19 de febrero de 2009

Hitler glotón

Bueno, ahora que estoy más tranquilo voy a tratar de recapacitar sobre el nuevo informe secreto de Hitler. Cada poco tiempo tenemos acceso a uno nuevo. Lo curioso de este es que ¡ha pasado 64 años olvidado en una estantería! A mi esto me resulta muy sospechoso. Un documento de esas características no puede pasarle desapercibido a nadie que lo tenga, a menos que sea retrasado mental. Lo digo simplemente porque su poseedor siempre sabría que podría rentabilizarlo económicamente. ¿Porqué no lo hizo antes? Qué sospechoso... Pero bueno. Seguimos. El siguiente motivo de extrañeza es que el informe ¡no dice absolutamente nada que no se supiera! Cierto es que aun no lo hemos leído integro pero, por lo que ha publicado la prensa, es más de lo mismo. Parece ser que lo que más ha llamado la atención de nuestros periodístas es que Hitler se atiborraba de dulces y pasteles. Bien, no es una novedad. También les llama la atención el que Hitler sufriera un desorden digestivo. En más de una ocasión se le ha culpado a su vegetarianismo, lo cual es el colmo de la ignorancia. La dieta vegetariana es precisamente la mejor contra el flato. Y Hitler lo sabía. Se ha exagerado y ridicularizado su ingesta de dulces. Por supuesto, no es ninguna novedad su gusto por los dulces. Se los preparaban siempre sus cocineras. Conocemos por sus secretarias también que cuando al Führer le gustaba mucho algún postre, hacía que se lo retiraran para no acabar el plato. También es cierto que esta ingesta de dulces fue aumentando conforme la guerra avanzaba. Hasta entonces Hitler siempre se controló en ese sentido. Yo entiendo que se pudiera deber a varios motivos:
1) a una respuesta a la extraña medicación del Dr. Morell
2) a obtener una forma rápida de placer ya que el Führer llevaba una vida prácticamente de privaciones y privado de placeres.
3) Muchos vegetarianos experimentan un gran placer con los dulces al tener que privarse de otros placeres culinarios provenientes de animales.
Su secretaria Christa Schroeder explicó:
- Me era imposible entender cómo alguien que continuaba predicando una vida de ascesis, podía atracarse así de dulces y pasteles. Nos explicaba que comía menos por la cena a fin de poder comer más reposterías. Mientras se entregaba así a su satisfacción preferida no hablaba de ello. Glotonamente engullía los pasteles, como si tuviera miedo de que alguien se los pudiera quitar. Como excusa, nos decía que nunca había podido comprender que una persona no apreciara los dulces.


Conozcamos un poco más los gustos culinarios de Hitler, también a través de Schroeder:
- El desayuno durante los primeros años se componía de un vaso de leche y de un poco de pan de régimen. Más adelante, no comía sino una manzana rayada y, al final, una especie de compota preparada según la fórmula de un médico suizo.


- Hitler, muy frugal, prefería sobre todo los platos únicos y tenía una marcada debilidad por las alubias. A continuación, venían los guisantes y las lentejas. No había ninguna diferencia entre lo que él comía y lo que se servía a los invitados, a excepción de que su comida no había estado en contacto con ninguna carne o grasa. Rechazaba incluso el caldo de carne. La carne le inspiraba literalmente horror. Estaba convencido de que su consumo apartaba de la vida natural al hombre. Cuando discutíamos sobre ese punto, nos citaba el ejemplo de los caballos y los elefantes, animales dotados de una gran fuerza, contrariamente a los perros, animales esencialmente carnívoros, que se agotan rápidamente al hacer un esfuerzo....
(Doce años junto a Hitler, Christa Schroeder)

Según Traudl Junge, otra de sus secretarias, los trastornos estomacales de Hitler se debían a su naturaleza nerviosa o imaginaria. Hitler tuvo varios cocineros dietéticos. Cuando Hitler estaba en Obersalzberg, una cocinera del sanatorio le preparaba su comida. Según Junge, Hitler tenía pasión por el aceite de linaza y le gustaba aderezar las patatas cocidas con ese aceite. Eva Braun también tenía problemas estomacales así que también comía platos con poca grasa.
Cabe decir también que si Hitler se hubiera atiborrado siempre de dulces como dicen, habría sido una persona obesa. Y Hitler sentía pánico a engordar. No le gustaba presentarse ante los alemanes con unos kilos de más. Y lo cierto es que siempre mantuvo un peso adecuado.


A mi entender, si Hitler padeció un "serio desorden digestivo", como se dice en el informe, se tuvo que deber forzosamente al ritmo de vida que llevó durante sus últimos años y añadido a los extraños medicamentos del Dr. Morell.




Sobre los malos modales de Hitler en la mesa. Hombre, cuesta entender que personas que le trataron a diario NUNCA comentaran nada al respecto y sea precisamente un militar que comió junto a él durante una veintena de veces quien se diera cuenta. Hitler trató durante su vida con personajes muy distinguidos. Durante su ascenso al poder siempre era invitado a comer junto a familias pertenecientes a la aristocracia y ya durante su mandato tuvo como invitados a personajes ilustres del mundo entero. Cuesta creer que nadie nos haya dejado testimonio de su mala educación. Mira que, 64 años después, nos viene un informe secreto y nos lo revela. ¿Qué curioso no?

12 comentarios:

  1. Hitler es el ser y personaje histórico, más odiado y repudiado de todo el Siglo XX. Partiendo de esa base, pues vale todo: descalificaciones, burlas, mentiras o cualquier hecho que pueda degradarlo aún mas. Q resulta que lo que se diga no es cierto, o no está comprobado, no es veraz, no está documentado... que importa? Vale todo, si lo importante es reirse del demonio del Siglo XX. Yo no soy defensor de Hitler, pero sí soy defensor de la Historia y de que sea veraz, rigurosa y cierta; y muchas de las cosas que cuentan los historiadores sobre él, son mentiras y gilipolleces, como la última en cuanto a sus maneras de comer.
    Qué será lo siguiente? Que no se lavaba los dientes o que le olían mal los pies? Ya veremos el subnormal de turno que publica algo así. Al tiempo.
    Un saludo Nacho.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pedro... tienes razón en que ese odio que manifiesta la gente hacia él impide verle de forma objetiva. El problema surge cuando historiadores y escritores de segunda no se ciñen a la verdad para odiar más al personaje y, de paso, vender más libros.Efectivamente, saldrá otro escribiendo nuevas mentiras o incluso verdades que no tienen nada que ver con el verdadero estudio de Hitler

    Te envío un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¿ Pero os habeis dado cuenta de que en el fondo todas las idioteces que inventan sobre su persona, no tienen ningún valor historico ni para la construcción de un perfil criminal,ni para nada?
    ¿ Cambiaria la historia que un día alguien diga que Alejandro Magno se mordía las uñas y que para dormir le cantaban una nana?. Todo responde a la mania de llenar de confusión y distraer al mundo sobre lo que realmente importa.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo:

    Efectivamente, ese tipo de detalles no cambian en absoluto nada. Ni son concluyentes, ni ayudan a entender mejor la historia. Es simplemente denigrar a una figura como Hitler. El que Hitler sea un personaje muy demandado por el público no debería significar el que se pueda publicar cualquier detalle de su vida como si fuera lo más relevante para explicar muchos aspectos de la historia. Sin embargo, lo cierto es que al público le interesa mucho más el hecho de Hitler se mordiera las uñas que el tipo de cigarros que fumaba Churchill.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Nacho, disculpa que te escriba en este post ya un poco antiguo, pero es el que mas se refiere al vegetarianismo, y es que te agradeceria infinitamente si me recomendaras una pagina o un libro que este completo acerca del vegetarianismo, te lo pregunto porque conozco que eres vegetariano y me he inclinado mucho por este tipo de vida sobretodo por el respeto a la vida de los animales no humanos, haber si me puedes recomendar lo anterior pedido y sobretodo si es posible que una persona que gusta de hacer ejercicios fisicos puede ser vegetariano.

    De antemano gracias nacho, y que tengas bonitos dias.

    ResponderEliminar
  6. Miguel, sobre el vegetarianismo hay mucho escrito. No tendrás ningún problema en encontrar libros sobre ello. Pero si quieres leer un poco sobre los derechos de los animales, la biblia es "Liberación Animal" de Peter Singer. Más centrado en el vegetarianismo, te recomiendo "La Dieta Ética" de David Román y Entrella Vilaplana. En ese libro tratan el tema de las vitaminas, nutrición, los lácteos etc. Es muy interesante. Como curiosidad te recomiendo "Bueno para comer" de Marvin Harris, que es un estudio sobre la alimentación y las distintas culturas.

    Sobre hacer deporte y ser vegetariano. Yo practico regularmente deporte y no tengo ningún problema. Es más, cuando llevas un tiempo sin comer animales, te encuentras más activo, menos fatigado. Te diré que existen muchos deportistas de élite vegetarianos. Los corredores africanos, que tantas carreras ganan, apenas prueban la carne. Otra cuestión es si quieres ganar masa muscular. En todo caso, la carne y el pescado son proteínas. Y sabemos que existen muchas formas de obtener proteínas mediante una dieta vegetariana.

    Espero haberte ayudado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente Nacho, me has ayudado sobremanera, sobretodo por la gran bibliografia que me acabas de brindar, y es como te decia anteriormente he decidido cambiar mi alimentacion, el unico obstaculo (segun muchos) es cuando quieres ganar masa muscular, yo practico pesas, pero no me interesaria perder algo de musculo con tal de sentirme en el camino eticamente correcto. Adquirire el gran catalogo que me ofreces y vere como puedo seguir adelante en mi aficion.

    Infinitamente agradecido.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, otra estupidez palmaria sobre Hitler. Y el lobby de los circuncidados, extasiado. Otra burda manera de intentar ganar dinero fácil soltando chorradas. Que curiosos que ése informe estuviese tantos años sin ser conocido...
    El artículo está muy bien. Y coincido que Morell era un peligro para la Humanidad: ni siquiera le llamo "doctor".Era un matarife y semi intoxicó a H. con todo tipo de pócimas y sustancias poco estudiadas.
    Viele grüsse aus J.

    ResponderEliminar
  9. Sobre el Doctor Theo Morell hay un libro muy bueno de Irving, desapasionado y cierto. Sorprende que Hitler confiase tanto en un personaje tan peculiar como Morell. O que confiase mucho en un tipo tan siniestro comoMartin Bormann, un matón de taberna, un mamporrero un tipo muy poco cultivado y sobr eel cual pesan gravisismos delitos e incluso parace ser que de joven se vio implicado en delitos comunes. Pero bueno, Hitler es y será una incógnita. Sorprende su devocion sobre Speer, el "niño mimado" de Hitler y que luego le traicionó y salio por peirnas del Bunker, huyendo como las ratas. En ése sentido el Dr. Goebbels fue mucho mas leal ( lo digo con reservas porque menudo puntazo el matar a sus seis hijos)....en fin, vaya paranoia y vaya ruina moral.Pero es fácil criticar o hacer comentarios obscenos despues de 70 años. A cojón visto , es macho. O a moro muerto, gran lanzada. (ojo, no lo digo con ánimo de ofender, es sólo un refrán).
    Hitler sigue siendo un perosnaje magnético, incluso 70 años despues.
    Viele grüsse aus J.

    ResponderEliminar
  10. http://www.od43.com/42_Volume_Deutschland_Kampf.html estos libros son verdaderos ?

    Estaré muy agradecido si me dan una respuesta concreta y seria! gracias

    ResponderEliminar
  11. http://www.od43.com/42_Volume_Deutschland_Kampf.html

    Si alguien puede entrar a ese link y me dice si esos libros son verdaderos estaré muy agradecido gracias,muy buen blog! es la primera vez que lo veo.

    ResponderEliminar
  12. Diego, es muy difícil imitar libros antiguos. Yo tengo algún libro de esa colección. Seguramente sean auténticos. ¿Quién iba a imitar esos libros y para qué? Si solo el hacer una imitación es casi tan caro como el precio que marcan.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.