5 de octubre de 2008

Sobre las Conversaciones sobre la Guerra y la Paz




SOBRE LAS CONVERSACIONES DE HITLER

Las "Conversaciones sobre la guerra y la paz" de Hitler están editadas por la editorial Solar de Colombia en dos tomos. Para empezar, las ediciones son bastante malas. Llama la atención la torpeza de incluir en la portada el nombre Hitler como "Adolfo" y después, en el interior de los tomos, como "Adolf". También en el primer tomo aparecen las fechas de 1933 - 1945 y las conversaciones comienzan en 1941. O que las portadas sean absolutamente horrendas con una cruz gamada como portada cuando, tratándose de conversaciones privadas de Hitler, existen multitud de fotografías del Führer en actitud relajada que bien podrían servir de portada. Pero en fin, dejando a un lado estos detalles menores paso a comentar los libros. Al parecer Bormann fue quien se encargó de que una secretaria tomara nota de cuanto decía Hitler. Y como se deben a Bormann estas recopilaciones se tiene que tener mucha prudencia al leerlas. No obstante, llama mucho la atención el hecho de que ningún biógrafo, o eso me ha parecido, tome prestado del propio Hitler vivencias de su juventud o de la propia guerra. Si bien es cierto que, a nada que uno haya leído algo sobre Hitler, sus declaraciones resulten familiares, no deja de ser curioso que no hayan tenido el peso editorial que merecen. Hace unos veinte años se armó mucho revuelo con la publicación de unos diarios que después resultaron ser una falsificación. El público demanda pues opiniones y pensamientos de Hitler, así que me extraña mucho la poca relevancia de estas conversaciones. Cuando termino de escribir estas líneas he visto ya en los escaparates de las librerías españolas una edición de estas conversaciones.

Si he recopilado y subrayado en abundancia las frases de Hitler es porque lo considero un personaje increíble y apasionante. Con eso no pretendo en absoluto que fuera un santo. Tampoco pretendo una rehabilitación del personaje. Simplemente, considero que habría que escribir de nuevo la historia y admitir que Hitler tuvo muchas genialidades. Quizá sus crímenes ensombrezcan esas genialidades pero no las eliminan del personaje.

Hay que admitir que Hitler fue una persona de suma inteligencia. Sus conocimientos resultaban muy vastos. Sus ideas no pueden analizarse en nuestros días porque aun resulta un personaje con mucho peso negativo sobre la historia reciente. Pero no cabe duda de que este hombre tenía muchas ideas geniales. El hecho de que Hitler no fue un hombre ávido de poder queda demostrado en muchas ocasiones. No fue un materialista y él mismo admitía que no podía poseerlo todo. A mi entender él se creía destinado a cumplir una misión, pero su mayor deseo era poder dedicarse al arte, a la arquitectura o, sorprendentemente, "vagabundear por Italia como un pintor desconocido" según sus propias palabras. Viajar sin ser reconocido hubiera sido para él un gran placer. Incluso habló de que el día más hermoso de su día sería cuando dejara por completo la política "con sus disgustos y su esclavitud". No quería que los artistas cayeran en el frente así que procuró alejarlos de las batallas. Consideraba inadmisible que cualquier cretino ruso pudiera matar a un gran artista. Creo que el insomnio que padeció durante sus últimos años fue fruto de su mala conciencia. Él mismo admite que antes de dormir se sosegaba con la arquitectura, los cuadros o interesándose por asuntos diferentes. "De otro modo no podría dormir", lo que resulta muy significativo del gran peso que tenía a sus espaldas.

Sus palabras en ocasiones parecen más bien las de un sacerdote que las de un dictador. Sorprende oírle decir que hay que evitar en lo posible "todo lo que pueda perjudicar a nuestros semejantes". También creía que "un hombre no debe morirse de hambre porque haya sido adversario mío". Es curioso que dijera que "gracias a Dios siempre he evitado el perseguir a mis enemigos". "Me gustaría no ver sufrir a nadie, no hacer mal a quienquiera que sea.. Pero cuando la especie esta en peligro, el razonamiento más frío sustituye dentro de mí al sentimiento" Creía que si hacía daño al pueblo ruso era para evitar que el pueblo ruso hiciera daño al alemán en un futuro. Sin embargo no deja dudas de su crueldad. En ocasiones sacaba su veta sentimental y decía echar de menos a su fotógrafo cuando se ausentaba, lo que nos demuestra que el Führer fue una persona con sentimientos. Consideraba que el dinero que el estado se embolsa de las loterías tendría que utilizarse en la construcción de hospitales y otros fines benéficos. Así el jugador siempre quedaría satisfecho.

No es cierto que Hitler fuera un destructor de ciudades. Admite que hubiera sufrido mucho atacando París y que solamente se limitó a actuar sobre aeródromos. También admite que no fueron los alemanes quienes iniciaron los bombardeos masivos sino los ingleses. Aunque si una ciudad no le gustaba en absoluto no le importaba destruirla, como Moscú. Su destrucción le dejaba indiferente. Tampoco era partidario de destruir los paisajes naturales. Quería conservar el propio carácter de las diferentes regiones, a pesar de la construcción de carreteras, que le obsesionaba. Y opinaba que se debía estudiar profundamente todos los problemas que se planteasen y no trastornar la geografía.

Sus ideas fueron absolutamente avanzadas en cuanto a educación se refiere. A menudo se refiere a su propia educación y decía que no soportaba a los maestros de escuela. Pensaba que la escritura a mano era totalmente absurda porque resultaba una pérdida de tiempo intentar descifrar la letra de cada uno. Así que pensaba que lo mejor era que la población tendría que saber escribir a máquina lo que le anticipaba al uso de los ordenadores actuales. Consideraba más importante eso que la educación religiosa. Creía que era absurdo que la vida de una persona dependiera de un diploma obtenido a la edad de dieciocho años. Consideraba muy importante hacer infundir en los niños “el concepto del bien”. No era partidario de que los padres con dinero dieran su dinero a sus hijos. También fue un adelantado a su época pensando que el ama de casa tenía que verse descargada de muchos trabajos. Creía que las escuelas debían encontrarse muy próximas a los hogares y que la madre no tenía que llevar a sus hijos al colegio. Incluso pensó en artilugios como que cuando sonara el despertador, automáticamente el desayuno se encontrara preparado. Fue un fanático de los inventos. Pensaba que ellos nos harían una vida más fácil. Todas las viviendas tendrían un garaje.

A mi modo de ver su mayor error, a parte de la absoluta crueldad con que invadió Rusia, fue que él mismo se creyó imprescindible en todo. Eso resultó ser una auténtica obsesión al punto de controlar una cantidad exagerada de asuntos. "Si aplico mi inteligencia a problemas militares es porque por el momento sé que nadie obtendría mejores resultados que yo", afirmó.

Una frase que he subrayado con gran asombro es cuando afirmó "No importa tampoco que el rumor público nos adjudique el designio de exterminar a los judíos. El terror es saludable". Sin embargo en otra ocasión advirtió que los judíos debían marcharse y que si se negaban voluntariamente se vería obligado a exterminarlos. Aseguraba no haber querido esa guerra ni los campos de concentración. Según él, la guerra la provocaron los judíos. Aunque no deja lugar a dudas sobre su crueldad cuando afirma que "cuando se trata de judíos ignoro todo sentimiento de piedad". Los consideraba un virus y él una especie de Pasteur que había encontrado ese virus y alertado al mundo de su peligro.

A menudo habla de las ventajas del vegetarianismo y de su desprecio por la caza, a la que consideraba desigual. Aunque no deja de ser curioso que en más de una ocasión admite sus simpatías por los cazadores furtivos. Le hubiera gustado utilizar a los cazadores contra los guerrilleros rusos. De la caza sacaba la conclusión de que el gozo de matar une a los hombres. Consideraba que el cáncer se debía en parte a la costumbre de cocer los alimentos y a la mala alimentación. En una época en la que el tabaco no estaba considerado un grave peligro para la salud, Hitler ya lo consideraba como cancerígeno. El consumo de carne lo equipara al consumo de carne humana por parte de los caníbales. Él mismo se dio cuenta de lo contradictorio del consumo de carne puesto que el consumo que tiene el ganado es siempre superior a la carne que produce. En este sentido Hitler también fue un adelantado a su época. Decía Hitler que los niños sienten una repugnancia natural hacia la carne y que los niños negros que se alimentan casi exclusivamente de forma vegetariana se desarrollan más armoniosamente. También estaba convencido de que las grasas vegetales debían sustituir a las de ballena pues veía que el numero de ballenas disminuía alarmantemente. Casi conmovedoras son sus palabras sobre su relación con su perro Foxl, durante la Gran Guerra, "es enorme lo que he querido a aquel bicho. Por la noche se acostaba conmigo". Cuando se lo robaron Hitler se quedó muy apenado. Y dice que nunca pudo vender un perro. Hitler siempre sintió una gran pasión por los perros.

Con respecto al tabaco él mismo inició una cruzada que puede calificarse como la primera campaña que un estado ha realizado contra su consumo. Sorprende conocer que el propio Hitler fue un gran fumador en su juventud. Asegura que fumaba de 25 a 40 cigarrillos diarios. En su presencia no estaba permitido fumar y tenía proyectado reeducar a la población alertándola de los riesgos del tabaco, al que llamaba “veneno”. Al hecho de haber dejado de fumar lo consideraba una salvación para el pueblo alemán.

La declaración de guerra de Hitler a los Estados Unidos fue algo tan inevitable como su invasión de Rusia. Hitler sentía un desprecio muy grande por los EEUU. Lo consideraba un país podrido, lleno de desigualdades y con el problema añadido de las razas. Le resultaba mucho más simpático un inglés que un americano y toda la cultura americana le resultaba hebraica y negroide. Y consideraba que, en caso de perder la guerra, los EEUU sacarían más ventajas que el Reino Unido.

Con respecto a su infancia y adolescencia se comprueba que Hitler escribió, con 15 años, una obra de teatro. Asegura que se la iba dictando a su hermana y trataba sobre los matrimonios que no se podían separar aun a pesar de que los maridos trataban a sus esposas de forma ignominiosa. Asegura Hitler que en clase leía libros que no tenían nada que ver con la propia clase. Me resulta muy curioso el relato que hace el Führer sobre su estancia en la ciudad de Steyr cuando convivió con un compañero. El relato que nos hace sobre su patrona resulta muy simpático y muy detallado. Parece ser que Hitler recordaba perfectamente sus vivencias de la adolescencia. Digo que me resulta curioso porque no recuerdo haber leído estas anécdotas en las muchas biografías que he leído. Nunca he leído ese año que pasó Hitler en Steyr y, lo más sorprendente, que aprendió a esquiar. También nos habla Hitler de su primera y última borrachera y de que desde los 16 años no tuvo ninguna enfermedad.

La debilidad de Hitler fue siempre viajar en coche. Con frecuencia habla de sus salidas al campo, de sus chóferes y de la construcción de autopistas. Afirma que lo primero que hizo tras salir de la cárcel fue comprarse un coche Mercedes. Por cierto que se atribuía todo lo bello de esa marca de coches puesto que hacía croquis con el fin de mejorar la línea.

Cuando se habla del alejamiento de Hitler de su pueblo, a causa de los continuos bombardeos aliados, y del desprecio que supuestamente Hitler tenía por él, resulta totalmente contradictorio con sus palabras. El Führer asegura sentirse muy unido a su pueblo y compartir sus penas y alegrías y que constantemente se colocaba en su lugar. Tampoco casa con la imagen de un dictador terrible cuando se enfada si un vehículo salpica de barro a las personas o cuando dice que es un patrón muy tolerante y que comprende que sus subordinados estén de vez en cuando distraídos. Lo único que decía no tolerar entre sus subordinados era la mentira.

A propósito de los continuos rumores sobre su sexualidad Hitler parece dejar bastante claro su tendencia heterosexual. Se enfadó mucho cuando no solicitaron la dirección de una atractiva rubia puesto que quiso enviarle una carta. En otras ocasiones habla de lo hermosas que son las mujeres del mundo o de que en su juventud conoció en Viena a muchas mujeres bonitas. Decía que las muchachas que más le gustaban eran las holandesas. Renunció al matrimonio porque aseguraba que su estilo de vida no era propicio para compartirlo con una esposa. Aunque aseguró que no podía soportar la soledad y que prefería cenar en compañía de una mujer bonita. Consideraba que iría a hacer mucho daño a su esposa por las continuas salidas del hogar. Por eso consideró mucho mejor no casarse. Creía que el matrimonio era algo en contra de la naturaleza. Consideraba a las mujeres capaces de dar un beso “hundiendo al mismo tiempo un estilete bien afilado”. Contrariamente a lo que se piensa, no le importaba que las mujeres tuvieran hijos ilegítimos, “los prejuicios sociales van borrándose”, dijo. De hecho, prefería a una mujer que tuviera un hijo ilegítimo a otra que no tuviera ninguno. Consideraba que las mujeres que no tienen hijos acababan volviéndose neuróticas. Según dijo, no experimentaba ninguna simpatía hacia los maltratadores de mujeres ni a quienes les confiaban únicamente los trabajos materiales.

En muchas ocasiones se refiere a los españoles con mucho respeto y admiración. Cita a Cervantes y su Don Quijote como "la más genial parodia posible de un mundo en extinción". Curiosamente cita como obras fundamentales en la historia de la literatura "La cabaña del tío Tom" y "Los viajes de Gulliver".

Incluso se atrevía a hablar sobre astronomía y tenía unas teorías propias, como que Marte se convierta algún día en un satélite de la Tierra. Hablaba de la atracción de los planetas por el sol y de que nuestro sistema solar era solo uno entre muchos. Se mostraba muy interesado en que las poblaciones aprendieran "tales maravillas".

Con respecto al nacionalsocialismo opinaba que era un fenómeno puramente alemán y que su intención no era transformar el mundo. Era opuesto a exportar la doctrina nacionalsocialista. Esto es muy importante a la hora de observar el auge y crecimiento del nacionalsocialismo en otros países. Quizá sea una contradicción. Con respecto al tipo de régimen ideal para un país, consideraba que la monarquía hereditaria era un error, “un error biológico”. Las repúblicas, dijo, podían elevar al poder a cualquier fantoche solo mediante el dinero y la propaganda. También consideraba que si se dejaba a los hombres una absoluta libertad “se portan como monos”. Mucha libertad significa decadencia.

Creer que Hitler fue un hombre que tenía continuos ataques de ira y un carácter terrible es una difamación. Todos sus colaboradores, empezando por Speer nos informan de la templanza de Hitler. Cuando estaba a punto de terminar el primer invierno ruso, en 1942, Hitler tuvo un gran alivio y admitió haber pasado tres meses que habían estado a punto de acabar con sus fuerzas y puesto a prueba su resistencia de sus nervios. Él mismo observó que a su lado todo el mundo perdía el dominio de sus nervios menos él, que conservó su sangre fría.

Nacho Cárdenas Marzo-Abril 2004

11 comentarios:

  1. Interesantísimo, como siempre. Se podrá tener la opinión que se quiera sobre Hitler, pero es innegable que se trata de un personaje único e irrepetible.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto una pregunta: ¿Tiene algo que ver "Las conversaciones privadas de Hitler" con "Conversaciones sobre la guerra y paz"?

    Intuyo que es lo mismo pero con diferentes ediciones, pero...

    ResponderEliminar
  3. Si si... se trata del libro "Conversaciones sobre la Guerra y la Paz"... gracias por tu mensaje.

    ResponderEliminar
  4. pues no recuerdo si era en las memorias o en el diario de Spandau donde Speer decía más bien lo contrario,
    que Hitler durante la paz llevó una vida de bohemio hasta cierto punto para lo que debe ser un presidente y con la guerra se obligó a llevar una existencia espartana que le desquició totalmente dado que no iba con su carácter,

    entiendo que se puede hacer una voloración objetiva de Hitler resaltando lo bueno y lo malo pero creo que:
    - citas muchas frases buenistas pero en la práctica hizo todo lo contrario por lo que a mi entender se desvalidan como ejemplo
    - una de los peores defectos de Hitler como persona inteligente olvidandonos de lo ético es que opinaba absolutamente de todo lo divino y lo humano en un tono altivo, eso es de cretinos

    ResponderEliminar
  5. Axl:

    Me gustó mucho leer las memorias de Speer, incluso sus diarios de Spandau. Pero cuando descrubrí que Joachim Fest las manipuló en exceso les di menos credibilidad. No hay que olvidarse que Speer se pasó media vida intentando lavar su imagen. Y que estos libros le hicieron millonario.

    Pasando a tu segunda cuestión: precisamente es lo "bueno y lo malo", como tu dices, lo que me interesa más de Hitler. Y puesto que sobre lo malo hay tantos escritos, procuro poner aqui aspectos buenos. En efecto, pueden resultar chocantes, pero no por ello ser falsos.

    Sí es cierto que Hitler opinaba sobre "absolutamente de todo". A veces era un diletante (como le llamó Speer). Pero otras fue todo un visionario. Y no olvides que al prejuzgar a Hitler siempre recuerdas todo su aspecto negativo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Con independencia de que a Hitler "le importaba muy poco lo que la historia opinase de él". Creo que, dadas las circunstancias, que surjan en tantos rincones en lugares tan varidos del planeta tantas personas dispuestas a informrse en realidad que quién era y qué es lo que hizo, o hubiera podido llegar a hacer. No sólo pone de manifiesto el estrepitoso fracaso del esfuerzo propagandístico de post-guerra aliado, sino que evidencia también la acción selectiva que, con tanto panfleto y cartel, sirve de filtro para las mentalidades más conformistas y asequbles a la simpleza de esos mensajes o a la reiteración hipnótica de esas consignas vacías que asocian lo humano con lo sobrehumano, o como es el caso que nos ocupa, con lo profundamente infrahumano.
    En tal sentido, no puedo sino reiterar mis alavanzas hacia este espacio. Felicidades Nacho.

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  7. Por fin un post donde reconoce su mano dura, cruel con los judíos. Creía que hacía un bien a la humanidad.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante, como todos tus artículos. Lo único que no entiendo es tu diplomacia. Y no te ataco. Dices que no buscas enzalsar a Hitler, pero es obvio que lo admiras, sientes un gran respeto por él y en tus trabajos lo ensalzas. No vas a otros sitios a hablar de él, pero en tu blog promueves la figura de Hitler con la imagen que presentas de él. Reconozco que es tu derecho de expresión, siendo así ¿por qué no lo admites? Creo que tratas de ser políticamente correcto, pero me parece que acabas por dar una impresión de querer matizar tu opinión, clara para quienes te leen. ¿Por qué no lo aceptas e informas "este blog ensalza la figura de Adolf Hitler y es un santuario virtual a la memoria de este gran hombre"? Sería más coherente.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, respeto que no quieras identificarte. En estos momentos me encuentro de viaje y no puedo contestarte. Prometo hacerlo en cuanto me sea posible. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Yo tambien encuentro evidente tu admiracion a Hitler, mas alla de intentar disfrazarlo en un espacio objetivo y de critica a aquel (lo cual es una labor periodistica e investigativa muy noble en los tiempos de hoy); aunado a ello, pregunta, si admira a Hitler el administrador del Post, es un delito? es incorrecto?, en mi opinion NO. En otras Webs, admiran a gente como Bush, Stalin, Merkel... entonces, cual es el problema?

    ResponderEliminar
  11. El artículo está muy bueno. Es mesurado y objetivo. Desgraciadamente al ser objetivo en el tema Hitler, se pasa automáticamente a la categoría de "admirador". Yo, particularmente lo soy. Y seguidor fiel de sus ideas. Pero creo que Nacho es un investigador objetivo. Como Hitler objetivamente fue un genio, al decir las cosas como son, para los que han tenido el cerebro lavado durante toda su vida, aparece como un admirador.
    Muy bueno tu blog. Muy buena información, generalmente confiable.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.