ResponderEliminar
  2. Gandara muchas gracias por tu comentario. Pues como yo llevo años teniendo esta afición mis amigos ya no se extrañan, aunque lo dejan por imposible.Ciertamente la figura de Hitler me llama mucho la atención y te diré que con el paso de los tiempos me resulta muy familiar. Procuro no entrar en discusiones políticas. Me fascina el personaje y punto. Después considero que, aun tratándose de un con mucha crueldad, no se ha hecho mucha justicia con su figura puesto que se le ha calumniado constantemente. Eso es hacer un flaco favor a la historia. Por suerte, existen muchos historiadores que van en la buena línea. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con la dos frases de Hitler sobre la religión.

    ResponderEliminar
  4. Genial nacho. No te olvides de Hitler y las mujeres, Hitler y su familia. Sólo sugeréncias. Gracias en todo caso.

    ResponderEliminar
  5. Hitler, el "Mesías".

    No era religioso, él era la religión.

    Resultó tener los pies de barro.

    ResponderEliminar
  6. Si no me equivoco, me da la sensación que emanas una profunda admiración hacia la personalidad de Hitler. No sé si sana o insanamente.

    Ten cuidado porque no hay nada peor que el culto a la personalidad para forjar Psuedomesías cuyo fruto no es más que el dolor y la muerte. Y ése fue el fruto que dio Hitler (como el de Stalin, la mayor bestia negra para el hombre que parió madre).


    Te advierto apasionado. La pasión es todo lo contrario al rigor histórico, científico. La historia como Ciencia que es, te delata al no tener un apartado (valga el ejemplo): "Hitler y los judíos".

    Repito que no desconozco la naturaleza de tu pasión (que puede ser tan buena y honorable como interesarse por la personalidad de Julio César y coleccionar lo relacionado con él, etc). Pero el apasionamiento ciego, amigo,...tú verás.

    ResponderEliminar
  7. Me parece increíble que, aun con estas cosas, haya idiotas que se digan católicos y nazis. Pero bueno, dada la gran cantidad de mártires que dio el régimen de este tipo, no es nada nuevo que dijera esto.
    Lo que resulta irónico es que hable de derechos fundamentales, de deberes con la humanidad... ¿con qué humanidad, con la que a él le parecía? ¿y qué deberes, aniquilarla?
    Desde luego, a Hitler no le interesaba que hubiera fe ni religión, porque así él podía hacerse el mesías de los suyos.
    Triste idiota con pies de barro, así acabó como acabó. No hay peor condena que la propia.

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy bien que haya esta web tratando la persona de Hitler. Obviamente no era un santo, pero ha sido tratado con mucha parcialidad, con objeto de convertirlo en chivo expiatorio para que Occidente no tornase la vista sobre sus propios crímenes de guerra. Crímenes que van desde ya innecesarios bombardeos que dejaron planas ciudades de miles de habitantes hacia el final de la guerra, con una Alemania ya agotada, hasta el horror de las bombas atómicas, sin contar lo que más tarde hizo gente como Stalin. Pero Hitler era sólo una persona. Me resulta extraordinariamente llamativo ver cómo gente que presume de atea encarna en Hitler la personificación del diablo, un ser espiritual.

    Es evidente que Hitler, si había sido católico, era sólo por nacimiento. Es bien sabido que no era practicante. Sin embargo, todavía hay muchos que están sosteniendo esta mentira, incluso con citas falsas o cogiendo muy por los pelos otras que son verdaderas pero que no dicen nada, como se aprecia en el evidentemente tendencioso artículo de "Metapedia". Por ejemplo, en el propio texto de Hitler, Mi Lucha, él hace referencia varias veces a algo tan manido y repetido por los gobiernos nuestros que más presumen de "láicos", como es la no injerencia mutua de temas religiosos en la política y viceversa. ¿Por qué en el caso del PSOE, vamos a poner por ejemplo, esta excusa tiene que significar aconfesionalidad, y en cambio en el de Hitler quiere decir que era católico? No tiene pies ni cabeza.

    Yo voy a ahorrarme consideraciones acerca de los sentimientos religiosos de Hitler. Sólo daré un par de entradas:
    http://personal5.iddeo.es/magolmo/hitler.htm.

    http://radiocristiandad.wordpress.com/2010/02/17/desmitificando-hitler-en-misa/.

    Son artículos bien documentados. Quienes digan lo contrario, mentira cochina.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Simplemente agradecerte el trabajo realizado...muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. Llevaba ya un tiempo buscando informacion sobre la religion profesada por hitler. Soy católica, y me dolía que la gente afirmara sin pruebas que hitler tambien lo fue y que por eso exterminó a tantos millones de personas. Muchas gracias a los creadores de este blog, lo he encontrado muy instructivo. Aunque no siento ninguna simpatia por la figura de Hitler, si que siento curiosidad por su exito inicial, por su poder posterior, y efectivamente aunque fue un criminal, a occidente le vino muy bien para ocultar sus propios errores (bombas atómicas, apoyo al comunismo)...
    repito que felicidades por el blog.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Respecto de estas afirmaciones:
    A) Si fuese cierto que el cristianismo ha "retrasado" el
    "desarrollo natural" del mundo, entonces todavía seguiríamos haciendo sacrificios cruentos a los dioses, habríamos desarrollado nuestras habilidades bélicas al máximo y quizás ya no existiría la humanidad cuya "reproducción" ha registrado grandes avances en períodos de paz. Negar la validez de una vida eterna es una "idea" concorde con aquella otra frase atribuida a Hitler: "el hombre se ha desarrollado en la guerra, en la paz degenera". Creer en la vida eterna después de esta vida significa la esperanza de vivir siempre, algo que no sería totalmente incompatible con cierto paganismo nazi, como la idea "milenaria" del Reich alemán. En rigor de verdad y conociendo que el régimen nazi no declaró abiertamente la guerra a la Iglesia Católica, dudo de que Hitler haya pronunciado esas palabras, o que haya creído en ellas, quizás las dijo como apoyo de alguna otra expresión.
    B) El hecho de que el Obispado de Roma se haya convertido en Estado, es algo que todos los políticos de todos los tiempos han impugnado. Hasta el Mahatma Gandhi dijo que el "error" del cristianismo fue en haberse convertido en un gobierno terrenal. Sin embargo, la perdurabilidad de la Iglesia Católica guarda estrecha relación con la existencia del ahora llamado Estado Vaticano, antes Estados Pontificios. En rigor de verdad, ninguna creencia trascendental puede darse el lujo de prescindir de la política. El mismo régimen nazi se atribuyó características religiosas del antiguo germanismo, hasta el saludo "heil" es una palabra de connotaciones místicas.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, interesante este post y sus comentarios, no lo había leído. Existe un libro muy interesante, que nos enseña una historia poco conocida -no sé si será del todo verídica-, de Hitler con relación al Cristianismo, es más de corte esotérico, el libro se titula: “La Lanza del Destino” de Trevor Ravenscroft (1973). Trata sobre los posibles poderes “mágicos” de la lanza con la que el soldado romano “Longinus” traspasó el costado de N.S. Jesucristo durante la crucifixión. Se describe así:

    “El bestseller de 1973 de Trevor Ravenscroft La lanza del destino ha fijado hoy en día en las mentes de muchos su versión de la Leyenda. Él declara que Adolfo Hitler comenzó la segunda Guerra Mundial para capturar la lanza, presumiendo que el interés de Hitler en la reliquia, originada probablemente con su interés en la ópera "Parsifal" de 1882 —por el compositor preferido de Hitler, Ricardo Wagner— que refiere a un grupo de caballeros y su protección del santo Grial, así como la recuperación de la lanza. Aunque un número de dudas de los historiadores en la obsesión de Hitler con la lanza, como fue divulgada por Trevor Ravenscroft y otros, el trabajo reciente del investigador y del autor Alec MacLellan tiene material descubierto de la fuente original de Ravenscroft que parece validar algunas de las aserciones más extrañas.

    Ravenscroft mantuvo que la lanza entró en territorios estadounidenses el 30 de abril de 1945; específicamente, bajo el control del tercer ejército conducido por el general George S. Patton.

    Más adelante se cumple la leyenda de que la pérdida de la Lanza significaba la muerte, al suicidarse Hitler. Patton se fascinó por el arma antigua e hizo verificar su autenticidad, mas no pudo utilizar la lanza, pues tenía órdenes del general Dwight Eisenhower de que la regalía completa de Habsburgo incluyendo la lanza de Longinos debía ser devuelta al palacio de Hofburg. Es interesante observar que George Patton, en su poema «A través de un cristal oscuro», curiosamente se postula como Longinos en el transcurso de alguna vida anterior.

    Ravenscroft procuró en varias ocasiones definir las “energías misteriosas” que la leyenda dice que provee la lanza. Él encontró que la poseía algún espíritu hostil y malvado, a los que él refirió como el Anticristo. Smith y Piccard encuentran semejanzas al identificar lo que perciben también como un espíritu malo que llega a través de la lanza. En una mezcla de física cuántica, de cristianismo y de ideas de la nueva Era, de que la lanza trae al "Dios enojado del viejo testamento", al que transfiere de alguna manera una parte de la Crucifixión a la lanza, con la lanza convirtiéndose en un Doppelgänger (algo parecido a un “gemelo malvado”) para el Espíritu santo, convirtiéndose, como lo ponen, en un espíritu impuro.

    Según algunos autores (Navarro, Fernando. Diccionario Biográfico de Nazismo y III Reich, 2010), "las fantásticas teorías de Ravenscroft (cuya falsedad fue demostrada por el periodista de investigación Eric Wynants), fueron aún más exageradas por autores todavía más “creativos” que Ravenscroft, tales como Alec MacLellan o Howard A. Buechner". A pesar de su manifiesta ahistoricidad, esta novela fantastica de Ravenscroft ha sido citada de obra en obra, generando una enorme confusión entre los lectores”.

    Da para investigar, saludos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.