Hitler y la Música


Es muy conocida la pasión de Hitler hacia Wagner desde su más tierna infancia. Su amigo de juventud, August Kubizek, fue músico. Y se sabe que el propio Hitler compuso una ópera en su juventud. La vida musical de la ciudad de Linz, donde creció Hitler, estaba en época de la juventud del Führer en un elevado nivel. No es de extrañar que Hitler y Kubizek se conocieran después de una representación. Hitler acudía casi a diario a una representación de ópera. Así que, en primer lugar debemos colocar siempre como compositor favorito a Wagner. El Festival de Bayreuth le debe a Hitler mucho ya que lo impulsó y lo convirtió en todo en evento de la época. El festival era dirigido por Winifred Wagner, que desde el principio apoyó a Hitler y fueron muy amigos. 

Veamos alguna reflexión de Hitler sobre música y músicos:

"No hay nada tan cruel como vivir en un medio desprovisto de comprensión para una obra ya realizada o en gestación. ¡Cuando pienso en un Schiller o en un Mozar! Mozart, a quien arrojaron, no se sabe dónde a una fosa común... ¡Qué ignominia!"

"Tristan siempre será la obra maestra de Wagner"

"Los diez días de la temporada de Bayreuth fueron siempre una de las épocas que bendigo en mi existencia. ¡Y me recreo ya con la idea de que un día podré reemprender la peregrinación!"

Hitler poseía miles de discos. En el Obersalzberg Hitler prefería música ligera. Solía escuchar operetas de Lehár y Suppé. Las veladas concluían siempre con la obertura de La Viuda Alegre. Hitler oía discos hasta las dos o las dos y media de la madrugada.


Imagen: Hitler y Winifred Wagner
Fuentes: "Adolf Hitler, Mi Amigo de Juventud" (Kubizek), Conversaciones sobre la Guerra y la Paz y "El Informe Hitler"