12 de octubre de 2009

John Toland (1)


Llevo varias semanas leyendo la biografía de John Toland de Hitler. Confieso que compré el grueso libro con muchas reservas pero que, de momento, no me está defraudando. Aún es pronto para hacer una valoración de la biografía, ya que estoy haciendo las oportunas anotaciones y tengo que comprobar muchas fuentes. Por ejemplo, la biografía peca de recurrir a fuentes no muy fiables pero, teniendo en cuenta que se escribió en los años setenta, es entendible. Menos comprensible es que historiadores más recientes, como Kershaw, las sigan utilizando. Para empezar, me agrada el estilo en el que está escrita. Los pasajes dedicados a la muerte de la madre de Hitler son especialmente conmovedores. Toland desmitificó muchos aspectos de la juventud de Hitler y la narración que hace de ella es bastante correcta. Por ejemplo, la descripción que hace del joven Hitler no es la habitual en otros biógrafos. Así ve Toland al joven Hitler:
"Hitler no era ni orgulloso ni arrogante; por el contrario, era servicial y bondadoso... si alguién necesitaba dinero para pasar otra noche en la pensión, él contribuía de buena gana con su parte..." Cuando Hitler abandonó Austria para ir a Munich, sus compañeros de residencia lo sintieron. "Con él perdíamos a un buen camarada; nos ayudaba a todos siempre que podía".


Este tipo de declaraciones no son las habituales en las biografías de Hitler. Siempre es más aceptable un joven Hitler solitario y taciturno. Cuando Hitler marchó a Munich, fue reclamado por Austria para hacer el servicio militar. Al no vivir en Austria, Hitler se expuso a un arresto y a una multa por eludir su obligación. Hitler tuvo que pasar una noche en comisaría. Hitler escribió entonces una carta aclaratoria a Linz:

- En la notificación se me describe como pintor. Ese título me corresponde por derecho, pero sólo es correcto en un sentido limitado. Es verdad que me gano la vida como pintor por cuenta propia, pues carezco por completo de otros ingresos (mi padre fue funcionario público), pero lo hago sólo para continuar con mis estudios. No puedo dedicar más que una parte de mi tiempo a ganarme el sustento, pues todavía no he completado la etapa de formación como pintor arquitectónico. En consecuencia mis ingresos son muy exiguos y apenas alcanzan para vivir al día. Yo era un joven sin experiencia ni respaldo financiero y demasiado orgulloso para pedir ayuda a nadie o mendigar. Sin ningún apoyo, no contaba más que con mis propios recursos, y las coronas y heller percibidos por mi trabajo a menudo bastaban solamente para conseguir un lugar donde dormir. Durante dos años, mis únicas amigas fueron la aflicción y la necesidad, y no tuve otro compañero que el hambre constante e insatisfecha. Nunca conocí la belleza de la palabra "juventud". Hoy, después de cinco años, mis recuerdos todavía conservan la forma de dedos, manos y pies congelados. Aun así, no puedo recordar aquellos días sin cierta alegría, ahora que lo peor ha quedado atrás. Pese a la gran necesidad y a haber frecuentado ambientes poco recomendables, mantuve limpio mi apellido y no soy culpable ante la ley y tengo la conciencia limpia, excepto por no haberme presentado para incorporarme al servicio militar, pues no sabía en ese entonces que se me habia convocado. Es lo único de que me siento responsable. Una multa moderada debería ser suficiente, y yo la pagaría sin protestar".
Después de pasar un examen, Hitler fue declarado "no apto para el combate ni para servicios auxiliares; demasiado débil. Incapaz de portar armas". Esto no preocupó en absoluto a Hitler ya que no deseaba pertenecer al ejército austríaco. Ciertamente el dictamen del tribunal no fue muy bueno, habida cuenta del comportamiento posterior de Hitler como soldado durante la primera guerra mundial, en donde se distinguió por su valentía.
Tenemos otra carta escrita por Hitler, cuando ya estaba en el ejército que escribió a su casero, el sastre Popp. Pero hace ya meses que la publiqué en el blog. La tenéis entera aquí. Por lo demás, los compañeros de Hitler le apreciaban bastante. "Es un tipo un poco raro y vive en un mundo aparte, pero por lo demás es buena persona", comentó uno de sus compañeros. A Hitler le llamaban "Adi" y en general resultaba un compañero excelente, siempre dispuesto a ayudar a los demás. Resultaba especialmente entretenido estar con él durante las largas horas que transcurrían entre combate y combate porque Hitler siempre tenía conversación. También se dedicaba a pintar. Ya por aquella época Hitler se encontró cara a cara con la muerte y, sin embargo, siempre salía con vida de las más difíciles situaciones. Toland dice que "era como si lo protegiera un amuleto o conjuro". Ciertamente, esto ocurriría siempre a lo largo de su vida. En general, los soldados estaban encantados de estar junto a Hitler porque decían "Si Hitler está con nosotros, nada sucederá" (Fest, pag. 1009). Toland también pone en boca de Hitler una frase que no tiene ninguna fuente, por lo que podemos tener reservas a la hora de valorarla:
- Oiréis hablar mucho de mí. Esperad solamente a que me llegue el momento.
Es una frase que queda muy bien en un jóven Hitler pero que es muy probable que no sea cierta. Dudo mucho que Hitler quisiera dedicarse a la política en aquella época. Aunque también es cierto que Hitler pensaba que iba a triunfar en el mundo de la arquitectura, así que bien la pudo pronunciar pensando más bien eso que en el famoso gobernante que acabó por convertirse.
Uno de los aspectos que se ha tratado sobre el Hitler de la primera guerra mundial es por qué solo ascendió hasta el grado de cabo, cuando Hitler perfectamente podría haber ascendido más. Toland tiene una versión más adecuada para eso, lejos de otras que aseguran que a Hitler no lo ascendieron porque no valía. Toland dice que Hitler era más importante como mensajero y que no podía ascender a una categoría superior a la de cabo porque si lo promovían tendría que renunciar a las tareas de mensajero y la unidad perdería a uno de sus mejores correos. El mismo Joachim Fest dice en su biografía que el mismo Hitler fue quien se negó que lo propusieran para el ascenso (pag. 108).
Durante los años de guerra, los soldados tenían que comer a menudo carne de gato o de perro. Hitler, que no podía llevar una dieta vegetariana como era su deseo, tuvo que conformarse con comer en alguna ocasión algún gato, ya que se veía incapaz de comerse un perro. Pero, nos dice Toland, la comida preferida de Hitler en aquella época era una simple tostada untada con miel o mermelada.
Conocemos bien la obtención de Hitler de la Cruz de Hierro de primera clase. Sin embargo, Hitler recibió más condecoraciones. Son estas:
- El 17 de septiembre de 1917: Cruz Militar de tercera clase con espadas.
- el 9 de Mayo de 1918: El Regimentsdiplom por su valentía.
- El 18 de Mayo de 1918: La medalla a los heridos.
- El 25 de Agosto de 1918: La medalla al servicio de tercera clase.
Creo que estos datos son suficientes para acallar a aquellos que han insinuado que Hitler no fue valiente durante la guerra y que consiguió la Cruz de Hierro a base de artimañas.
Seguiré comentando el libro de Toland.

15 comentarios:

  1. Hola Nacho, muy buen post este que has publicado, además de aclaratorio, me gusto mucho que hayas demostrado el porque Hitler no ascendió más en el Ejercito, además de las medallas obtenidas, que por cierto son bastantes, también veo que Hitler recibió una clase de diploma, yo comente eso hace un tiempo atrás en tu blog, por lo visto es cierto. Un aspecto interesante de Hitler es su humildad, nunca se lleno de medallas el pecho cuando fue Führer, pudiendo haberlo hecho, siempre lucio lo justo y necesario, porque a mi no me consta que las medallas de Stalin se las haya ganado, ya que Stalin nunca fue un militar de carrera en absoluto, más que nada siempre fue un político, claro se creo un grado de Mariscal de la Unión Soviética y lo hizo legal, volviéndose militar, pero a que quiero llegar con esto, que Stalin parece que nunca disparo ni una bala, es muy parecido el caso de Stalin al de Fidel Castro, en todo caso Fidel por lo menos aprendió a manejar armas y guerreo con su guerrita, pero ya dejemos esto, que tengo que hablar de Hitler, me desvié del asunto, jeje.

    Me parece increíble como sus compañeros se sentian protegidos por Hitler, después de todo nadie pudo matar a Hitler, el acabo con su vida con sus propias manos. Austria cometió un error al decir que Hitler era un soldado incompetente, no saben lo que se perdieron, con razón Hitler sentía más cariño por Alemania, en todo caso sabemos que tanto Austria como Alemania comparten una cultura y una identidad étnica en común, por tanto le encuentro razón a Hitler, obviamente quien ignora esto, dirá que “Hitler se creía alemán”.

    Eso de que Hitler tuvo que comer gatos no lo sabia, es bastante curioso, imagino que Hitler se habrá sentido triste por tener que comer carne de un animal, con lo que Hitler adoraba a los animales, aunque los gatos no fuesen sus animales favoritos.

    Respecto a mi comentario del post anterior decirte que recuerdo haber escuchado sobre esa película, pero en aquel entonces no preste mucha atención al asunto, puede que haya sido una película que no se estreno, pero recuerdo que la publicitaron, pero que les vamos a hacer, espero un día ver una película así.

    El libro que lees parece muy bueno, espero sigas encontrando anécdotas, desde luego no dudes en contarlas aquí, jeje, amigo.

    Me despido amigo, te envió un saludo y un abrazo desde la distancia de nuestros respectivos países.

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo disfrutaras ^^ yo tengo la 1º edicion del 77 en buenos aires de dos tomos y bienen muchisimas anotacioes al pie, a mi particularmente e gusta mas que la de Kershaw ^^

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo, porque llevo un tiempo con la duda de si comprar o no el libro. La gente hable bien de él, pero también hablan maravillas de Kershaw, y todos sabemos cómo es el amigo Ian...

    Espero más comentarios del libro en cuestión, para darle definitivamente luz verde.

    ResponderEliminar
  4. Hola:
    Bueno, pues de momento sigo leyendo con mucho placer el libro. Me ha sorprendido que, para la época en que fue escrito, el texto sea tan neutral. Me gusta mucho cómo está escrito. Por lo menos resulta respetuoso con el personaje que, creo, es lo mínimo que se puede hacer cuando escribes una biografía. Pero bueno, aún estoy por 1923, así que me queda mucho por leer. Supongo que a medida que avance, la cosa cambiará algo.

    Con respecto a Kershaw, cada día lo tengo más claro: NO LO SOPORTO, je je. Ya es una manía persecutoria. Cuando quiero contrastar algo y abro su libro, se me revuelve el estomago. Por supuesto, seguiré informando sobre Toland.

    Saludos a todos,

    ResponderEliminar
  5. Hola Nacho, lo cierto es que hace una par de meses que compré el libro de Toland, pero aún no lo he empezado. Estoy con otro tema de lectura.

    Pero vamos en breve le "hincaré el diente", ya que son varios los que me lo recomiendan.

    Una pregunta: sabes que tal está del mismo autor, Los últimos 100 días? Trata sobre la conquista de Berlín. Salió en Tempus hace varios meses. Es recomendable?

    Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Pedro: Pues ya nos comentarás cuando le hinques el diente a la biografía, qué te parece. Seguro que te gusta.

    Lamentablemente no he leído Los últimos 100 días. Ya lo miraré en alguna librería. Aunque a este paso voy a necesitar coger un año sabático para poder leer la pila de libros acumulados que tengo sobre mi cama. Tú ya me entiendes...

    Aprovecho para saludarte

    ResponderEliminar
  7. Hola Nacho.¿Cuando crees que Hitler empezó a ser vegetariano,entonces o cuando murió Geli Raubal?.Y ¿crees que fue por amor a los animales,porque produce enfermedades o por otro motivo?,gracias.

    ResponderEliminar
  8. Hola, pues interesante pregunta la que formulas. Existen muchas discrepanacias al respecto. Lo cierto es que ya su amigo de juventud Kubizek habla sobre el vegetarianismo de Hitler. No creo que Hitler comiera mucha carne durante su juventud, por lo menos hasta que se fue al ejército. Durante la primera guerra mundial el hombre tuvo que comer lo que le ofrecían, y contento. Durante los años veinte Hitler a menudo era invitado a comer en diferentes casas, por lo que no le fue posible llevar una dieta vegetariana.
    Efectivamente, a partir de la muerte de Geli, el vegetarianismo de Hitler se hizo más notorio. Rudolf Hess en una ocasión se refirió a Hitler como "uno que no probó la carne durante 15 años" o algo así (no estoy en casa). Así que podemos afirmar que Hitler fue vegetariano siempre que pudo y, a partir de 1931 lo fue en un sentido extricto.

    En numerosas ocasiones Hitler se refirió a su vegetarianismo como una cuestión ética. Es decir, lo hacia por compasión hacia los animales. Era habitual oírle horrendas descripciones sobre los mataderos. En efecto, Hitler fue un gran amante de los animales y le resultaba imposible comerlos. Tenía pensado hacer a la sociedad más vegetariana, dieta de la que era firme defensor. También tenía sus opiniones sobre las enfermedades que produce el cocer los alimentos. Como en muchos aspectos, Hitler tenía muchos conocimientos sobre la materia.

    El tema me resulta apasinante, como ves...

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Nacho me podrías responder un par de preguntas:

    ¿Qué le ocurrió a la encuesta que no aparece, es que ya termino el tiempo de votación?

    ¿Qué paso con las encuestas cerradas que no aparecen?

    Y por ultimo donde dice “datos personales Nacho ver todo mi perfil” sale una letra x roja en vez de tu foto ¿sabes a que se debe esto?

    Tengo esa curiosidad.

    Nacho te voy a dejar un enlace donde mencionan a un oficial de las SS que nació en Chile se llamaba Peter Hansen, seguro puede que ya sabias de su existencia, pero te dejo el dato por si te interesa, de hecho yo desconocía su existencia, menos que alguien nacido en mi país haya sido oficial de las SS, el sitio tiene algunos comentarios que no hay que tomar en cuenta, no es una enciclopedia, pero creo que esta bien, si buscas fotos en Google, algo sale sobre esta persona.:

    http://es.5wk.com/viewtopic.php?f=4&t=170246&start=0&st=0&sk=t&sd=a&view=print

    Saludos cordiales espero estés pronto escribiendo más sobre Hitler.

    ResponderEliminar
  10. Hola, pues si, un día estuve haciendo algún cambio en el blog y se borraron todas las encuestas. No obstante, las tengo todas guardadas en PDF. Lo malo es que la última no estaba cerrada así que la tengo que poner de nuevo. Esta semana no he tenido mucho tiempo para actualizar el blog, como has comprobado. Ya he leído un poco el link que me mandas. Muchas gracias. Esto no hace sino corroborar el hecho de que mucha gente lucho en el bando de Hitler con independencia de su nacionalidad. Aunque por lo que veo, Peter Hansen sería un ciudadano alemán que vivió en Chile y después regresó a Alemania. Existen muchos casos parecidos. Gracias de nuevo por la información. A ver si tengo un rato para actualizar. Lo cierto es que estoy muy motivado con la lectura de la biografía de Toland.

    Te envío un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Nacho, me encanta tu blog y todo lo interesante que se publica del Furer, yo vivo en México DF y me encnataría leer "La Guerra de Hitler" de Irving aqui en México hace 5 años que no se edita porfa me podrias ayudar a encontar el libro.
    Te Felicito por tu blog, es genial

    ResponderEliminar
  12. Hola, en España el libro se editó por la editorial Planeta aunque el libro ahora mismo esta descatalogado. Eso sí, lo puedes conseguir en Internet pero me temo que a precios un poco altos. Mira a ver aqui:

    http://www.iberlibro.com/

    Creo que David Irving ofrece gratis sus libros en PDF a través de su web. Pero solo en inglés. Prueba a ver:

    http://www.fpp.co.uk/textindex.html

    Espero que tengas suerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. ¿Qué sentido tiene perseguir la copia de libros que solo se pueden conseguir en internet de forma pirata?. Si el libro no se puede conseguir en papel. ¨¿Qué tiene de malo perseguir su copia altruista?.
    Al tema. Hubo un motivo que dificultaba el ascenso de Hitler. No tenía la ciudadania alemana. No obtuvo la ciudadania hasta 1930 y leí en tu blog 1932. Los extranjeros que luchaban por Alemania tenían difícil el ascenso.

    ResponderEliminar
  14. ¡Saludos! Lo más probable es que no leas este comentario, con eso de que andas algo ocupado viviendo la vida despegado de la pantalla de una computadora. Es lebe die Freiheit! Pero aún así intentaré obtener respuesta.
    Me compré el libro de Toland, el cual me resulta una verdadera maravilla, y me ha surgido una pequeña duda:
    Encontrábame leyendo sobre aquellos bellos y míseros días de 1908, cuando abandona a Kubitzek y sale por última vez de la Stumpergasse 29, Toland nos dice que fue a mediados de noviembre; sin embargo, leyendo el famosillo libro del mismo Kubitzek, me encuentro con que fue a mediados de septiembre.
    Cosillas, tal vez, de una mala traducción o un error pequeño, pero que me dejan confundida.
    Lo más seguro es que sea una mala traducción, ya que el libro de "The Young Hitler I Knew" lo leo en línea (¡Salve, gran PDF!) y está traducido burdamente en algunas partes, no sé si del alemán o del inglés, pero se notan los errores en la redacción.

    >> Os dejo el link: http://www.panzertruppen.org/2010/novela/mh022.pdf
    Tan pronto como pueda encontrar este libro, lo compraré, pero es más escurridizo que los evangelios apócrifos en la Edad Media.<<

    Pero bueno, la pregunta es si sabes con certeza cuál fue el mes en que abandonó la Stumpergasse 29 definitivamente.
    Me sería de gran ayuda.

    Por otra parte, me parece magnifico que le des luz verde a este libro, ya que lo compré de manera impulsiva (supongo que me hipnotizaron los ojos de la portada) y ni siquiera investigué sobre si era bueno.
    Apenas vengo leyendo esta entrada y el hecho de saber, por tu experiencia, que el libro es lo suficientemente bueno es gratificante. Ya que, como dice la revista Newsweek: "Se trata del primer libro que debería leer cualquier interesado en la figura de Hitler".
    Es bueno que se lo recomienden a los "amateurs" en el tema, ya que no alaba ni desprecia la figura de Hitler, sino que es excepcionalmente neutral y me he llevado un maravilloso tiempo leyéndolo. Para mí ha sido un libro que, sencillamente, me resulta conmovedor.
    Cuando me preguntan qué leo, ya que las tapas son negras, leen el título en el lomo y después me lanzan miradas reprobatorias. Creo que es algo a lo que me he acostumbrado y me resulta hasta agradable, ya que pocos son los que se interesan verdaderamente en la historia, vista desde todos los puntos que pueda ser vista.
    Este libro me ha arrancado varias carcajadas ya que Toland aborda las situaciones de una manera muy agradable. Lo que es una exquisitez viniendo de un hombre que, como asegura al principio del libro, desprecia la figura de Hitler.

    Una maravilla de libro.
    Espero que puedas leer esto y resolver mi preguntilla.

    ¡Salve vuestra sabiduría!

    ResponderEliminar
  15. Gullveig, claro que he leído tu comentario. De acuerdo con lo que dices. No te preocupes, en cuanto tenga un rato consulto mi bibliografía. La cuestión es que tengo todos los libros en cajas y tengo que reordenar mis libros. En breve me pongo a ello.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.