18 de noviembre de 2008

Hitler y la Justicia



Con ocasión del atentado del 20 de Julio de 1944 se dijo que Hitler pensó más aún que era una especie de elegido por los dioses. Pero, a pesar de que Hitler mencionaba a menudo a la Providencia (nunca directamente a Dios, pues Hitler no era muy creyente) en una ocasión dijo:

- No soy, indudablemente, un hombre brutal por temperamento. y por ello me comporto únicamente como un hombre guiado por su razón. He arriesgado mil veces mi vida y si hasta ahora he salido bien librado, se lo debo a mi suerte.
Con respecto a la guerra, en la misma conversación dijo:
- Puede apenarme personalmente, e incluso puede conducirme a errores que se reconocerán más tarde, pero es absolutamente imposible actuar de distinta manera. Hitler en más de una ocasión dijo que era contrario a la pena de muerte:
- Cuando los jueces condenan a muerte y me incitan a usar mi derecho de gracia, me ponen en un gran aprieto.

Sin embargo, cuando se trataba de juzgar a un asesino Hitler lo tenía más claro. En una ocasión le pidieron que interviniera en un juicio contra unos jóvenes que violaron y después asesinaron a una mujer. Hitler le dijo:

- ¿Está usted loco solicitándome gracias en casos semejantes? Se lo ruego, en tales ocasiones no me consulte. Solo cabe una cosa: ejecutar la sentencia.

El mismo día dijo también:

- Admito que sea indulgente con los jóvenes que cometen accidentalmente una tontería.

A Hitler le gustaba a menudo hablar sobre la justicia. Es curioso que un hombre como Hitler no soportara en absoluto el sufrimiento ajeno. Ciertamente la siguiente frase resulta muy curiosa para ser pronunciada por Hitler:

- Se sabe de jueces del tribunal de la Inquisición que tenían a gloria haber hecho quemar veinte o treinta mil hechiceras. La larga experiencia de tales horrores tiene que dejar huellas indelebles en un pueblo.

Una frase que quizá puede resumir su forma de actuar con respecto a la justicia pueda ser esta:

- En la misma medida en que soy partidario de que haya un máximo de equidad en el orden social establecido, siento el derecho de juzgar con un rigor despiadado al que pretenda socavar este orden.

Más frases de Hitler que resultan curiosas:

- No pienso que un hombre debe morirse de hambre porque ha sido adversario mío.

- Gracias a Dios, siempre he evitado el perseguir a mis enemigos.

- Estoy en contra de la pena de muerte porque es irreversible.

Como vemos, son frases que bien pudieran ser pronunciadas por cualquier activista actual de Aministia Internacional. ¿Contradicciones de Hitler ? Probablemente. Pero también es cierto que Hitler no está entre nosotros para defenderse.

6 comentarios:

  1. Como diría Trillo… “Manda wüevos!!”.

    Estoy flipando con los comentarios… supuestamente de Hitler.

    En caso de que realmente fuese el autor de estas ocurrentes lecciones de moral y justicia, debo decir que es mas que palpable que sus actos no se correspondían en absoluto con su palabra.

    Solo en la primera parte, cuando habla de “arriesgar la vida” si que puedo estar de acuerdo… Pues me viene a la mente su trayectoria militar en la IGM y las innumerables ocasiones en las que atentaron contra su persona. Pero después, me parece todo puro cinismo.

    Sería interesante saber en que momento dijo estas palabras. Así tal vez podría entender algo si las hubiese pronunciado antes de la que montó.

    Una cosa es que surja de manera injusta mucha falacia en torno a Hitler pero de ahí, a santificarlo… hay un abismo.

    Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  2. Lyudmila: Las frases están pronunciadas durante la guerra. Está demostrado que son auténticas. Otra cosa son las traducciones. Pero básicamente, son de Hitler.
    Por supuesto, una cosa es lo que pensara y otra muy diferente lo que hizo, o provocó. No creo que se deba al cinismo. Hitler no fue cínico. Pero yo creo que en tiempos de guerra tienes que tomar decisiones con las que, muy probablemente no estés muy de acuerdo. No se... me extraña mucho que Churchill, por ejemplo, se fuera a la cama tranquilito después de haber bombardeado Dresde. Y el sentido de la justicia de Churchill era muy democrático. Pero, repito, lo que ocurrió en la guerra se escapa a toda ideología de los protagonistas que eran capaces de hacer cualquier cosa por ganarla.

    En todo caso, este blog trata quizá de eso... de intentar entender a Hitler y de esclarecer muchos aspectos de su vida.

    Gracias de nuevo
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues hombre, atentados desde el fin de la I Guerra Mundial sufrió unos cuantos. Yo sí que diría que fue afortunado y mucho.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos artículos, como siempre. Podría citar la fuente de la cual extrajo esta frase? : - Se sabe de jueces del tribunal de la Inquisición que tenían a gloria haber hecho quemar veinte o treinta mil hechiceras. La larga experiencia de tales horrores tiene que dejar huellas indelebles en un pueblo.

    Saludos! Thule.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo:
    La frase la saqué del libro "Conversaciones sobre la Guerra y la Paz". La puse porque me pareció muy representativa. Al fin y al cabo la II Guerra Mundial fue tambien un conflicto lleno de horrores que dejó huella en muchos pueblos.
    Saludos y muchas gracias por seguir el blog

    ResponderEliminar
  6. Esas frases cuadran poco con un gran cazador de judúios. Vale que Hitler es muy difamado. Mas de ahí a ensalzarle.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.