30 de marzo de 2009

Hitler en la intimidad


Lo que más le gustaba a Hitler era acudir al teatro, al cine o a la ópera. Pero, debido a su gran popularidad, no podía asistir a ningún lugar público sin que se armara un gran revuelo de admiradores que iba creciendo y creciendo. Así que lo que más le gustaba era refugiarse en el Berghof. A dos kilómetros de la casa, se construyó un salón de té. Siempre iban hacia allí caminando. Su perra y los perros de Eva Braun disfrutaban mucho con ese largo paseo.  Después de cenar se solía proyectar una película. Todos los adelantos en cuestiónes cinematográficas le eran instalados a Hitler. Así pues, se le proyectaban películas en estéreo y, por supuesto, en color. También en el Berghof había un televisor.  Después de la película a Hitler le gustaba reunir a sus invitados alrededor de la chimenea . Le gustaba hablar de todo tipo de cuestiones y, parecía que nada se le escaba a su saber. Se hablaba de arte, de teatro, de arquitectura. Poseía una memoria increíble y era capaz  de recordar toda clase de fechas históricas, incluso el tonelaje de cada flota del mundo.  Por ejemplo, el calendario de la flota alemana se lo sabía de memoria y no era raro que pusiera en apuros a sus oficiales haciéndoles preguntas que no podían contestar.  Conocía todas las marcas de coches así como sus características. Si alguien le contradecía, Hitler no se enfadaba, sino que apostaba entonces y, generalmente, siempre ganaba él. 

Le gustaba a Hitler mucho ver el fuego de la chimenea. Se acercaba mucho a las brasas y se entretenía echando leña. En esos momentos se servía té o café. Incluso toleraba que se bebiera algo de alcohol, a pesar de que él era un convencido abstemio.  En ese ambiente también le gustaba relajarse con música. Poseía una gran cantidad de discos. Como es sabido, le gustaba Wagner, aunque también Strauss y las sinfonías de Beethoven. En cuanto a música ligera, la que más le gustaba era "La Viuda Alegre". No le gustaba nada Tchaikowsky. En una ocasión la esposa de Baldur von Shirach le llevó un disco de "La Patética de Tchaikowsky" y mandó quitarlo al momento.
También le gustaban las discusiones médicas entre especialistas. Le gustaba mucho escuchárles con paciencia y hacía preguntas que eran para él desconocidas. Aquellas discusiones médicas podían durar horas y Hitler solía identificarse con las enfermedades que describían los médicos.

2 comentarios:

  1. Nacho quisiera hacerle una pregunta:
    Estaba leyendo el libro Hitler mi amigo de Juventus y me llamó la atención que en una parte se menciona que Rudolf Hess le preguntó a Kubizek si Hitler habría tenido sentido del humor.
    Entonces la pregunta es ¿El fuhrer no tenía sentido del humor?
    En este Blog he leído cosas que me hacen pensar que sí pero el libro este dice lo contrario.
    Saludo y Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  2. Gabriel, Hitler tenía mucho sentido del humor. Si te fijas, existen muchas fotos suyas en donde le vemos relajado y riendo. Existen muchas anécdotas de sus colaboradores en las que nos muestran a un Hitler con mucho sentido del humor. También le gustaba que le contaran chascarrillos y cotilleos, ya que le relajaban mucho. En general Hitler siempre estaba de buen humor. La imagen que nos ha quedado de él es la de un hombre histérico que golpea la mesa con fuerza. Nada más lejos de la realidad. Hitler siempre fue un gran anfitrión y un hombre con el que se podía hablar tranquila y sosegadamente. Otra cuestión, claro está, es el Hitler estadista, o el Hitler militar. Pero ese Hitler dista mucho del Hitler íntimo con sus allegados.

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.