28 de mayo de 2009

Ideas de Hitler

Hitler tenía sus propias ideas sobre la vida humana y sobre los alimentos. No eran ideas descabelladas en absoluto y años después muchas de esas ideas han sido corroboradas por los investigadores. Por ejemplo, sobre la duración de la vida humana tenía una curiosa teoría:

- La hipótesis de que el hombre debería vivir más años parece confirmada por la disparidad que existe entre su corta existencia de adulto, por una parte, y su periodo de crecimiento por otra. Un perro tiene de vida una media de ocho a diez veces más larga que el tiempo que le hace falta para su crecimiento. Según esta cuenta, el hombre debería vivir normalmente de ciento cuarenta a ciento ochenta años. Lo que está comprobado es que en países como Bulgaria , donde se alimentan de yogurt, de polenta y de otros alimentos de este género, los hombres llegan a más viejos que en nuestras regiones. Desde otros puntos de vista, sin embargo, el campesino no vive higiénicamente. ¿Han visto ustedes que alguno abra la ventana?


- Todo lo que vive sobre la tierra se nutre de alimentos vivos. Que el hombre los someta aun proceso fisicoquímico explica las enfermedades llamadas de la civilización. Si la media de la vida humana está actualmente en progresión es porque otra vez se vuelve a la alimentación naturista. Es una revolución. Que un cuerpo graso, extraído del carbón, tenga el mismo valor que el aceite de oliva, yo no lo creo. Es seguramente preferible aplicar las substancias grasas para la fabricación de jabón, por ejemplo.

Sobre el cáncer, Hitler tenía la siguiente teoría:


- No está excluido que una de las causas del cáncer pueda residir en que los alimentos cocidos son nocivos. Damos a nuestro cuerpo una alimentación degradada. El cáncer tiene, por ahora, un origen desconocido., pero es posible que las causas que lo estimulan encuentren un terreno de elección en los organismos incorrectamente alimentados. Respiramos todos los microbios que provocan el catarro o la tuberculosis, pero ni todos estamos acatarrados ni todos tuberculosos.

- En mi juventud, los médicos decían que la alimentación a base de carne es indispensable para la formación de los huesos. Era falso. Contrariamente a los pueblos que comen polenta, tenemos malos dientes.

- Si lo propongo a un niño que escoja entre una pera y un trozo de carne, se precipita sobre la pera. Habla su atavismo.

- Los campesinos pasan catorce horas al día al aire libre. Sin embargo, a los cuarenta y cinco años son ya viejos, y la mortalidad es enorme entre ellos. Esto proviene de un error en su alimentación. No comen más que alimentos cocidos.










1 comentario:

  1. Las ideas de Hitler no dejan de sorprenderme por lo adelantado que fue para su época, en mi opinión todo un visionario, el se planteaba asuntos que hoy en día nuestras actuales democracias no han podido resolver cien por ciento, parecía que Hitler tenía una visión muy clara de nuestro mundo que quizás pocas persona tengan. Sigo de forma muy atenta tu blog, sobre todo porque contiene anécdotas sobre este personaje que no son muy conocidas.

    Bueno me gustaría que dedicaras un espacio para hablar sobre los uniformes de Hitler y lo humilde que era hasta con este detalle ya que no usaba nada en los hombros como otros militares o políticos de la época por ejemplo Stalin usaba un uniforme con estrellas en los hombros.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.