10 de febrero de 2009

Hitler y la Guerra

A continuación pongo unas frases de Hitler sacadas del interesante libro "Hitler y sus Generales" en las que nos da una idea de lo que pensaba en una etapa tan crítica de la guerra como fueron los años 1943 y 1944. Vemos que Hitler no deseaba matar de hambre a los prisioneros rusos, sino que deseaba almentarlos bien para que produjeran. Desde luego Hitler podía ser cruel, pero no era tan gilipollas como para querer matar de hambre a quienes le servían para la industria de la guerra. Como vemos en sus frases, Hitler estaba incluso dispuesto a reducir el tan querido "Espacio Vital" y que también daba órdenes de retirada de sus ejércitos. Muchos historiadores y biógrafos dicen que Hitler jamás autorizaba una retirada. No es cierto. También podemos ver a un Hitler muy preocupado por su salud. Ciertamente se consideraba imprescindible para el desarrollo de la guerra y su salud le preocupaba mucho. En alguna frase, hace referencia a las consecuencias del atentado del 20 de Julio de 1944. También, como se observa en las últimas frases, Hitler estaba convencido de que los aliados iban a tener problemas políticos tarde o temprado. No se equivocó... pero fue demasiado tarde para él. Creo que es muy importante estudiar todo lo que dijo Hitler porque nos encontramos con frases y pensamientos del Führer que nada tienen que ver con lo que nos dicen sus biógrafos.
- Yo he sido siempre del parecer de que existen muy pocas personas que, en tiempos de crisis fulminantes, conserven la cabeza siempre clara y no se entreguen a fantasmas de una y otra clase. Una buena parte de las personas que viven una situación de peligro deja de ver las cosas como realmente son.
(Hitler y sus generales, 1943)
- No necesito para nada un ejército ruso al que deba incorporar un número ingente de controladores alemanes. Pero si obtengo trabajadores rusos, me resulta de mucha más utilidad , porque eso me permite tanto liberar a los alemanes como readaptar a los rusos… aunque esta claro que deberemos darles alimentos de primera si les confiamos trabajos de primera.
(Hitler y sus generales, 1943)


- Podría ocurrir, incluso, que tuviéramos que avenirnos a otra reducción sustancial del espacio vital de Alemania… Al decir esto, asumo que implica perderlo. Quizá tendríamos que batirnos en retirada ya mismo.
(Hitler y sus generales, Entrevista del Führer con Jodl el 31 de Julio de 1944)

- De veras que ansiaba pasar aquí, al oeste; pero ahora no puedo, ni con la mejor voluntad. Durante los próximos ocho días –si no más- no podré subirme a un solo avión, por culpa de mis oídos. No esta claro que el segundo se cure en ese tiempo; pero si uno se curara del todo, ya no le daría más importancia, me arriesgaría. Pero si ahora me subo a un avión, con el estruendo y la diferencia de presión, el resultado podría ser catastrófico. ¿Y qué ocurriría si de repente me coge una otitis? ¡Tendrían que tratarme! Habrá peligro de infección en tanto en cuanto la herida siga abierta. Y tampoco puedo decir que haya pasado sin afectarme la cabeza.

- Naturalmente me aguanto de pie, e incluso puedo hablar durante un rato; pero luego, de repente, me tengo que volver a sentar. Hoy no me atrevería a hablar delante de diez mil personas. Un discurso como el que pronuncié aún hace poco en el Obersalzberg, hoy no me atrevería a pronunciarlo, porque es posible que de repente sintiera un mareo y me derrumbara. Un momento como ese puede darse también mientras estoy caminando, de forma que tenga que recobrar la compostura para no dar un paso en falso. Pero, desde luego, si falla todo lo demás haré cualquier cosa; entonces no me preocuparé más, montaré en un avión monomotor y me pondré en el blanco de todos los disparos hasta llegar al frente, de modo que esté allí bien pronto. Eso no me preocupa en absoluto. Pero, por supuesto, lo mejor sería que ya me hubiera recuperado del todo.


- Así que, pese a mi actual estado de salud, estoy trabajando lo mismo que nuestros caballeros en sus agotadoras oficinas de París, etc. pero si no es imprescindible, prefiero mantenerme en este límite, no sea que termine por provocar un colapso; tampoco es necesario llegar hasta ahí. Pero por otra parte, es algo sorprendente, porque este golpe casi ha hecho desparecer mi neuropatía. Todavía siento algún temblequeo en la pierna izquierda, cuando las reuniones duran demasiado; pero anteriormente, esta pierna solía temblarme en la cama misma. Ahora, de repente, con el golpe ha desaparecido casi por completo; aunque con eso no quiero decir que me parezca el remedio más adecuado.
(Hitler y sus generales, Entrevista del Führer con Jodl el 31 de Julio de 1944)

- El feldmariscal Rommel es una gran lider, muy activo en los momentos victoriosos, pero es un pesimista extremo en cuanto asoma una dificultad, por menor que sea.
- Rommel, en determinadas circunstancias, me parece un jefe extraordinariamente audaz y además muy diestro.
(Hitler y sus generales, 31 de agosto de 1944)
- creo que a lo largo de mi vida he demostrado de un modo suficientemente palmario que soy capaz de conseguir éxitos políticos. No hace falta que explique que yo nunca dejaría escapar una oportunidad como esa. Pero, por supuesto, es infantil e ingenuo esperar que una época de graves derrotas militares sea el momento político más conveniente para tener esperanza de lograr algo. Incluso en el año de 1940, después de la campaña francesa, les tendí la mano a los británicos, aun renunciando a todo. .. pero llegarán momentos en los que las tensiones entre los diversos aliados crecerán tanto que surgirá la ruptura, a pesar de todo.

- Porque todo el mundo se puede imaginar que esta guerra no me resulta nada agradable. Hace ya cinco años que estoy aislado del mundo exterior; no he pisado un teatro, no he escuchado un concierto, no he vuelto a ver una película. Vivo exclusivamente para una única tarea: la de dirigir esta batalla, porque se que la guerra no se podrá ganar si no hay detrás una naturaleza fuertemente voluntariosa.
(Hitler y sus generales 31 de agosto de 1944)

11 comentarios:

  1. Genial libro el de Hitler y sus generales, precisamente lo terminé de leer ayer. Además las notas son muy buenas... qué pena que no se conservaran todas las conferencias, sería un tesoro histórico.

    ResponderEliminar
  2. Admiral: curiosamente los historiadores apenas utilizan estos datos tan importantes. Estas conferencias y las conversaciones de Hitler nos dan más datos sobre él que todos los libros escritos hasta el momento.

    Bueno, se perdieron muchas conferencias y muchas conversaciones de Hitler. Pero por lo menos disponemos de mucho material, que no es poco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo confieso que me sorprendió bastante. El poder que tenía no era, ni mucho menos, tan grande como el que se piensa. Por ejemplo, ordenaba que se produjera tal tipo de utensilio para inutilizar vías de ferrocarril, y "alguien" de algún Departamento lo cancelaba; daba unas órdenes determinadas a sus generales y éstos hacían lo que les daba la gana; se le daban informes falsos; se le ocultaban noticias... y mucho más.

    Hitler, más que dar órdenes concretas sobre las operaciones de guerra, daba directrices generales. Incluso llegué a leer que daba instrucciones precisas a nivel... ¡de compañía!

    Por último, también me sorprendió lo bien que tenía considerado a Manstein, aun tras su destitución un año antes (el comentario es del 45). Viene a decir que se trata de un general de primera categoría, y que si tuviera un ejército en condiciones (pone como cifra, unas 20 divisiones), le daría un destino sin dudarlo.
    Sin embargo, Manstein pone a Hitler en sus Memorias como cabeza de turco ante la derrota de Alemania. Curioso contraste.

    ResponderEliminar
  4. Admiral:

    Yo estoy convencido de que prácticamente todo lo que esta escrito sobre Hitler se basa en mentiras. Con Hitler ha ocurrido lo siguiente: unos historiadores y biografos escribieron sus obras y sobre eso los demas biógrafos han continuado escribiendo. Es decir, la mayoría de las biografías son mentiras escritas sobre mentiras anteriores.

    Para empezar, siempre he pensado que no se puede escribir una biografia desde el odio y el desprecio, por mucho Hitler que se trate. Tengo la impresión de que los que escriben sobre Hitler siempre quieren justificarse de alguna manera.. y de esa forma hacen un flaco favor a la historia. La verdad es que estoy aburrido de leer siempre las mismas mentiras. No hay valentia.

    Lo que comentas... es cierto que Hitler procuraba estar al corriente de lo que ocurría en cada batallón, en cada compañía... casi nada le era ajeno.

    Su relación con sus generales tendría que ser escrita de nuevo. Muchos de los errores que la historia culpa a Hitler fueron en realidad de sus generales. Pero ahora es mejor culpar solo a Hitler.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Creo que el comentario que haces acerca del cuidado que Hitler quería imprimir a los prisioneros rusos es muy desafortunado. Que tu lógica te lleve a calificar de gilipollas a alguien que actué en contra de lo que parecen sus propios intereses, no implica que Hitler y su estado mayor la aplicaran. Los rusos o "bolshevik untermenchen" no tenían el mismo valor para ellos que los soldados americanos o ingleses capturados en África.
    No dudo que Hitler comentara en alguna ocasion que hay que tratar y alimentar bien a los que sirven a su industria de guerra, pero lo cierto es que los resultados, consecuencia directa de los planes trazados nos dicen que seguramente pensara todo lo contrario. No olvidemos que ciertos planes, como el genocidio judio o la “eutanasia” de los discapacitados se mantuvieron en secreto debido a que implicaban un coste en apoyo popular.
    Los prisioneros rusos caminaron centenares de kilómetros, y muchas veces fueron confinados en campos que eran simples alambradas sin barracones en pleno invierno. En Riga se les alimentaba con un cuarto de la ración necesaria para sobrevivir, y se ejecutaba a cualquiera que desfalleciese.
    Hay sobrados relatos de soldados rusos que lo describen con todo detalle.
    Creo que no hay que alimentar el fantasma de la "ignorancia de Hitler" acerca de las barbaridades cometidas. Una campaña como el frente oriental no se traza sin tomar decisiones acerca de como hay que tratar a los prisioneros que con toda seguridad se tomaran.
    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  6. Crisophilax: A veces hago afirmaciones que pueden interpretarse erróneamente. No dudo en ningún momento del sufrimiento de los prisioneros rusos. Me consta, puesto que no ignoro el tema, que sufrieron lo indecible. Pero este blog trata precisamente de lo que mucha gente ignora. Ya existen muchos libros en donde se informa sobre eso. A mi me interesa el Hitler menos conocido. Y si veo una afirmación suya en donde dice que hay que alimentar bien a los prisioneros rusos, me llama profundamente la atención. Creo que para estudiar a Hitler no solo basta con exponer sus, ciertamente innegables crueldades. Precisamente uno de los aspectos de su personalidad que más me interesa es ese. Es por eso que se que alguien pueda leer este blog de forma parcial y se lleve las manos a la cabeza.
    Por otra parte, no creo que exista un peligro de alimentar el fantasma de "la ignorancia de Hitler". Durante su época los alemanes que observaban alguna crueldad o injusticia solían decir "si lo supiera el Führer..." pensando que todo lo malo que ocurría en Alemania lo ignoraba Hitler. No podemos eximir a Hitler de lo ocurrido durante su mandato. Pero tampoco podemos hacerle responsable de muchos aspectos que no solo ignoró, sino que no estaba en absoluto de acuerdo. En todo caso, una cosa tengo muy clara y es el gran sufrimiento padecido por millones de personas durante el conflicto.
    Resumiendo, me interesan aspectos de la vida de Hitler que son poco conocidos e incluso contradictorios con lo que las historia oficial nos muestra.

    Gracias por seguir el blog. Ten envío un saludo

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón en poner mas interés en aquello que precisamente resulta extraño o desconcertante de la figura de Hitler, ya que precisamente son las facetas mas ocultas o manipuladas del Führer.
    A mi también me interesa personalmente, y por eso sigo tu blog.
    No obstante, creo que es interesante enfrentar lo que públicamente manifestaba Hitler, el régimen Nazi o el estado mayor, con los hechos, políticas y estrategias que se desarrollaron después. En muchos casos son autenticas lecciones magistrales de manipulación de la opinión publica alemana; y también ayudan a retratar la persona de Hitler.

    Aprovecho para hacerte una pregunta: En varias ocasiones he oído justificar los brutales bombardeos aliados sobre población civil alemana al final de la guerra, con una supuesta declaración de Hitler en la que prometía a los alemanes que arrasaría Inglaterra, no obstante nunca he oído el contexto o el discurso en el cual lo dijo. ¿Te suena?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Crisophilax:
    No he oído nunca eso. En todo caso opino que hay que tener mucha prudencia a la hora de creerse esas afirmaciones. Cuando se pone en boca de Hitler algo debe ir acompañado de la fuente. Y de ahí podemos ver si esa fuente es veraz o no. En todo caso todos sabemos que fueron precisamente los aliados quienes se enseñaron en los bombardeos contra los alemanes infinitamente más que los alemanes. Te diré que Hitler siempre fue muy reticente a bombardear ciertas ciudades. No se decidió a bombardear Inglaterra hasta que los propios ingleses bombardearon Alemania.Otra cuestión es que, bien adentrada la guerra cambiara de opinión puesto que vio que los ingleses eran implacables en sus bombardeos. Las V-1 y V-2 de hecho fueron llamadas "armas de venganza". En todo caso, cuando pueda ya estudiaré esa supuesta declaración de Hitler. Estaría bien que dijeras dónde la has leído. A veces me basta con saber quién la dice para decidir si es falsa o no.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Como se suele decir… “del dicho al hecho hay mucho trecho”. Y es que creo que Hitler se contradecía. Sobre todo lo aprecio en la primera cita que recoges,Nacho:

    “(…) muy pocas personas que, en tiempos de crisis fulminantes, conserven la cabeza siempre clara y no se entreguen a fantasmas de una y otra clase. Una buena parte de las personas que viven una situación de peligro deja de ver las cosas como realmente son”.

    No se describe a sí mismo? Fue él quien perdió la noción de realidad en los momentos finales de la guerra. El mismo fantaseaba con victorias y confiaba en soldados que poco tenían que ver con los lucharon en un principio. A veces soñaba despierto con que esos ancianos y niños mal armados y poco entrenados consiguiesen el éxito.

    También es de sobra conocida esa idea de Hitler de resistir a cualquier precio… hasta que cayese el último hombre y se gastase la última bala.

    Y sobre el trato a los prisioneros rusos… supongo que del enemigo podían esperar cualquier cosa por horrible que fuera. Sin embargo, para los rusos liberados seguro que fue mucho peor lo que les esperaba después de la guerra en su propia patria donde fueron recibidos como traidores y recluidos de nuevo en condiciones aún peores que las que vivieron con los alemanes.

    Saludoss!;)

    ResponderEliminar
  10. Lyudmila, ten en cuenta que juzgamos a Hitler desde una perspectiva muy cómoda. Es un personaje juzgado desde nuestras cómodas butacas y cuando conocemos de sobra los acontecimientos. Eso le pone en un lugar de desventaja.

    Por otra parte, todo lo que apuntas sobre la idea de Hitler de resistir a cualquier precio hasta que cayese el último hombre etc... siempre se le critica. Pero date cuenta que esa técnica a Stalin le fue muy bien y la utilizó con mucha mayor agresividad que Hitler.

    Estoy de acuerdo contigo sobre lo de los prisioneros rusos. Qué destino tan trágico cuando regresaron a su patria.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo! :) Dices Nacho que Hitler “Es un personaje juzgado desde nuestras cómodas butacas y cuando conocemos de sobra los acontecimientos” y tienes toda la razón y muchos excombatientes se han quejado de esto, de lo fácil que se hace analizarlo todo ahora. Precisamente, hace un año o así, leí “El soldado olvidado” de Guy Sajer donde un miembro de la Gross relata en primera persona algo que tiene que ver con esto… y dice que los generales habían escrito después de la guerra relatos sobre el conjunto de los sucesos y simplemente dedicaban una frase o diez líneas sobre las pérdidas sufridas, sin detenerse a transmitir el desamparo o la desesperación que sufrían. Este soldado dice que no conviene leer sobre la guerra sentados tranquilamente, sino que hay que hacerlo desde la incomodidad, en pie y hasta muy tarde aunque se tenga sueño… para comprender que es muchísimo peor escribir atrincherado y lleno de barro…. Analizar ahora es sin duda, mas sencillo que tomar las decisiones que Hitler o cualquier otro mando debieron tomar bajo presión.

    Y sobre el concepto de resistencia de Hitler… es cierto que en el caso de Stalin era aún mas extremo. Se han recogido episodios en los que se relata como soldados rusos desarmados eran enviados a pie contra divisiones de tanques alemanes…una locura!

    Un abrazo!! ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.