19 de noviembre de 2008

In Fraganti


En un momento de descuido Hitler se mira las uñas y cuando se da cuenta de que le están fotografiando, le entra la risa. Sin duda, ese día estaba de buen humor.

2 comentarios:

  1. También reía como cualquier humano :)

    Como dijo Von Loringhoven en sus memorias: "Cuando Hitler quería, podía ser muy amable. En ocasiones hablaba con voz suave y en un tono cordial y afectuoso. (...) sus visitantes quedaban impresionados por su amabilidad".

    Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  2. Nacho de antemano gracias por crear este rincón para los que admiramos y estudiamos juiciosamente la vida de Adolf Hitler.

    Soy nuevo en esto, pero entre más leo y me documento, aumenta mi "apetito" por saber más sobre este humano y brillante militar.

    Saludos desde Colombia

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.