8 de diciembre de 2008

Frase atribuida a Hitler




Lyudmila me escribio una frase supuestamente atribuida a Hitler:

- Si el pueblo alemán nos defrauda, no merece que luchemos por su futuro; en ese caso podríamos prescindir de él con toda justicia

Este tipo de frases se han popularizado en boca de Hitler, más aún desde la película El Hundimiento. De hecho, la película viene también con la frase "Podemos hundirnos. Pero nos llevaremos un mundo con nosotros". Naturalmente las palabras de Hitler o, mejor dicho, sus supuestas frases, siempre son descontextualizadas y malinterpretadas. He estado investigando un poco este tipo de frases apocalípticas de Hitler y creo que son falsas. Además, existe un caos con respecto a su fecha exacta. No obstante, existe un consenso en afirmar que fueron pronunciadas al final de la guerra cuando Hitler supuestamente echaba pestes sobre todo el mundo, incluido el pueblo alemán. A mi me extraña mucho puesto que Hitler habló muy a menudo, prácticamente todos los días, sobre lo mucho que amaba al pueblo alemán. Incluso en su testamento, escrito solo horas antes de morir, Hitler agradecía al pueblo alemán su heroismo. En el testamento dijo:

- Muero con el corazón tranquilo gracias al conocimiento que tengo de las grandes empresas y servicios de nuestros soldados en el frente, de nuestras mujeres en casa, del trabajo de nuestros campesinos y obreros y de la contribución, sin precedentes en la historia, de la juventud que lleva mi nombre.

- Los esfuerzos y los sacrificios del pueblo alemán han sido tan grandes en esta guerra que yo no puedo creer pudiesen resultar inútiles.

No parece pues lógico que quien pronuncia esa frase precisamente en el momento de su muerte opine que el pueblo alemán le haya fallado y que es mejor que se pudra por ello.

Por otra parte, investigando un poco, he visto que en las Memorias de Rommel, el hijo de este Manfred, dijo oír a su padre que Hitler le dijo esto:

- Si el pueblo alemán es incapaz de obtener la victoria, no importa que se pudra.

Según el hijo de Rommel, la frase la pronunció Hitler en una fecha tan temprana como finales de julio de 1943. Teniendo en cuenta que Manfred tuvo sobrados motivos para detestar a Hitler, tampoco se le debería atribuir mucho crédito.

No obstante, si alguien conoce bien la fuente de la famosa frase estaría bien que nos informara al respecto.

16 comentarios:

  1. Probablemente lo único que no se le haya atribuido a Hitler, es lo que realmente ha salido de su boca.

    pd: Podría hacer un artículo sobre Hitler y su familia? Se lo agradecería!

    Thule

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... bueno pues claro que hablaré sobre Hitler y su familia. Gracias por la idea... en breve escribiré algo.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ahí va mi opinión:
    Creo que una cosa muy distinta es lo que se exprese en un testamento y otra durante la borágine del conflicto. Dudo mucho que las frases que lo muestren con una imagen negativa estén fuera de contexto, especialmente si se dicen en el momento culminante de la derrota (los dictadores suelen tener la tendencia a dar palos de ciego cuando las cosas les salen mal). ¿Sólo entran en el contexto y son más verídicas, según su opinión, las frases que se le atribuyen que contienen un tono más razonable?. Y no digo que nos las crea, sino que toda personalidad -sobre todo las neuróticas, y no hay personalidades más neuróticas que un gobernante, no se diga de un dictador- tienen sus grandes debilidades y sus fortalezas, por lo que me parece factible que en una personalidad tan compleja como la de Hitler se den casos en que dijera ciertas cosas, sobre todo si la situación lo llevaba al límite.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo:
    Estoy de acuerdo en que una cosa es un testamento político y otra un comentario no oficial. Pero lo cierto es que Hitler no se cansó en todo su ejercicio político de alabar al pueblo alemán. Hablas de la frase y la derrota pero date cuenta que, por lo que he podido investigar, la frase la pronunció Hitler en 1943 cuando aún Alemania no estaba ni de lejos derrotada. Para mi lo importante sería que alguién nos dijera cuándo pronunció Hitler esa frase y en qué contexto. Eso nos sacaría de dudas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Vaya! rescataste esta frase :D :D

    Cuando la cité, dije que la extraía de Solar y como bien dices Nacho, parece que el comentario se le atribuye a Hitler a finales de 1943. No es precisamente en los momentos finales del Reich… Sin embargo, tampoco se puede decir que por esas fechas le fuese todo demasiado bien a Hitler en el terreno militar.

    Vale que aún no se habia producido el desembarco aliado con el que se iniciaría en mi opinión, el principio del fin de Alemania. Aún así, eran ya muchos los reveses que estaban sufriendo las tropas de Hitler. Si no me equivoco los alemanes retrocedían en el frente del este, en el norte de África la resistencia era desesperada, Mussolini es depuesto, en el mar… las construcciones navales aliadas se duplicaban, la aviación aliada bombardeaba sin piedad ciudades alemanas, y en el Pacífico la situación no era mucho mejor para el Eje.

    Creo que militarmente, para el Führer debió ser un año desastroso. Aún contaba con un formidable ejército pero el país estaba consumido, por lo que no sería extraño que en un momento así, Hitler arremetiese contra los propios alemanes. Es de sobra conocido que Hitler era incapaz de admitir un error o mejor dicho, de asumirlo. Era algo así como un experto en culpar al resto de sus fatales decisiones. No se… pero creo que no es muy absurdo pensar que no solo los militares sufrieron sus recriminaciones… sino que también, hubo algo que reprochar al pueblo alemán en su conjunto.

    Saludos! ;)

    ResponderEliminar
  6. Yo no estoy de acuerdo. En 1943 Alemania estaba perfectamente en condiciones de ganar la guerra:

    - Frente del este: tenía Ucrania, Bielorrusia y los países bálticos; y como aliados a Finlandia, Rumanía y Hungría entre otros. El ejército ruso cada vez estaba mejor preparado, de acuerdo, pero aún estaba todo por decidir.

    -Europa: Tenía Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda y Francia. Los bombardeos aliados empezaban a ser cada vez más fuertes, pero su impacto en la industria era mínimo. De hecho, en 1943 el rendimiento industrial de Alemania se multiplicó. En Italia tenían fijados a los aliados con unas pocas divisiones gracias al complicadísimo terreno.

    -Otros aspectos:
    La Kriegsmarine todavía conservaba sus principales buques: el acorazado Tirpitz (gemelo del Bismarck), los acorazados Scharnhorst y Gneisenau, los cruceros pesados Hipper, Prinz Eugen, Admiral Scheer y Lützow, más otras unidades. No podían rivalizar frontalmente con la flota aliada, pero de usarse bien sí que podrían haber dado un gran golpe a algún convoy ártico. Además, estaba en proyecto el nuevo submarino tipo XXI, que como admitió Churchill, de haber entrado en servicio unos meses antes (lo hizo en abril del 45) habrían puesto la flota británica patas arriba. El problema, como siempre, es que no se priorizó como debería haberse priorizado.

    En cuanto a la Luftwaffe: la producción de aviones cada vez era mayor y de haberse hecho BIEN las cosas (para empezar, destituyendo al inútil de Goering) podrían haber hecho frente a los bombardeos angloamericanos, lo cual habría supuesto menor nivel de destrucción en infraesructuras, producción industrial y sobre todo, la moral de la población. Sin olvidar al ME 262, que no solo no se puso en producción en masa sino que no se utilizó adecuadamente como cazador de bombarderos. Pero de haber habido gente competente... la Luftwaffe aún tenía mucho que decir. Y sin una superioridad aérea aplastante, en el campo de batalla todo cambia.

    En cuanto al Pacífico: Japón estaba tocado, pero aún tenía medio Pacífico, todavía conservaba buena parte de su flota, su población estaba muy fanatizada y (como en el caso de Alemania) si se hubieran hecho las cosas adecuadamente, podían forzar a los aliados a una guerra de desgaste que les supondría años, obligando a sus enemigos a desviar gran parte de su esfuerzo de guerra contra los nipones.


    En fin, que me enrollo como una persiana ;)
    Lo que vengo a decir es que Alemania estaba en una situación delicada, pero no crítica. Si esa frase me dijeran que la pronunció en 1945, quizá me lo creería. Pero, ¿en 1943? Lo dudo muchísimo, porque además Hitler era bastante optimista y en ese año todavía tenía muchos ases en la manga.

    Un seguidor de este blog.

    ResponderEliminar
  7. Lyudmila: no he leído ningún libro de David Solar. Sería muy interesante que nos dijeras la fuente que recoge Solar. Supongo que vendrá al final de libro o algo así... Eso nos sacaría de dudas.

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  8. Respecto a lo que dice Lyudmila sobre que, Hitler jamás se asimiló ningún error y, de éste culpaba a los demás:

    Hitler solo se fiaba de sus chóferes pero en una ocasión Adolf Müller le pidió que viajara con él en su coche. En un primer momento el Führer no quiso saber nada pero después accedió. Y quedó absolutamente encantado por la forma de conducir de Muller. "Al contrario que la mayor parte de la gente, estoy siempre dispuesto a recibir lecciones" dijo Hitler tras el viaje.

    Conversaciones sobre la Guerra y la Paz.

    pd: Gracias a Nacho por postearlo con anterioridad en Hitler y los coches.

    Thule.

    ResponderEliminar
  9. Hola:
    Sí, yo creo que Hitler sí aceptaba sus errores y estaba dispuesto a escuchar a los demás. Existen muchas pruebas de ello, como la que puse en el post que comentas, Thule. Un saludo,

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos! :)

    En primer lugar, decirle a “Anónimo” que me resulta un poco contradictorio que digas que “Alemania estaba en perfectas condiciones para ganar la guerra” y en tus argumentos, utilices tan asiduamente expresiones como “podrían haber dado…” “de haberse hecho BIEN las cosas…” “si se hubieran hecho las cosas adecuadamente…”. Quiero decir, que no pareces muy convencido de que el contexto real de Alemania por esas fechas sea del todo favorable ya que tu mismo recurres a la historia virtual para imaginarte un escenario distinto.

    Por mi parte insisto en que no fue un buen año para Hitler… y ya se que mi opinión no es ni mucho menos relevante pero me he preguntado: ¿qué opinaba el Alto Mando de la Wermacht sobre la situación conjunta al final de 1943? Y bien… el general Jodl en su conferencia del 7 de noviembre de 1943 expuso ante los Gauleiters alemanes las grandes dificultades con las que se enfrentaba la estrategia alemana: “diseminación y escasez de fuerzas (…), inconvenientes cada vez mayores para el transporte, notable discrepancia entre la necesidad de soldados y la de obreros, descalabro del Arma Submarina y crisis de la guerra aérea”. No parece un informe de lo mas optimista.

    En cuanto a la frase, Nacho, Solar la menciona en su libro “El último día de Adolf Hitler”. El problema es que aunque la frase aparece en cursiva a modo de cita sacada de otra fuente, no especifica a pie de página o al final de su obra de donde concretamente extrae esta expresión… :( Simplemente aparece una bibliografía general.

    Y por último, con respecto al comentario de Thule… No me estaba refiriendo a la disposición de Hitler a la hora de escuchar a los demás sino mas bien a su capacidad para admitir los errores como suyos. Sigo pensando que a Hitler le costaba asumir cualquier error y que buscaba chivos expiatorios para sus fracasos. Ante cualquier revés mas de un oficial experimentado perdió el mando acusado de incompetencia y traición.

    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  11. Hola a todos:

    Ayer casualmente encontré la famosa cita de Hitler en el libro de Irving, "La Guera de Hitler". Según Irving, dijo la frase a sus Gauleiter tras la derrota de Stalingrado.

    saludos

    ResponderEliminar
  12. Genial, Nacho! Y bien, ahora que es Irving quien da fe y no una simple bloguera ;) sus adeptos estarán mas convencidos de que Hitler es el autor de la frase.

    Sinceramente, no he leído “La guerra de Hitler” del polémico Irving. Sin embargo, ahora que has dado con la obra exacta, puedo decirte que en esa bibliografía general de “El último día de Adolf Hitler” de Solar, si que aparece esta obra de David Irving como una de las fuentes que utilizó para su libro.

    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  13. Lyudmila:
    Pues precisamente se va a reeditar La Guerra de Hitler.

    En otro blog se ha armado un pequeño revuelo a propósito de Irving. Fijate que alguien tan políticamente correcto como Solar, ha leído a Irving y lo menciona en los créditos. Irving podrá ser nazi o lo que se quiera, pero no se puede negar su importancia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Se reedita y cuesta una pasta… y ya se a que pequeño revuelo te refieres, Nacho… al del blog de Jesús no?? Es un blog que también sigo aunque hace muuucho que no participo. No se… no me resulta muy interesante si se ha pillado una chaqueta en las rebajas :D :D De todos modos, he leído todos sus libros (excepto el de Valkiria) y pensé que su blog me engancharía mas… aunque eso es otro tema.

    Para mí Irving no es uno de los autores por los que sienta predilección pero no renegaría nunca de leerle. Lo de quemar libros y brujas en la hoguera ya pasó… En la universidad ya sufrí esa selección de historiografía, esa división patética de autores que debías o no debías leer. A pesar de esas imposiciones opté por leerlo todo… me daba igual la tendencia historiográfica porque creo que lo importante es que una vez me empape de todo, sea capaz de contrastar, valorar y extraer mis propias conclusiones.

    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  15. Lyudmila, bueno yo sigo el blog de Jesus hace tiempo. Creo que más que un historiador es un recopilador de datos, lo cual tiene también su mérito, por supuesto. Además hay que reconocerle el éxito de ventas. Por otra parte, Jesus es capaz de leer de todo, con lo cual se le ve que no tiene prejuicios.

    Y si, a mi ese tipo de polémicas me dan mucha pereza aunque reconozco que si me pican... pues no puedo evitar responder. Reconozco que muchas veces vale más un silencio que un debate absurdo pero...

    Por otra parte, estoy contigo en que un historiador, o un aficionado, debe leer absolutamente todo porque sino nunca podrá opinar. Mira, yo soy un antitaurino radical... y me preocupo de leer sobre toros, porque sino nunca podré enfrentarme a mi enemigo.

    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  16. wir versinken, aber wir werden die Welt mit uns treffen

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.