10 de marzo de 2010

John Toland (2)

Bueno, me ha llevado un tiempo acabar la biografía. Son casi 1500 páginas con papel casi de biblia. Pero el libro se lee muy bien. Resulta muy entretenido. Evidentemente sabía que a medida que fuera avanzando en su lectura me iba a gustar menos, sobretodo la parte de la guerra, a la que el autor dedica menor atención. Pero esto suele ocurrir a menudo. El rigor histórico a veces queda un poco en entredicho puesto que muchos de los planteamientos del autor se quedan sin fuentes. Normalmente este tipo de biografías vienen acompañadas de notas al final del libro. Ocurre que muchos comentarios se quedan sin su fuente. Lo bueno del libro de Toland es que contiene pasajes que otros autores no incluyen. Por ejemplo, Toland relata la vida de preso de Hitler de una manera bastante acertada. Ya iré publicando pasajes que me han parecido interesantes. 

Toland en ocasiones resulta muy valiente en sus apreciaciones. Por ejemplo, es capaz de decir sin tapujos que "en política, Hitler era capaz de perdonar" (página 351). En general pocos biógrafos se atreven a ser tan benevolentes con Hitler. Si Hitler perdonó a alguien, el biógrafo de turno prefiere poner que Hitler perdonó a alguien porque se vio obligado a ello o para tener algún maquievélico plan. 

Las fuentes que emplea Toland son en ocasiones dudosas. Por ejemplo, durante los comienzos en política Toland recurre a menudo a Hanfstaengl. Es conocido que Hanfstaengl se convirtió en un archienemigo de Hitler y que escribió cosas sobre Hitler a todas luces inciertas. Esto lo han corroborado la mayoría de historiadores. Incluso en alguna ocasión Toland. Incluso en alguna ocasión Toland se basa en las declaraciones del hijo de Hanfstaengl, que cuando conoció a Hitler era solamente un niño de 11 años, por lo que sus recuerdos tienen que ser a todas luces muy borrosos. 

En cuanto a Hitler y Eva Braun, Toland se basa casi en exclusiva en las investigaciones de Nerin E. Gun, que me parece el autor que mejor ha tratado el asunto hasta la fecha. No existen trabajos rigurosos sobre Eva Braun. Sin embargo existe un libro de Nerin E. Gun llamado "Hitler y Eva Braun" que resulta muy interesante porque podemos observar a un Hitler íntimo y relajado. 

Otro aspecto de Toland es que utiliza a menudo frases sacadas de las conversaciones de sobremesa de Hitler. Es algo que la mayoría de autores no hacen y a mi me resulta imprescindible. Claro que esas conversaciones si se descontextualizan pueden dar a errores puesto que las anotaciones que han llegado a nuestros días están a todas luces incompletas. Pero resultan muy interesantes para comprobar la opinión de Hitler sobre muchos aspectos de su vida. En ese sentido me parece muy acertada la decisión de Toland de incluirlas a menudo. 

En ocasiones Toland se deja llevar por fantasías sobre ocultismo y magos  que en época de Hitler proliferaron. Por ejemplo en la página 424 Toland nos ofrece una predicción astrológica. Precisamente Hitler en sus conversaciones ridiculizaba a los astrólogos y en muchas ocasiones tuvo que decir que él no creía en esas cosas. Aunque reconozco que el tema no puede apartarse solo porque Hitler no hablara bien en público sobre el ocultismo, ya que en su biblioteca Hitler tenía libros sobre el asunto.

Hay una frase en el libro que me parece que resume muy bien la trayectoria de Hitler:

"El hombre que no logró graduarse de la escuela secundaira, que fue rechazado por la Academia de Bellas Artes y que vivió como vagabundo en las calles de Viena, se convirtió en canciller de Alemania el día 30 de enero de 1933". Frase absolutamente sencilla pero que encierra todo el carácter y fuerza de Hitler.

Una curiosidad. Toland dice que Frau Goebbels llevó flores a Hitler el 30 de Enero de 1933 y le dijo: "Estas son las primeras flores que recibo, y usted la primera mujer que me felicita".  Sin embargo, en las memorias de  Emmy Göring ésta dice al respecto de ese día: "Son las primeras flores y usted es la primera mujer que me felicita; de lo que me alegro".  Así que tenemos aquí dos opiniones completamente diferentes. ¿Fue Frau Goebbels o Frau Göring la primera en enviar flores al Führer? He aquí una diferencia que plasma la competencia de esas mujeres. Se aceptan sugerencias.

Toland admite que Hitler estaba perfectamente preparado para ser canciller: "Quizá ningún otro canciller alemán había estado tan bien preparado para asumir el mando como Hitler, que se había considerado a sí mismo, durante largo tiempo, un Führer."

Un par de frases de Toland para la discordia:

"Él consiguió la hazaña extraordinaria de apagar la revolución desde abajo con la sola fuerza de su personalidad."

"Su concepto de una economía organizada se aproximaba al del socialismo genuino, pero él solamente sería socialista mientras le fuera útil para alcanzar sus objetivos más amplios. Su desprecio por la propiedad privada tenía más de bohemio que de revolucionario."

En otro post terminaré de contar mis impresiones sobre este libro.

27 comentarios:

  1. Haciendo referencia a manifestaciones de Hitler en el ámbito privado os recomiendo el libro "Las conversaciones privadas de Hitler".

    La mayoría de estas conversaciones se daban con sus secretarias durante las comidas y las cenas. Curioso que dichas secretarias adoraban a su jefe, mientras que las de Churchill no podían decir lo mismo sobre el suyo.

    ResponderEliminar
  2. muy, buenas.
    aprovecho para agradecer a nacho este gran trabajo del blog, ya que me siento totalmente identificado con su opinion sobre el fuhrer.
    david una consulta,¿esta confirmada la veracidad de esas conversaciones del libro que mencionas? ¿puedo estar seguro de que no hay manipulacion o invencion alguna? ¿como llegaron a grabar esas conversaciones?
    muchas gracias de antemano david, esque no quiero gastarme el paston en el libro y que este sea una opereta de teatro.
    de paso yo tambien recomiendo algunos libros.
    yo fuy fotografo de hitler(hoffman)
    tambien el de e.kempca chofer de hitler.
    tambien el de traud junge.
    el de kubizek es tremendamente interesante ÿo fuy amigo de hitler¨
    el de rochus misch guardaespaldas de hitler
    otro buenisimo que no recuerdo el nombre del escritor es hitler:un movimiento aleman (escritor aleman creo.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado ese episodio de las flores...parece ser que la rivalidad entre las mujeres cercanas a Hitler era fortisima, todas querían su atención en primerisimo lugar, y puede ser que Hitler les dijera esa frase a más de una, para evitar miradas asesinas, gestos antipaticos , etc, durante el día más importante de su carrera politica. No me imagino un episodio así en nuestra politica de hoy...!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, según el prefacio el libro es la presentación completa y consecutiva de un documento histórico: las Bormann-Vermerke, el registro oficial de las conversaciones de sobremesa de Hitler, ordenadas por Martin Bormann.

    Me leí el libro hace varios años y me dejó una buena sensación y a mí me suelen saltar las alertas muy pronto cuando leo algo sobre Hitler.

    He visto que en la Casa del Libro cuesta 47 euracos... busca más información por internet sobre el libro y mira si te vale la pena la inversión.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. David, si yo también he constatado hace tiempo la adoración del personal de Hitler hacia su jefe. En general, todo el servicio de Hitler adoraba a su jefe. Es comprensible teniendo en cuenta que Hitler siempre se mostraba muy amable con sus empleados. Tienes razón en lo de Churchill. Pero no hace falta irse hasta Churchill. En la actualidad tu propio jefe puede ser más distante contigo que el propio Hitler con sus empleados. Esto se debe, en parte al caracter amable de Hitler, y en parte a que el nacionalsocialismo siempre promovió la igualdad de clases.

    Con respecto a las Conversaciones de Hitler, ya he tratado el asunto en varias ocasiones. El problema suele tratarse por las traducciones ya que han pasado por múltiples traducciones, por lo que en la mayor parte de las ocasiones, pierden el contexto en el que están expresadas.

    La primera traducción de las Conversaciones se hizo en francés. De ahí se tradujeron al inglés y después al español. Si tenemos en cuenta que ya la primera traducción al francés no era muy buena, nos podemos imaginar lo que ocurrió con el resto.

    En todo caso, siempre pienso que estas conversaciones son una bendición para los interesados en Hitler, ya que nos lo muestran en su estado puro. Yo lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  6. gracias david, me pondre a ahorrar enseguida

    ResponderEliminar
  7. Nacho, sobre lo de las flores te puedo decir que en la biografía de Göring de David Irving se dice:
    Que en la noche de toma de posesión del poder por parte de Hitler, éste y Göring salieron al balcón de la cancillería para recibir el saludo de las SA.
    Que Göring le había dado un revolver a Emmy por si le hiciera falta. Que aquella noche antes de caer dormido junto a Emmy le pidió que por la mañana le hiciera un favor.

    -Mándale unas flores al Führer -le dijo-. Eso le gustará.


    Creo que queda claro que Emmy no le entregó las flores el día de toma de posesión de Hitler, sino al día siguiente. Y parece que no se las entregó en mano, sino que se las envió, según la petición de su marido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Nacho, tengo ptes de leer, los 2 libros, el de conversaciones privadas de Bormann, y el de Toland.

    Cual me recomiendas primero?

    Ah! Tb tengo pte el de Irving..

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, tienes razón. Yo creo que Toland se confundió de nombre o, lo que es peor, el traductor se equivocó. Estas cosas suelen ocurrir mucho en los libros sobre Hitler.

    Pedroboso, vas a disfrutar mucho con cualquiera de los tres. Si yo tuviera que elegir empezaría quizá por las Conversaciones porque vas a conocer muy bien el pensamiento de Hitler, más incluso que si leyeras el Mein Kampf, puesto que estas conversaciones están extraídas de momentos de relajación del Führer. Pero lo cierto es que tienes 3 libros fascinantes para leer. Mira, te propongo una cosa, el libro de Irving y el de Toland son más densos, pero muy fascinantes de leer. Como las conversaciones las puedes leer sin poner tanta atención, puedes leerlas en momentos puntuales del día. Yo ahora mismo estoy leyendo dos, los diarios de Goebbels y el libro sobre las lecturas de Hitler.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ya sabia yo que te iba a gustar :D

    en cuanto a

    Una curiosidad. Toland dice que Frau Goebbels llevó flores a Hitler el 30 de Enero de 1933 y le dijo: "Estas son las primeras flores que recibo, y usted la primera mujer que me felicita". Sin embargo, en las memorias de Emmy Göring ésta dice al respecto de ese día: "Son las primeras flores y usted es la primera mujer que me felicita; de lo que me alegro". Así que tenemos aquí dos opiniones completamente diferentes. ¿Fue Frau Goebbels o Frau Göring la primera en enviar flores al Führer? He aquí una diferencia que plasma la competencia de esas mujeres. Se aceptan sugerencias

    Mi gran teoria seria k hitler se lo diria alas dos para evitar confrontaciones, muy probablemnte la 1º seria Eva XD

    ResponderEliminar
  11. Bressend, original tu sugerencia. En todo caso debemos de sacar una conclusión de todo esto. En cuanto tenga un rato miraré más libros para comprobarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Nacho, me gustaría que me respondieses una duda, si no es mucha molestia:
    ¿Por qué Hitler se alistó en el ejército de Alemania en la I Guerra Mundial y no lo hizo bajo la bandera del Imperio Austro-Húngaro, su país natal?
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Hola Jorge:

    Existieron muchos motivos. Hitler no hizo el servicio militar en su país, Austria. Por otra parte tampoco le apetecía formar parte del ejército austro-húngaro porque estaba compuesto por elementos muy diferentes. Lo explica en Mein Kampf. Por otra parte en el momento de estallar la guerra, Hitler se encontraba viviendo en Munich, así que se alistó allí mismo.

    En todo caso, Hitler siempre se consideró alemán. Así que él prefirió alistarse en el ejercito alemán.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola Franz. A mi me gusta mucho Irving. Creo que tiene una forma de escribir increíble y sus libros te enganchan desde el primer momento. Lo bueno de Irving es que él siempre ha acudido a las fuentes originales en lugar de escribir libros a partir de otros libros. A él se le deben descubrimientos muy buenos. A pesar de estar denostado por muchos historiadores, no se le puede negar su influencia en el tema, incluso la mayoría de los biógrafos de Hitler a pesar de criticarle, recurren a sus obras. Así que por algo será. Sencillamente, "La guerra de Hitler" es una obra imprescindible. También me parece loable su biografía de Göring. Otra cuestión es su coqueteo con el nazismo. Yo creo que lo que le ocurrió a Irving fue un "sindorme de Estocolmo" en toda regla. Se ha pasado su vida estudiando a Hitler y al final, como nos ocurre a muchos, miramos a Hitler de otra forma. No voy a ser yo quien critique eso. Por supuesto tiene sus errores, pero no más que otros biógrafos e historiadores que ponen a parir a Hitler. Lo mejor que puedes hacer si tienes curiosidad, es leerlo. Subraya los párrafos que te parezcan dudosos y los comparas con otras biografías, que es lo que hago yo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu rapidez en la respuesta Nacho. Era una vieja duda que tenía.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Hola Franz. Gracias por tus preguntas. Al fin y al cabo estamos aquí para tratar de comprender la mente de Hitler. Te diré que sobre las mentiras sobre Hitler, son tantas que sería difícil decirte cuál me parece la mayor. En general la mayor me parece intentar achacarle muchos hechos de la guerra que no le pertenecen. Por otra parte creo que es una gran mentira el intento de hacer de él un personaje diabólico cuando en realidad se trataba de una persona muy normal.

    Lo que más me atrae de él es quizá el gran poder de acumuló. A la vez me asombra que una persona con semejante poder no tuviera ambiciones personales y se emocionara con cosas tan banales como un paseo o una conversación.

    La mayor cualidad de Hitler fue saber transmitir lo que quería no solo a sus colaboradores, sino a todo un pueblo. La fe que llegó a transmitir a sus ciudadanos no se ha visto a lo largo de la historia nunca.

    No creo que Hitler fuera una persona abyecta. Que sus actos se tradujeran en sufrimiento de miles, millones de personas, no significa que Hitler fuera abyecto. Creo que ese es un punto de partida muy bueno para estudiarle desde otra óptica. Por supuesto que creo que podemos extraer aspectos positivos del nazismo. No hace falta ser nazi para afirmar eso. Negar aspectos positivos del nazismo es tan absurdo como negar sus aspectos negativos. Podemos estar seguros de que Hitler deseaba el bien de su pueblo. Que ello implicara un sufrimiento hacia otros también va implícito en ello. El hecho de que estemos centrados en Hitler nos indica su poder de atracción. No pretendemos rehabilitarle en absoluto. Pretendemos conocer la verdad. Simplemente. Porque necesitamos conocer bien la historia. No nos conformamos con los dictados al uso. Se que resulta muy difícil de comprender para mucha gente. Pero los que nos unimos, por ejemplo en este blog, sabemos por qué lo hacemos.

    Un saludo y gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Franz, se trata de un asunto que evito en el blog, como sabes. En todo caso Irving es un defensor de Hitler en ese aspecto, echando toda la culpa a Himmler. Existen toda clase de estudios que dicen que Hitler conocía todo lo que ocurría en Alemania. Bueno, eso es imposible. Pero un asunto como ese no se podría llevar a cabo sin su conocimiento. ¿Pruebas? a fecha de hoy no existe ninguna, a no ser que se trate de frases y amenazas que Hitler lanzaba constantemente. Pero yo nunca he leído nada definitorio. En todo caso reconozco mi ignorancia al respecto puesto que no es un asunto que me interese mucho.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Sin pretender manipular tus palabras, Nacho:
    Me llama la atención que escribas que no te interesa si Hitler conocía lo que estaba ocurriendo respecto al holocausto y sin embargo te interese, tal como tú dices, detalles banales como su emoción por un paseo o una conversación. Y con ello, no pretendo juzgarte, simplemente estoy desconcertado. Ni siquiera espero respuesta ya que sé que no te gusta tratar este tema en el blog y lo respeto.
    Saludos desde el sur.

    ResponderEliminar
  22. Mario, considero ese asunto tan complicado, y más si se trata en Internet, que no me atrevo a hacerlo. Ten por seguro que si lo tratara, probablemente este blog no existiría, ya que es imposible controlar esas discusiones. Entiendo tus dudas. Si te sirve mi respuesta, te diré que al respecto me considero "agnostico". Hace muchos años que no leo nada al respecto y procuro mantenerme al margen. Existe mucha literatura al respecto. Entiendo que de vez en cuando surja el tema. Y entiendo que haya gente que quiera que me comprometa. Digamos de nuevo que ese agnosticismo me mantiene un poco al margen. Por otra parte también entiendo que sin tratar ese tema, queda un poco cojo cualquier estudio sobre Hitler. Pero estoy seguro de que entiendes por qué no lo hago.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Nacho, vas a tener que empezar a convocar ruedas de prensa para saber tu opinión de tropecientos mil temas.

    Yo en estos temas trato siempre de aplicar el sentido común (y a veces no es fácil). Si no hay documentos que apoyen una teoría y todo está claro que son elucubraciones y manipulaciones descaradas pues ya sé por donde tirar. Hay un principio muy democrático que es el de la presunción de inocencia, que en el que caso de Hitler se convierte en "afirmación de culpabilidad absoluta" para todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Voy a dar mi opinión. El que haya leído el informe Leuchter habrá comprendido, que está prohibido, en los supuestos campos de concentración o como algunos llaman de exterminio, tomar muestras científicas para su análisis, de cualquier material de esos lugares. ¿No es raro?.

    De las muestras tomadas clandestinamente en esos lugares se ha demostrado cientificamente que en ellos no hay restos de ningún tipo de veneno o gas letal.

    Entonces, si el Vaticano deja tomar muestras para el análisis del sudario de Cristo, ¿como el responsable de aquellos lugares no deja tomar unos gramos de muestra de un ladrillo, de una viga o de un bloque de hormigón?. Si no tuvieran nada que ocultar no tendrían nada que temer de los resultados.

    ResponderEliminar
  26. No te preocupes Franz. Es normal. No pasa nada. Pero mejor dejamos el tema.

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Lástima. Es un tema fascinante, Nacho. Y además es el centro del que parten todas las mentiras que dan sustento a una de las secciones de este blog. No entraré de lleno en el tema, y procuraré evitar la cuestión subyacente en estas últimas intervenciones. No obstante apunto tres detalles curiosos...
    Como bien dices Hitler conocía todo lo que ocurría en Alemania, Alemania era su gran obsesión, sustitutivo de un matrimonio y su patria. Austria, una mera Región de Alemania y del Reich. Pero no ocurría lo mismo en los territorios de ocupación, como Polonia.
    En el testamento político de Adolf Hitler hay dos destituciones, y no pasan desapercibidas por la gravedad de los cargos y las personalidades sobre las que recaen: Henrich Himmler "ex-Richführer de las SS y Ministro del Reich del Interior", como él mismo lo denomina en ese documento. Y el "ex-Mariscal del Reich Hermann Göring". A continuación pasa a exponer como causas de estas destituciones y expulsiones del NSDAP el "gran daño, incalculable al país y a todo el pueblo, por sus negociaciones secretas con el enemigo, llevadas a cabo sin mi conocimiento y contra mi voluntad..." Pero en cuanto a las causas que Hitler aduce ante la opinión pública cabe reserva, puesto que en numerosas ocasiones, cuando se trataba de misiones especialmente secretas confesaba a sus hombres que en caso de ser capturados declararía que eran locos y traidores ante la opinión pública. (Algo que fue lo que le pudo ocurrir a Hess por su vuelo a Reino Unido)En relación con las causas: ¿No fue Herman Göring en Carta Oficial el 31/07/41 a Rehinard Heydrich quien acuñaría el término Solución Final de la cuestión judía "endlösung der Judenfrage" en relación a las deportaciones masivas a las regiones Orientales de Polonia? ¿No fue Henrich Himmler quien, como SS Reichführer, estaba a cargo y plenamente informado de lo que ocurría en los campos de Europa del Este? Las palabras que escoje Hitler en su testamento político son "sin mi conocimiento y contra mi voluntad", es obvio que tales negociaciones se produjeron de tal modo, pero ¿podría referirse a algo más íntimo y grave, a algo que sabía mancillaría al Nacional Socialismo para la posteridad, y que esos hombres protagonizaron "sin su consentimiento y contra su voluntad", despojando de su honor al movimiento del que él mismo había sido el creador?. (Es una mera elucubración, pero yo aún no he conseguido descartarla)
    Reconozco haber leído a David Irving y, con independencia de sus opiniones personales y afinidades políticas, haber descubierto en él a alguien más interesado en llegar a la realidad última de los hechos demostrables que en salvar algo que, como estudioso en la materia, reconoce competamente condenado ante la opinión pública y el Statu Quo imperante.
    Disculpad la extensión de mi intervención.

    H.U.R.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.