12 de julio de 2009

Las comidas de Hitler

Las memorias de Speer, aunque muy discutidas, contienen abundantes anécdotas sobre Hitler. Speer dijo que las comidas en casa de Hitler eran una pérdida de tiempo porque siempre se alargaban hasta las cuatro y media. Decía que estar tanto tiempo era un lujo porque nadie se podía permitir eso todo los días. Él mismo acudía a comer una o dos veces por semana "para no desatender mi trabajo". Eso es típico de Speer. Escribir que estar con Hitler comiendo hasta las cuatro y media era una pérdida de tiempo, cuando yo entiendo que en aquella época eso debía de ser un honor impresionante. Además, estar junto al Führer le garantizaba a uno un buen puesto en el Reich. Eso, por ejemplo, no lo comenta Speer. Pero bueno, podemos entender al bueno de Speer, que escribió sus memorias enfrentándose a una pena de cárcel e intentando justificar su conducta. Eso sí, por lo menos nos dice que ser invitado del Führer "daba prestigio". Lo cierto es que Hitler, mientras comía o conversaba con sus colaboradores, también trabajaba. Daba directrices políticas. Hitler era una persona a la que no le gustaban las reuniones. Prefería dirigir mientras departía en esas comidas o sobremesas, lo que entiendo resultaba más ameno para todos.


A las cenas de Hitler solían asistir el personal más íntimo del Führer. Speer nos dice que acudían entre seis y ocho personas. Su asistente, su médico, el fotógrafo, algún conocido de Munich o el piloto privado de Hitler. Según Speer, por la noche Hitler no deseaba estar con colaboradores cercanos tipo Goebbels. Las conversaciones en la cena eran más triviales. Al Führer le gustaba ser informado sobre obras teatrales o por cotilleos de la vida mundana. Se divertía mucho con las anécdotas que le contaban su piloto Bauer y, sobretodo, con su fotógrafo Hofmann. Finalmente era el propio Hitler quien hablaba sobre su vida.
Nos cuenta Speer una anécdota sobre los gustos culinarios de Hitler. Kannenberg, el intendente, intentó ofrecer a Hitler un plato distinto al de sus gustos sencillos. Y le llevó un plato de caviar, cuyo sabor desconocía. Sin embargo Hitler quiso conocer el precio de ese plato y cuando Kannenberg se lo dijo, el Führer se escandalizó por el elevado precio y prohibió que se volviera a comprar. Kannenberg no dejó de insistir y en otra ocasión se presentó con un caviar más barato, pero el Führer lo volvió a considerar excesivamente caro y ya no le volvieron a servir caviar. Por otra parte, Hitler no concebía la idea de un Führer comiendo caviar, que era una comida lujosa. A Hitler siempre le gustó predicar con el ejemplo y nunca destacó por cometer excesos. En ese sentido siempre fue muy extricto.

Cuando la cena concluía, Hitler dirigía a sus invitados a la sala de estar. Entonces el Führer se relajaba y estiraba las piernas. A Hitler le gustaba entonces ver una película e invitaba incluso al personal del servicio y a los escoltas. A Hitler le gustaba mucho hablar sobre la película y sobre los actores cuando finalizaba la proyección. Después continuaba la tertulia mientras se servía vino, cerveza y algunos bocadillos. Hacia las dos de la madrugada Hitler se despedía.


Al principio Hitler invitaba a damas a sus veladas. Esas damas eran elegidas por Goebbels, aunque para evitar rumores Hitler siempre prefería que fueran damas acompañadas de sus esposos. En esas ocasiones el Führer se mostraba especialmente cordial con ellas y no paraba de ofrecerles toda clase de atenciones. Sin embargo, según Speer, hacia 1935 dejó de invitarlas. Pero hacia 1939 Eva Braun tuvo un dormitorio en el domicilio de Hitler de Berlín.

6 comentarios:

  1. Hola Nacho, Hitler demostró ser una persona sencilla con gustos más cercanos al pueblo, eso lo dejo de manifiesto al rechazar el caviar, otro detalle que siempre he admirado de Hitler es su vegetarianismo, él sabia que comer ese tipo de alimentos era más sano que comer carne, Hitler parece que fue más sencillo que muchos dirigentes demócratas de la actualidad que dejan mucho que desear. Respecto a Speer es comprensible que a veces existan ciertas discrepancias en sus memorias ya que tuvo que decir toda clase de cosas para evitar la horca, he leído algunos supuestos comentarios de Speer, pero no estoy muy seguro de su veracidad, algunos ejemplos como estos Nacho:
    “En el lugar donde debía estar el corazón de Hitler había un agujero negro”.
    “¿Quién es Adolf Hitler, nunca llegue a conocerlo?.

    También se dice que Hitler solía acostarse a dormir cerca de las dos o tres de la madrugada, a diferencia del demás personal militar que se acostaba a dormir muy temprano. ¿Qué tan cierto es esto Nacho?.

    Veo que tu blog tiene muchas visitas, de por si el estudio de Hitler llama la atención de las personas, es cosa de solo ver cuantas visitas recibe tu blog, eso si no hay muchos cometarios al parecer de momento, yo soy uno de los usuarios que hace como dos meses no dejo de seguir tu gran blog, realmente me atrapo desde que lo descubrí.

    Como dije anteriormente nunca he sabido que Hitler robara dinero al Estado, que fuese corrupto en términos más simples (esperemos que a la prensa no se les ocurra inventar una noticia así sin comprobar lo que verídico que pueda ser).

    Aprovecho para mandarte saludos cordiales Nacho.

    HH

    ResponderEliminar
  2. Hola:
    Esas frases supuestamente de Speer parece que tienen la firma de Joachim Fest, quien no dejó de atosigar a Speer desde que salió de la cárcel. Se ha especulado mucho sobre eso. De lo que no cabe ninguna duda es de que el propio Fest manipuló mucho a Speer.

    Es cierto que Hitler se acostaba muy tarde. Durante la guerra fue acostándose cada vez más tarde. A medida que se agudizaban los problemas, el Führer padecía más insomnio. Es perfectamente comprensible, dada la responsabilidad que cargaba sobre sus hombros.

    Efectivamente, el blog tiene muchas visitas pero pocos son los que comentan. Bueno, la gente no suele atreverse a poner su nombre junto a Hitler. Aunque también lo pueden hacer de forma anónima. También es cierto que Internet es así. La gente observa mucho pero participa poco.

    Pues no creas que no ha habido intentos de presentar a Hitler como un corrupto interesado solo en el lujo. Sin embargo, como sabemos, nada más lejos de la realidad. Hitler era una persona sencilla, que no quería disponer de muchas más comodidades de las que disponían sus soldados. Eso es innegable. Por supuesto, al ser el máximo dirigente, tenía que tener sus medidas de seguridad y algún entorno más amable, como su refugio alpino del Berghof. Pero no destacó en absoluto por un afan de poseer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues si, se dice que no gastó nunca más de un marco al dia en comida, así lo dijo Degrelle en más de una ocasión. Imaginaos lo que pensaría del precio del caviar,y lo que debió llegar a protestar.... Yo firmo anonimo porque no consigo entrar de otra forma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Creo que es Speer también quien comenta que los horarios de Hitler ya se seguían de su etapa bohemia y en cualquier caso los siguió durante la época de paz del III Reich. Es también muy peculiar el método de trabajo que Speer atribuye a Hitler a la hora de preparar sus discursos e intervenciones en general: más propios de un artista que de una persona metódica.
    siguiendo a Speer, creo que es inexacto indicar que empezara a trasnochar por causa de la guerra, las responsabilidades que le ocasionaban y el insomnio.

    ResponderEliminar
  5. Hola, quería hacer una pregunta que no tiene que ver con el tema tratado. Pero que hasta ahora no logró encontrar una respuesta correcta.
    Quería saber cuál es la marca de cerveza que tomaba Hitler. Sólo eso, desde ya, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola, quería hacer una pregunta que no tiene que ver con el tema tratado. Pero que hasta ahora no logró encontrar una respuesta correcta.
    Quería saber cuál es la marca de cerveza que tomaba Hitler. Sólo eso, desde ya, muchas gracias.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.