Estudios de Hitler



Los deterministas

Consideran que Hitler fue un producto natural de la historia. Es decir, creen que el carácter del pueblo alemán desembocaría tarde o temprano en el nacionalsocialismo. Esta manera de pensar es claramente antialemana. La obra que define el determinismo fue "Auge y caída del Tercer Reich" de William Shirer. Según este historiador, solo el carácter alemán pudo contribuir a la subida del poder de un Adolf Hitler.

Los estructuralistas

Se trata de una corriente surgida en los años sesenta que se basa en la idea de que en Alemania ya existía a finales del siglo XIX un estado militarista y autoritario que iba a desembocar en un gobierno como el del Tercer Reich. Incluso el gobierno de la República de Weimar estaría dominado por esta corriente. Ian Kershaw explica esta corriente de esta forma: “Desde esta perspectiva resultaría evidente que la mano de Hitler no se hallaba omnipresente en el manejo de los asuntos del régimen. Tanto una ‘anarquía administrativa’ como una jungla competitiva de intereses en disputa constituyeron los rasgos predominantes del Tercer Reich”.

Los intencionalistas

Los intencionalistas consideran a Hitler el responsable del funcionamiento criminal de su régimen. Aceptan el carácter alemán y su propia historia pero opinan que Hitler fue indispensable para entender el III Reich. En general se acepta que los intencionalistas creen que existía un plan preconcebido de la política de Hitler. Consideran a Hitler un factor determinante. 



Los funcionalistas

Los funcionalistas ponen en cuestión la idea de que la política del III Reich fuera el resultado de la aplicación de un plan preestablecido. Esta corriente está en contra de los intencionalistas, ya que opinan que el régimen nazi fue un sistema relativamente abierto y que Hitler no fue un dictador todopoderoso. 








Como vemos, existen teorías muy dispares para comprender la política de Hitler. Pero, ¿podemos separar la política del III Reich de Hitler? ¿Fue el III Reich un régimen exclusivamente de Hitler? En otras palabras ¿hubiera sido posible el III Reich sin Hitler? A mi modo de ver no. Por supuesto entiendo que cuando se discute el asunto, se habla de los crímenes del III Reich. Personalmente dudo mucho que Hitler pensara en crímenes cuando trazaba las líneas políticas futuras de Alemania.Por otra parte, no debemos olvidar cuando estudiamos una época, las características de esa época. No podemos mirar de la misma forma la antigua Roma o la Edad Media, o nuestra época o la de la Europa napoleónica. Lo que para nuestra sociedad es muy normal, como los derechos de las mujeres, no lo era apenas unas décadas antes. Por lo tanto, a la hora de juzgar a los personajes de otras épocas, debemos tener en consideración esto. 

Hitler vivió una época convulsiva. Vivió en un momento de revoluciones y cambios. Debido a esto, su política fue pura dinamita. También es cierto que en aquella época la gente demandaba cambios constantes, algo que no ocurre hoy en día. 

En mi opinión, los estudios sobre la Alemania nacionalsocialista se han desorbitado. Se trata de un maremágnum imposible de organizar. Existen tantos estudios que lo único que hacen es confundir más a la opinión pública. No digamos ya sobre Hitler. Cuando tienes la certeza de entender algo, lees un libro que desbarajusta toda tu comprensión. Por otra parte, no debemos olvidar la incompatibilidad absoluta que existe en torno a Hitler cuando estudiamos diferentes obras. El problema con Hitler es que nos hemos abonado al "todo vale". Cualquier teoría sobre Hitler es bien recibida en el mercado, en especial cualquier acusación que sirva para desprestigiarle. Con lo que no cuentan quienes desprestigian por gusto es que en muchas ocasiones caen en sus propias trampas. 

Otro problema que se plantea al estudiar a Hitler es la fiabilidad de las fuentes en las que se basan los estudios. Reconozco que el asunto ya se me ha convertido en una obsesión. En general, toda frase va acompañada en un libro junto a un numerito que te lleva a la fuente de la que se ha servido el autor. El problema es que en muchas ocasiones esas fuentes están en entredicho o, directamente son falsas. Existen numerosos libros editados con fuentes erróneas. Incluso una "buena fuente", como alguien que trató directamente a Hitler, puede no resultar válida. Si a esto sumamos el que muchas fuentes fueron escritas con posterioridad a la muerte de Hitler y, por tanto, bajo la presión mediática del momento, nos encontramos en ocasiones ante un panorama desolador.  Así que al final solo nos quedan los documentos escritos o hablados directamente por el propio Hitler. Yo creo que aun no se ha escrito la biografía definitiva de Hitler. No estoy pidiendo una biografía que ensalce su figura, ni que le restituya en la historia. Estoy pidiendo una biografía imparcial, sin juicios de valor y que aparte de una vez cientos de responsabilidades que achacan a Hitler sin fundamento alguno. Quizá sea pronto, porque existe el temor de que si se hace eso, las masas aclamen de nuevo a Hitler. Esto es un hecho sin precedentes en la historia. El hecho de que un personaje como Hitler, que murió hace 65 años (atención al próximo aniversario), siga despertando miedo, es muy relevante. 

Y esto me hace recordar que nos encontramos en el 65 aniversario de las últimas semanas de vida de Hitler. No solo de eso, sino del 65 aniversario del fin de la guerra. Así que se esperan múltiples actos, nuevos escritos y debates. Aunque resulta fácil saber de qué hablarán una vez más.