17 de marzo de 2009

Hitler, la Iglesia y su intuición


Es conocido que Hitler, a pesar de haber nacido bajo el seno de una familia católica, nunca practicó la religión. Sin embargo a Hitler le encantaba visitar iglesias. Siempre se fijaba entusiasmado en su arquitectura, las pinturas, esculturas... Incluso admiraba la organización de la Iglesia Católica, por haber perdurado durante tantos siglos. Impulsado por su amor al arte, visitó un gran número de iglesias, capillas y conventos. En una ocasión, al salir de una Iglesia, Hoffmann le fotografió bajo una cruz dorada del pórtico. Al fotógrafo le pareció una instantánea interesante y la publicó dentro de su libro "Hitler desconocido". Entonces Hoffmann fue acusado de haber presentado a Hitler como católico practicante. Como es sabido, dentro del partido existía toda una corriente en contra de la religión. El propio Hess le pidió a Hoffmann que retirara la foto de su libro. Sin embargo, Hoffmann era amigo íntimo de Hitler y le explicó al Führer lo ocurrido. Hitler le dijo:

- Es cierto que visito la iglesias. Lo que en ese día eran mis pensamientos, su foto no podría decirlo, ni es usted quien ha colocado la cruz por encima de mi cabeza. Déjelo, por tanto, tal como está; si el pueblo cree que soy devoto, eso no me ocasionará perjuicio alguno...



Hoffmann explica que, aunque Hitler se refiriera en muchas ocasiones a la Providencia, no era un hombre religioso. Dijo que ciertamente parecía que el Führer estaba protegido por la Providencia puesto que fueron muchas las ocasiones en que salvó la vida. Antes de la llegada al poder, arrojaban a Hitler cientos de piedras a la cabeza y ni una le rozó. Según Hoffmann, que viajó con él miles de kilómetros, Hitler se libró de la muerte "por un pelo" muchas veces.

Hitler sin embargo, creía en sus intuiciones. Así pues, antes del suicidio de su sobrina Geli Raubal, Hitler se mostró muy inquieto. También decidió en una ocasión variar sus planes: durante un discurso en la Bruergerbrauekeller presintió algo extraño y se marchó. Poco después explotó una bomba.

Al término de la guerra se suscitó una discusión en torno qué estadista moriría primero.

- Roosevelt caerá el primero -dijo Hitler- y esta muerte no hará cambiar nada.

Quince días después Roosevelt murió.

8 comentarios:

  1. Nacho, según cuentan los historiadores, cuando se supo que Roosevelt falleció, Hitler prisionero ya en su bunker en Berlín... proclamó su entusiasmo, y dijo que era un signo más de la Providencia y que ésta muerte supondría un giro inesperado a favor de los alemanes en la guerra.
    Que crees tu de esto? Cierto? Falso?

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tener todas la imagenes de Hitler y tengo la coleccion de libros de Hoffmann,esta imagen no la habia visto,me parece muy interesante y curiosa porque va con la chaqueta de verano en blanco,le felicito,¿de donde las consigue?,gracias,¡usted si que es un autentico historiador!

    ResponderEliminar
  3. Hola: muchas gracias por tu comentario. Bueno, tener todas las fotografías de Hitler es una tarea imposible ya que existen millones. Yo antes las conseguía en los libros pero no las tengo todas escaneadas. Ahora me dedico a buscarlas en Internet. Tengo muchas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existió el ocultismo Nazi?

      Eliminar
  4. Le felicito por su blog. Valiente y ponderado.

    Imagino que conoce el libro de Eckart sobre el Bolchevismo que edité hace unos años en español en formato pdf.

    Creo sinceramente que Hitler se movía entre el respeto al sentimiento religioso de su madre y el anticlericalismo de su padre, entre el respeto a lo más selecto de la religión católica (jerarquía, arte, antijudaísmo, musica, liturgia) y su desprecio por las bajezas de la parte indigna de la jerarquía y el clero, las ideas modernistas que ya imperaban en la Iglesia, preludio de la catástrofe del Concilio Vaticano II (pacifismo, falso ecumenismo, neo-ebionismo, marxismo).

    Pero ante todo Hitler era práctico y sabía que debía eludir cualquier disputa religiosa cuando la Rusia de Stalin estaba amenazando Alemania y el resto de Europa. No tenía tiempo apenas.

    Resulta paradójico que hoy día, muchos enemigos coincidan con muchos partidarios en presentar un rostro anticatólico de Hitler.

    De todas formas es un asunto muy complejo y medular sobre la figura de Hitler.

    Un saludo cordial y le reitero mi felicitación.

    "el otro kubizek"

    ResponderEliminar
  5. Nacho:
    Felicitaciones por el blog. Me parece genial ya que es bastante objetivo y realista. Espero que sigas así.
    Yo soy partidario del Hitler que existió de verdad. El que inventó Hollywood nunca existió...

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Pedroboso, cuando Roosevelt murio el 13 de abril del 45 fue Goebbels que corrio al bunker de la cancillería a darle la enhorabuena a Hitler. Luego le dijo que según las cartas astrológicas del Reichfuhrer Himmler auguraban buenos tiempos para el Reich para mediados del mes de Abril. Hitler interpretó la muerte de Roosevelt como un signo enviado de la Providencia. Penso que con el Muerto, los americanos al carecer de su lider abandonarían la guerra, penso que le pasaría como a Federico II de Prusia que con la muerte de Isabel de Rusia y la sucesion al trono de Pedro III se salvo de una derrota con Rusia.

    ResponderEliminar
  7. Tanto la ex-URSS como las "democracias occidentales" fundamentaban su vida, como aún hoy todavía, en un materialismo pragmático e inmediato: el hoy y el dinero, dan poder y vida. En cambio el nacionalsocialismo se basaba, según parece, en los valores del antiguo germanismo: sacrificio por los demás, lealtad, honor. ¿En cuál de los dos encajaría el Cristianismo, ya católico, ya protestante, de los que está impregnada Alemania?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.