14 de marzo de 2010

John Toland (3)


Toland hace el mismo ejercicio que la mayoría de historiadores sobre Hitler: combina la trayectoria política de Hitler con pasajes sobre la intimidad de Hitler. Así pues, una vez instalado en el poder, nos relata cómo vivía Hitler. Después de relatarnos lo mucho que afectó a Hitler la muerte de su chófer Schreck, que ya he tratado en el blog, nos dice que Hitler tenía ya problemas para dormir. Su médico Brandt (aún no había conocido a Morell) le aconsejó unos somníferos suaves. Hitler se propuso un horario más rígido. Cuando se encerraba en su sencillo dormitorio, que siempre decoraba con un retrato de su madre y una mesilla de noche, acostumbraba a leer un rato. Por las mañanas Hitler siempre se afeitaba y se vestía solo. No soportaba que nadie le pusiera una navaja en el cuello para afeitarle. Después desayunaba dos tazas de leche, pan tostado y chocolate. Solía hacerlo de pie, mientras repasaba ya algún informe. En cinco minutos había terminado de desayunar y se dirigía a su despacho. 

Toland dice que la única diversión de Hitler en esos días era el cine. Veía películas todas las noches. Uno de sus asistentes, Karl Krause, le presentaba varios títulos y Hitler elegía varias. Según Toland, si le disgustaba alguna gritaba “basura” y pedía otra. Según Ivone Kirkpatrick (ignoro por qué Toland toma como referencia a este diplomático) la actriz preferida de Hitler era Greta Garbo y una de sus películas preferidas “Tres Lanceros Bengalíes”. Toland se toma la licencia de decir que a Hitler le gustaba esa película porque veía cómo debía comportarse una raza superior. Se trata de una película ambientada en la Indica colonial en la época victoriana. La película exalta los valores militares, la jerarquía, las normas y la camaradería. El hecho de que a Hitler le gustaran las películas extranjeras nos da un detalle de que no solo se nutría de cultura alemana. Toland dice que Hitler prefería las películas francesas, pues decía que reflejaban fielmente la vida de la pequeña burguesía. 

Cuando Toland nos relata los Juegos Olímpicos deja una mensaje ambiguo afirmando que Hitler no estaba para estrechar la mano de los ganadores norteamericanos negros. El asunto ya lo he tratado en una ocasión. Toland dice que el presidente del Comité Olímpico Internacional informó a Hitler de que tenía dos opciones: saludar a todos los vencedores o a ninguno. Sin embargo, sabemos que iba contra el protocolo olímpico hacerlo. Al principio Hitler saludó a varios vencedores pero después optó por no hacerlo.

Toland nos relata también que Hitler se esforzó mucho por unir a las personas de todos los estratos sociales. En ese sentido sí podemos afirmar que Hitler era socialista. Detestaba las clases sociales y siempre dijo que le parecía más valioso un obrero que un aristócrata:

"El mismo Führer se proclamaba obrero de la construcción, pintor y estudiante; un hombre de pueblo que se sentaba junto a su chófer y comía frugalmente. Se negaba a aceptar doctorados honoris causa y se dirigía a los obreros en las fábricas con la forma familiar del plural Ihr (vosotros), jactándose de que él también carecía de propiedades o acciones."

Toland critica en cierta forma a Hitler por afirmar eso y el hecho de que Hitler fuera millonario por las ventas de su libro Mein Kampf.  Es evidente que Hitler se hizo millonario gracias a su famoso libro. Sin embargo nunca hizo ostentación de nada, si exceptuamos su refugio alpino (tampoco éste era un palacio digno de un mandatario, todo sea dicho).

Un hecho que Toland constata es la admiración que Hitler suscitó en otros países. Menciona la admiración que sintió hacia Hitler Sven Hedin. El famoso explorador sueco, que tenía ascendencia judía y defendía el antisemitismo de Hitler, dijo:

"Un hombre que en el lapso de cuatro años ha levantado a su pueblo de las más bajas profundidades a una posición de conciencia de sí mismo, orgullo, disciplina y poderío, merece la gratitud de sus conciudadanos y la admiración de toda la humanidad."

Sobre el carácter de Hitler tenemos anécdotas de Frau Troost. Speer dijo que Hitler tenía un humor sarcástico. Sin embargo Frau Troost dijo que a Hitler "siempre le gustaba reírse. Tenía un buen sentido del humor, sincero y espontáneo."


15 comentarios:

  1. Estimado Nacho:
    ¿El Berghof no fué un regalo del partido o sólo fue el Nido del Águila? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Mario: No, no era de su propiedad ^^ al principio era una pequeña casita y poco a poco se fue ampliando :)

    aqui tienes un poco de info: http://wappy.ws/la-casa-de-hitler-berghof-20071128.html

    y aqui fotos de antes y despues de la guerra :) http://www.thirdreichruins.com/berghof.htm

    Actualmente hay por los alrrededores un cariiisimo hotel


    La entrada es genial, para mi la de toland es la mejor ^^ aunque novelada la de Alan Prior gana muucho

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso párrafo de Sven Hedin, no lo había leído nunca y la verdad que resume muy bien lo que siento por este hombre y por su obra.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Franz, a Hitler lo utilizan como arma arrojadiza contra cualquier cosa. Lo han transformado en un adjetivo calificativo, en la actualidad llamarte hitleriano o nazi es lo peor que se puede llamar a una persona.

    Claro, luego vienen las sorpresas cuando uno se pone a rebuscar en la historia y se encuentra con que ese bicho diabólico hizo grandes cosas para su pueblo y no era tan malo como lo pintaban y siguen pintando.

    No fue sino un político más de una época que cambió la historia. Él tan sólo defendió los intereses de su país frente a las injusticias del pasado y finalmente murió valientemente por sus ideales.

    ¿Que cometió errores? muchos, ¿que hizo barbaridades? decidme un político que tenga las manos limpias. ¿Que era un racista o racialista? sí, pero los centros más importantes de estudio de asuntos raciales estaban en los democráticos EEUU e Inglaterra.

    En fin, mil cosas...

    ResponderEliminar
  6. David, menos mal que no eras judío en Alemania en 1936. A lo mejor no pensabas igual. O gitano, o eslavo, o...
    Una cosa es decir que hizo cosas buenas, de acuerdo, otra cosa es idolatrarlo. Creo que eso es pasarse mucho, y una falta de respeto hacia millones de personas que murieron en los campos de exterminio, no crees?

    ResponderEliminar
  7. David, coincido plenamente con tus apreciaciones. Es Más, voy más lejos, no sólo era un Político de su época, fue el Emperador de su época, como lo fueran Napoleón o Carlos V en sus respectivas épocas. Quería lo que de un modo u otro se ha venido planteando recurrentemente como el anhelo común de Europa, la Unión por el liderazgo. Sólo el Reino Unido se ha opuesto siempre a algo así, y no desperdició esa ocasión para dejarlo claro escupiendo a la cara de quien sentía admiración por el pueblo Británico (hablo de Hitler) y lo demostró en Dunkerque (además estoy convencido de que el vuelo de Hess fue mucho más que una acto de locura o una traición). La permisividad ante la operación Dinamo en Dunkerque no fue sino un gravoso gesto de buena voluntad de Hitler. Si por estrategia y capacidad logística de la Wehrmacht hubiera sido como mucho cientos de esos cerca 330.000 hombres británicos y franceses habría sobrevivido, y no todos ellos.

    Y desde luego es innegable que no cabe un apelativo más peyorativo que los que has mencionado en la actualidad. Y esque esa guerra definió el origen de nuestra "civilización" actual, como contraposición al nazismo y al racismo, ideas que no son perniciosas por si mismas (incluso al contrario), pero que se pueden usar y fueron usadas por algunos con fines perniciosos, adulterándolas y cubriéndolas de mácula para la posteridad.

    ResponderEliminar
  8. hola nacho, me gustaria porfavor saber tu opinion, sobre la biografia de hitler escrita por werner maser, si has tenido oportunidad de leerla.
    esque la lei hace unos años y estoy pensando en volver a leerla y me gustaria saber tu opinion.
    muchas gracias nacho, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Quisiera poder leer mi comentario anterior si no es mucho pedir. Gracias

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos estoy de viaje así que responderé la semana que viene. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. "Anónimo", magnífica redacción y mejores datos.

    "Qué más da", soy español bajo el gobierno de un enfermo antiespañol como Zapatero, ¿no te doy más pena aún? :o)

    En serio, no voy a entrar en debates sobre campos de exterminio y demás farándula pseudohistórico-literaria, pero resaltar buenas cosas de Hitler no creo que sea faltar al respeto a nadie y si alguien se molesta pues lo siento mucho pero por ello no voy a dejar de expresar mis opiniones, gusten o no gusten.

    De la misma manera supongo que tú aplaudirás a los líderes aliados: Churchill, Chamberlain y Stalin y por ello nunca te diría que estás perdiendo el respeto a los millones de civiles alemanes asesinados cruelmente en inhumanos y desmesurados bombardeos, a otros tantos millones de alemanes que fueron deportados de sus lugares de nacimiento por reordenamientos territoriales arbitrarios, a otros tantos millones de soldados alemanes deportados a la Siberia oriental a campos de trabajo (o exterminio) y de los que nunca más se supo, a las mujeres alemanas violadas salvajemente y en masa por los soldados del "libertador" ejército rojo y así un largo etcétera de barbaridades cometidas por los aliados y que no salen en las películas yanquis que tanto os gustan.

    En fin, también te pido un respeto por esas víctimas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Yo dtesto a los líderes aliados, comparados con Hitler, no pasaban de ser unos tarados, enfermizos, viciosos e impedidos mentales y físicos. Yo no he hablado para nada de esos campos, que no son tales, sino de Trabajo "Arbeit macht Frei" rezaba uno de los más célebres a su entrada.
    No hace falta que me digas que Dresde es la ciudad más bombardeada de la Historia aún a día de hoy. Y te puedo asegurar que no me indigna menos que a ti que el ejército Rojo hicera presa en las mujeres alemanas y austriacas como si de ganado se tratase (tampoco es que se comportaran de un modo más honorable en países como Rumanía o Hungría, o Polonia) Jamás he aplaudido ni aplaudiré a esos líderes que de líderes sólo tenían el nombre, porque de liderazgo siempre andaron escasos, y sólo su unión dio lugar al milagro: Doblegar la fuerza, la voluntad y la excelencia del Pueblo alemán y de un líder a su altura haciendo uso de la mediocridad democrática y obrera en los sentidos más peyorativos de ambas palabras, que son la norma en la sociedad acual. Odio el mensaje que subyace en esas películas de Yankis, y no siento ninguna lástima por las pérdidas de los aliados en esa Guerra, más bien al contrario. Ojalá hubieran sido suficientes para hacer del mundo que hoy nos cobija un lugar con mayor equilibrio y donde la razón fuera la norma y no la excepción.

    P.D. El aónimo. (Un poco ofendido por que le tomen por demócrata o soviético, en cualquier caso gracias por tus alabanzas iniciales) ;P

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  13. David, estoy de acuerdo contigo. Pero los crímenes de unos no legitiman los crímenes de los otros. Ambos bandos hicieron barbaridades, por eso no verás que yo idolatre a nadie. Pero por supuesto coincido en que Hitler hizo grandes cosas y también cometió grandes errores. Un saludo

    ResponderEliminar
  14. "Qué más dá", la diferencia radica, o al menos eso creo yo... En que el Líder de la URSS si era un sádico sin complejos y no tenía el menor remordimiento en purgar a los suyos, cuanto más próximos mejor, miembros del partido, disidentes, banqueros, burgueses, pero también obreros, minorías étnicas, los propios judíos...

    Sin embargo no hay prueba documental a día de hoy de ninguna orden o sugerencia de Hitler en tal sentido, de hecho hay más motivos para pensar que en su caso ocurrió exactamente lo contrario que en el de Stalin, el exceso de confianza que procuró a los suyos y las esferas de poder atribuídas a personajes como el infame H. Himmler dieron lugar la gravedad de ciertas decisiones propias del demente que las tomó. Y Hitler no dio síntoma de demencia por lo que sus allegados reflejan en sus memorias o testimonios.

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  15. Estoy releyendo diversas entradas del Blog y me encuentro con éstas laudatorias líneas para , supongo, Don Jose Luis Rodríguez Zapatero,


    "Un hombre que en el lapso de cuatro años ha levantado a su pueblo de las más bajas profundidades a una posición de conciencia de sí mismo, orgullo, disciplina y poderío, merece la gratitud de sus conciudadanos y la admiración de toda la humanidad."



    Agradezco que el excelente blog de Nacho haga un esfuers y laudatoriamnete nos brinde unas amables palabras a nuestro Insgne Líder, el que nos metió en la crisis
    Zp, a híbrido de eunuco mental, lerdo patán de Astorga o, más sencillo, quele falta un hervor y máximo responsable de la casi quiebra técnica de un Estado. ( Y mira que es difícil hundir un Estado).
    Donde quiera que esté ( en un frenopático, espero), que te den, zetaparo. Jilipuertas de 24 cromosomas...
    Gracias por acordaros de él y de la pate de pobreza que nos toca...nos la hemos ganado a pulso votando a éste idiota.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.