12 de diciembre de 2010

Hitler y Wagner

Recientemente el director de orquesta argentinoisraelí Barenboim ha pedido que deje de identificarse a Wagner con Hitler. La identificación del autor con Hitler es tan grande que en Israel está prohibido interpretarlo. Lo cierto es que es difícil alejar al compositor del Führer, por mucho que no se conocieran ni pertenecieran a la misma generación. Sin embargo, acertada o equivocadamente, lo que es innegable es la influencia que Wagner tuvo en Hitler. Ya tratamos en su día el estado de éxtasis en que quedó un Hitler adolescente después de presenciar un concierto del maestro y que su amigo de juventud Kubizek relató de manera muy detallada.

Ya desde muy pequeño Hitler sintió atracción hacia la música. Incluso tomó lecciones de piano con el mismo profesor de su amigo Kubizek. La hermana de Hitler, Paula, le recordaba durante horas sentado ante un piano de cola. La mala salud de la madre de Hitler impidió que el futuro Führer siguiera con las clases (Toland, página 47).  No es casualidad que el encuentro de Hitler y Kubizek en 1938 fuera precisamente durante las representaciones de Bayreuth y precisamente durante "El ocaso de los dioses". La pareja visitó uno de sus lugares sagrados: la tumba de Wagner. 

Hitler nunca se cansaba de escuchar a Wagner. La ópera favorita de Hitler era Lohengrin, que era capaz de ver en numerosas interpretaciones. El Führer tenía siempre la biografía de Wagner escrita por Houston Stewart Chamberlain. Era conocido que Hitler era capaz de silbar pasajes de óperas de Wagner y que entretenía con ello a sus compañeros. La primera vez que Hitler estuvo en Bayreuth, donde residió Wagner, fue en 1923. Hitler accedió al teatro y quedó extasiado. Ya desde un principio Winifred Wagner, que fue la esposa del hijo de Wagner Siegfried, quedó embelesada por Hitler y tuvieron una relación muy amistosa durante toda la vida de Hitler. 

Yo creo que es muy importante el hecho de que Hitler conociera a Winifred Wagner y a Houston Stewart Chamberlain. Éste último era también un fanático de Wagner y estaba casado con la hija más joven del compositor. Ciertamente existió un círculo cerrado en torno a Wagner liderado por Hitler ya durante los años de lucha. El hecho de que Hitler tuviera tan buena relación con Winifred hizo que ésta fuera la regente del festival dBayreuth hasta el año 1944. El nombre de Hitler y Wagner van unidos no solo porque Hitler fue un gran admirador del compositor. Descendientes del maestro fueron amigos y partidarios de Hitler. No solo eso, los Wagner ayudaron a Hitler durante los años de lucha. Le proporcionaban cosas tan sencillas como ropa blanca y porcelana. Incluso le enviaron un ejemplar de las obras completas de Wagner así como partituras originales (Joachim Fest, pag. 356). 

Podemos estar de acuerdo o no con la política cultural y artística de Hitler, pero lo cierto es que fue un hombre más atraído hacia las artes que hacia la política. En sus conversaciones nunca faltan comentarios hacia los artistas:

- Un gran hombre vale mucho más que mil millones en las arcas del estado. Un hombre que tiene el privilegio de estar al frente de un país, no podría hacer mejor uso de su poder que ponerlo al servicio del talento. ¡Ojalá el Partido considere siempre que su principal deber es descubrir y alentar los talentos! Los grandes hombres son los que expresan el alma de una nación.

- No hay nada más bello que ofrecer a la nación monumentos dedicados a la cultura.

- A la larga las guerras se olvidan. Solo quedan las obras del genio humano.

- Me hallo absolutamente decidido a imbuir un poco de cultura en las más pequeñas de nuestras ciudades, de suerte que cada una de ellas pueda presentar de si misma una imagen cada vez más atrayente. Cierto es que toda ciudad no puede pretender recibir el influjo de la cultura más que en la medida de sus tradiciones, ya que esas dos ideas son siempre indisolubles. Bayreuth, Weimar y Dresde, para hablar de ejemplos clásicos, son prueba de ello. Si se reflexiona resulta cierto que es muy difícil asociar una ciudad a la idea de la cultura si no ha habido hombres célebres que respirasen entre sus muros. Son ellos quienes le confieren ese destello  de humanismo que se identifica a la larga con su imagen. 

Joachim Fest relata en su biografía de Hitler una anécdota que ilustra hasta qué punto la música de Wagner era tan importante para Hitler:

- Durante el viaje, mientras atravesaba por la noche el territorio del Ruhr, ante altos hornos incandescentes, ante montañas de escorias y torres extractoras, le embargó uno de aquellos sentimientos de soñador sojuzgamiento propio que despertaban en él el deseo de oír música. Rogó le pusiesen un disco con música de Richard Wagner, meditando después de haber oído el preludio de Parsifal: "Del Parsifal crearé mi propia religión. Un oficio divino en forma solemne... sin teatro de humildad... Sólo con el ropaje del héroe puede servirse a Dios. 

Tampoco debemos olvidar que la estética del nazismo debe mucho a Wagner. Las representaciones y congresos del partido tenían una teatralidad propia de las óperas de Wagner. Fest dice que "Las ideas de Hitler sobre una política convertida en estética se cubrían perfectamente con el concepto", haciendo referencia a la música de Wagner y que "la magnificencia hace ostenciación de muerte".  Otro pasaje de la biografía de Fest nos dice:

"Su expresión más elevada la constituía el final de El crepúsculo de los dioses. Siempre que en Bayreuth se derrumbaba entre llamas el castillo de los dioses, bajo los efectos de la rebelión musical, cogía entre sus manos, en la oscuridad del palco, la de la señora Winifried, sentada a su lado, y, emocionado, se la besaba."

Ahora la polémica está nuevamente servida. Esta vez se trata si los judíos pueden escuchar la música de Wagner. El director Barenboim lleva años intentándolo. Wagner y Hitler no fueron contemporáneos. Podemos separar a Wagner de Hitler. Pero no a Hitler de Wagner.  Hitler estuvo íntimamente ligado a su familia y dio un gran impulso al festival de Bayreuth. Wagner fue el compositor que más se oyó durante el III Reich. 

Como curiosidad del destino, decir que el funcionario que casó a Hitler y Eva Braun se apellidaba Wagner. Hitler no pudo encontrar a nadie mejor para la ocasión. 


24 comentarios:

  1. Wagner es un excelente compositor y Hitler demostraba un excelente gusto musical al tenerle entre sus compositores preferidos.

    Saludos JMC

    ResponderEliminar
  2. Tan fuerte ha sido la asociación del dictador con el compositor que ahora resulta imposible separarlos. Parece como si nuestras cuadriculadas mentes fuesen incapaces de valorar las cosas por separado. Triste, pero es así.
    Buen artículo, Nacho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Wagner, sin duda, es mi compositor favorito. Sus óperas son espectaculares y la fuerza de su música grandiosa. A mi me tiene sin cuidado, si Wagner era o no racista, si era el preferido o no de Hitler; lo analizo como músico, y me parece un genio y su legado será eterno.

    La peli "Apocalypse Now".. Quien no recuerda la famosa escena del bombardeo sobre el poblado vietnamita? Una flota de helicópteros, cual manada de lobos, se dirige hacia el poblado, provistos de potentes altavoces, al son de la música de "Las Valkirias" de Wagner y descargan sin piedad todo su arsenal de bombas, munición y fuego, arrasando todo el poblado. Mientras un enloquecido Robert Duvall (actor) al mado del escuadrón, con el torso desnudo, ataviado con un pañuelo amarillo y con el sombrero vaquero del 7º de Caballería, emulando al General Custer, contempla todo el horror provocado con honda satisfacción. Sin duda una escena que ya forma parte de la Historia del Cine.

    Hoy en día el Festival anual de Wagner en Bayreuth, sigue siendo un éxito de crítica y público total y conseguir una entrada es tan difícil como asistir al Concierto de Año Nuevo en Viena. Ya me gustaría a mi poder ir en un futuro..

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Admiro la música de Wagner. Creo que es el alma artística del Nazismo y sin la música de este genio el movimiento Nacional Socialista quizá no habría sido lo mismo. En mi humilde opinión, Wagner exalta la valentía y heroismo en sus obras, tal como esperaba Hitler de su nación.

    Gran Blog :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu idea con respecto al movimiento nacional socialista!

      Eliminar
  5. Vamos a ver... se prohibe la Fanta? los telefonos Siemens? la Cocacola? los mercedes? hugo boss? el volkswagen? No, porque se tiene que prohibir Wagner... pse, ni idea

    ResponderEliminar
  6. Me parece perfecto que Wagner este prohibido en Israel y para los judios,sus oidos no estan hechos para admirar semejante melodia.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Nacho.

    Como ya he comentado antes, soy wagneriano desde hace varios años. Es más: llegué a Hitler a través de Wagner.

    Quería hacer una precisión sobre tu artículo.
    Hay dos óperas fundamentales en la vida de Htiler: Rienzi y Parsifal.

    Kubizek habla de cómo Hitler adolescente se inspiró en el argumento de Rienzi para hacer con Alemania, lo que Rienzi con Roma. Lo que no menciona, porque no podía saberlo en ese momento, es la influencia que Parsifal tuvo luego en el Führer.

    No sé cuántos foristas habrán disfrutado de las cuatro horas y media de Parsifal... Es la última obra de Wagner, y en mi opinión, la última que hay que conocer, si se está comenzando a conocer a Wagner.
    Parsifal no es una "ópera", es -dentro del género "drama lírico" inventado por Wagner- un "Festival Sagrado", es una Misa. La pureza espiritual que emana de esa obra es descomunal; en alto contraste con lo que los judíos inspiraban en Hitler.

    El tema de la pureza y la raza se manifiestan en varias óperas de Wagner (Lohengrin, Parsifal, y en cierta forma, en la Tetralogía), pero alcanza su punto máximo en Parsifal.

    Yo creo que para comprender más a Hitler, hay que comprender primero la música de Wagner. No sólo "disfrutarla", "escucharla", como un ejercicio de refinamiento (o de "pose", porque queda lindo decir que me gusta Wagner), sino estudiarla, comprenderla. Y por supuesto, también hay que estudiar el contexto histórico en el que vivió Hitler, la crisis del 29, el antisemitismo existente, etc. Pero sobre todo, hay que comprender a Wagner.

    Muy buen artículo, como siempre.
    Saludos
    Iván.

    ResponderEliminar
  8. Yo si que he escuchado Parsifal. Mi preferida sin lugar a dudas es Tannhäuser.
    Wagner no es un compositor fácil, lo suyo es entender alemán para llegar al fondo de su mensaje, sus palabras son poesia siempre y el idioma alemán tiene palabras que exprimen sentimientos que no existen en otras lenguas.Para poder comprender y admirar se ha de hacer un trabajo previo a la audición de sus obras, estudiarlas, y despues se pueden saborear plenamente. Pero se requiere un mínimo de voluntad y disciplina , no es algo inmediato como sucede con Verdi o Rossini.
    Una pena es también el empeño moderno de montar escenografías absurdas, vestir a los personajes como bandas callejeras, eso aleja a Wagner de su esencia romántica.
    Animo muchachos, a empezar con las más sencillas, para acabar con Parsifal ( que es a mi parecer la más complicada y dificil de entender)
    Manu

    ResponderEliminar
  9. Manu:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Acabas de complementar magníficamente lo que dije sobre el Maestro. Eso sí: me parece que el libreto de sus óperas no está al mismo nivel de su música... Es curioso, pues el resto de su producción literaria es muy buena (¿has leído su cuento "Un encuentro con Beethoven"?).

    En cuanto a las escenografías... en fin... este año vi en transmisión directa desde el Metropolitan "Das Rheingold"... Mucha tecnología, pero muy mal gusto.

    En fin, no quiero irme de tema, por eso prefiero dejar por aquí. Te dejo mi e-mail, por si quieres seguir en privado: ivan.armer@gmail.com
    (por casualidad, ¿estás en wagnermania.com?)

    Saludos, Manu.
    Iván
    P.D.: Nacho: perdón por este mensaje un tanto fuera de tema.

    ResponderEliminar
  10. Ivan, no , no estoy en Wagner manía, sinembargo conozco bien la Asociación Wagneriana.( no pertenezco tampoco a ella).
    Manu

    ResponderEliminar
  11. Hola, quería hacer una pregunta aunque no está totalmente relacionada con el tema que tratais en este apartado. Me gustaría saber cual era la labor que ejercía Otto Dietrich en el Tercer Reich, ya que tengo entendido que se encargaba de la prensa, pero ¿no se encargaba de esa labor Max Amann? ¿qué labor tenía cada uno de estos dos hombres sobre la prensa del Tercer Reich?

    ResponderEliminar
  12. Estimado Nacho: Ante todo felicidades por tu blog que no conocia.Creo que es revelador e imparcial teniendo en cuenta lo masacrada que ha sido la figura del Führer. Como wagneriano total que soy quisiera comentar algunos aspectos sobre Wagner y los judios. Para empezar Parsifal,su última ópera (o mejor dicho Festival Escénico Sacro) y testamento musical fue estrenada por un judio,Hermann Levi que admiraba profundamente al maestro. Durante los festivales de Bayreuth de la era Hitleriana varios cantantes y directores de orquesta fueron de origen semita y allí estuvieron. La famosa soprano dramatica por antonomasia del nazismo Frida Leider estaba casada con un judio. Hoy en dia existen multidud de cantantes de origen hebreo que cantan Wagner sin ningun tipo de complejos.La injustamente denostada Winifred Wagner contó con numerosos artitas judios durante sus años al frente del Festival.El arte y aún más el arte total wagneriano tendría que estar por encima de complejos, odios y seres empequeñecidos por su própia mezquidad. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Fafner, muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo.Los complejos y estereotipos de Wagner con el nazismo son un ejemplo más de lo que se puede distorsionar la historia y lo politizado que llega a estar todo. Bien es cierto que la familia Wagner estuvo vinculada a Hitler. En todo caso, me parece muy reduccionista y simple vituperar a persona que tuvieron relación con Hitler, especialmente los artistas. Ya he tratado el asunto aquí con artistas como Riefensthal, Breker etc..

    Me alegro mucho de que te haya gustado el blog. Espero que participes cuando lo estimes oportuno.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. Felicitarte por este Blog, es grandioso.

    Me ha gustado mucho encontrar la mención a Kubicek, tan importante en la vida de ambos, pero para nosotros poder saber de esa forma sobre Hitler es impresionante.

    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Recién hoy me he encontrado con este espacio y declaro con toda sinceridad que me ha encantado en grado sumo, especialmente esta entrega sobre la relación Wagner-Hitler, negada por muchos, pero absolutamente evidente.

    Y es que tal relación sólo puede comprenderse cuando se explora el pensamiento de Hitler, aquel que dominó en el círculo interno del Nacionalsocialismo y que constituía su alma, toda la esencia de su ser; muchos Nacionalsocialistas, fueran militantes o no, carecían de la base filosófica para comprender debidamente tal manera de pensar (no creo que nadie, excepción hecha de Rudolf Hess, tal vez, conociese realmente al Führer. La estructura mental de Hitler, con sus creencias y filosofías, encuentra precursores notables como el propio Wagner, quien sin duda es mucho más que un músico, es mucho más que un compositor: es todo un filósofo y profeta de las Edades. La majestuosidad de su obra está repleta de símbolos y símbolos detrás de los símbolos, haciendo de ella una revelación mística, que de ninguna manera puede ser burdo entretenimiento, pues ella enseña; y enseñando, construye, como un verdadero Sacro Oficio.

    La música de Wagner ha estado presente en mi vida desde siempre: por ello es muy interesante para mí profundizar en estos temas. Ninguna información, por muy machacada que sea en diversos textos, es insuficiente: siempre habrá algo nuevo que descubrir. Es como escuchar Parsifal, el Anillo o Tannhäuser: siempre es posible penetrar en un nuevo significado.

    Sólo te hago una observación: en un pasaje del texto, dices que el encuentro de Hitler y su amigo Kubizek en 1938, fue precisamente en Bayreuth. Así escrito, puede generar confusión, puesto que lo que mencionas fue el reencuentro de ambos, luego de treinta años sin verse, desde los tiempos de Viena. Hitler y Kubizek se conocieron en Linz, cuando el segundo compró su ingreso al entonces pequeño teatro de ópera de la ciudad y tuvo que compartir palco con un adolescente Hitler, que hacía sus críticas a la interpretación de los cantantes, si no estoy equivocado, en Lohengrin. Entonces Hitler tendría unos 13 años.

    Excelente blog. Me tardaré en leer todos los artículos, pero la haré. Y si no resulta improcedente, comentaré cuando haya lugar.

    Un saludo y felicitaciones. Muy buen espacio.

    VON PAIXAO.

    ResponderEliminar
  16. Von Paixao, muchas gracias por tus palabras. El blog a tu disposición para que nos comentes lo que desees. Un placer y saludos,

    ResponderEliminar
  17. Resulta curioso que aquí se diga que la ópera favorita de Wagner era Lohengrin. Otros dicen que era Rienzi.

    También resulta curioso el empeño de hacer protonazi a Wagner, que era anarquista y llegó a intimar con Bakunin. Fue un ávido lector de Prodhon y Feuerbach. El polo opuesto del nazismo.

    En Rienzi no hay ningún dictador, como muchos aseguran sin haber leído el libreto. En Rienzi la palabra clave es "libertad". A Rienzi le proponen ser rey de Roma, él se niega porque está por la libertad de los romanos, sin reyes, es el Senado quien ha de legislar. Rienzi acepta el título de Tribuno de la Plebe. No tiene nada que ver con Hitler.

    Se ha hablado de Parsifal y de conceptos que la hacen protonazi. No es cierto, Parsifal fue prohibida por los nazis durante la guerra por sus ideales igualitarios y pacifitas. Por ello, no era adecuada para la ideología nazi.

    Son tantas las mentiras que se han dicho que siempre habrá quien se las crea. En el Mein Kampf no hay ni una sola alusión a Wagner o a so obra, ninguna. Hitler no conocido ni "Das Judenthum..." ni ningún otro escrito teórico de Wagner ya que las Hojas de Bayreuth tenían una tirada baja así como la publicación de sus obras completas, que ocupan miles de páginas. Lo que Hitler conocía eran las óperas y dramas de Wagner donde no hay nada de antisemitismo en absoluto ni de nada que pueda conectar a Wagner con el nazismo.

    Asociarlo porque al dictador le gustaba su música es absurdo. También le gustaba Beethoven y Bruckner y nadie los relaciona con el nacismo. En sus cumpleaños, Hitler se hacía dirigir dla Novena de Beethoven que fue asimismo instrumentalizada por los nazis. Furtwängler era obligado a dirigirla. A nadie se le ocurre relacionar Beethoven con Hitler. Es ridículo. El de Bonn también era antisemita, como la inmensa mayoría de los europeos de su tiempo, tanto de derechas como de izquierdas.

    La música de Bruckner fue instrumentalizada por los nazis. Se la ponía en acontecimientos políticos y fue la que acompañó la noticia radiofónica del suicidio de Hitler junto con la de Wagner. Hitler le rindió homenaje a este compositor en el "Walhalla", especie de museo construido por Ludwig I, el abuelo del Rey Loco, amigo y mecenas de Wagner. Sim embrago, el compositor austriaco era la excepción. No era antisemita. A los judíos les llamaba "los caballeros hebreos". Su "delito" fue que a Hitler le gustaba su música y que era paisano suyo.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  18. Muchas mentiras tanto por parte de los sionistas como de los nazis. Wagner no se merece ser tratado así ni hace falta ser nazi para ser wagneriano. De hecho, Theodor Herlz, fundador del sionismo y padre de la patria de Israel fue uno de los judíos de cargó el ataúd de Wagner, a quien admiraba. En los congresos sionistas se utilizaba la música de Wagner, especialmente la obertura de Tannhäuser y el Coro de los Peregrinos, que fue propuesto para ser el himno del sionismo y del futuro estado judío. En el segundo congreso internacional sionista, celebrado en Basilea hacia finales del siglo XIX la música de Wagner tuvo una gran importancia. Herlz dijo que la ópera "Tannhäuser" le inspiró para su concepto de estado judío o "Judenstaat". Esto es lo cierto, no lo que dicen los nazis por una lado y los sionistas actuales que repiten como loros los que realmente no conocen la obra de Wagner ni musical ni ensayística. Una pena.

    Quienes nazifican a Wagner no saben que un wagneriano inteligente y conocedor de us obra como George Bernard Shaw dijo que "Der Ring" es el "Manifiesto Comunista de la música". De hecho, esta magna obra, la mejor que jamás ha sido realizada, es una alegoría de la sociedad de su tiempo, una crítica al capitalismo y un canto al socialismo, al amor como método revolucionario capaz de vencer la codicia del oro, la dominación y la explotación. No hay nada de antisemitismo en ella. Ni aparece en el libreto ni en los escritos de Wagner. Ni Alberich, ni Mime, ni Hagen son judíos en absoluto, sino personajes inspirados en la mitología germanoescandinava que simbolizan la renuncia al amor por el poder y la la riqueza.

    Saludos.

    Pep.

    ResponderEliminar
  19. Pep, muchas gracias por el comentario. Es tan interesante que merece varias lecturas.

    Evidentemente, hay que ser muy retorcido para creer que Wagner o Nietzsche tuvieron ideología nazi. Retorcido e inculto, claro.

    Pero es innegable la relación de Hitler con la familia Wagner, especialmente con su nuera. En todo caso, los actuales descendientes de Wagner se encargan puntualmente de desmarcarse totalmente de Hitler.

    Por otra parte, desconocía la relación de Wagner con el fundador del sionismo. Gracias y saludos,

    ResponderEliminar
  20. Gracias a ti, Nacho. Estoy de acuerdo contigo. Realmente la relación de Bayreuth con Hitler se establece. como es lógico, tras la muerte de Wagner. H. S. Chamberlain se casó con Eva, una de las hijas de Wagner y fue miembro del partido nazi, como Wieland Wagner, tan aclamado por "desnacificar" Bayreuth. En mi blog lo comento. Todos los Wagner fueron nazis, excepto Friedelind, que era antifascista y emigró por motivos comprensibles. Los nietos de Wagner, los hijos de Winifred, nazi hasta la muerte, llamaban a Hitler "tío Wolf" (Lobo). El "Neue Bayreuth" a partir de 1951 contó con Wieland como número uno y Wlofgang, como segundón. Fue un pacto entre la CIA, las fuerzas de ocupación militar americanas de Baviera y los nazis, con los que pactaron los USA secretamente en la época de la Guerra Fría. Los actuales Wagner, especialmente Katrina, me causan repulsión. No tienen ningún valor artístico y viven del cuento gracias a su ADN.

    Por si te interesa, aquí cuento algo más Está en castellano y catalán, pero hay traductor.

    Un cordial saludo.

    http://rexvalrexblog.wordpress.com/

    Pep-Regí.

    ResponderEliminar
  21. Hola Pep, muchas gracias por tu respuesta. Tomo nota de tu blog, que me parece intersantísimo. Me suscribo.

    Saludos!,

    ResponderEliminar
  22. Pep Gomis y estimado Nacho:

    Theodor Herzl jamás portó el féretro de Wagner. Cuando Wagner murió, dos de los doce portadores del féretro eran hebreos: Hermann Levi y Heinrich Porges.

    Levi fue elegido por su AMIGO Wagner para dirigir el estreno MUNDIAL de Parsifal en Bayreuth (1882).

    Porges también fue AMIGO de Wagner, se encargaba de escribir en la revista "Bayreuther Blätter" sobre los ensayos y la puesta en escena de las óperas wagnerianas. También realizó un profundo estudio sobre Tristán e Isolda, aunque fue publicado después de su muerte.

    Porges formó el "Porges Choir" (Coro Porges) para promover a Hector Berlioz y al devoto católico Anton Bruckner.

    Un dato interesante es que la ÚNICA música no wagneriana permitida para dirigirse en los festivales de Bayreuth, es la MONUMENTAL Sinfonía Nº 9 "Coral" de Beethoven. Y, ¿adivinen quién fue el director de orquesta elegido por la familia Wagner para dirigir la novena beethoveniana durante la EMOTIVA REAPERTURA (1951) de los festivales de Bayreuth, clausurados desde el fin de la II GM para ser "desnazificados"? Respuesta: Wilhelm Furtwängler.

    Cuando Hitler murió, se ordenó a la radio "RRG" (Reichs-Rundfunk-Gesellschaft) emitir la grabación de estudio de 1942 (Telefunken) del adagio de la Sinfonía Nº 7 de Anton Bruckner dirigido por Wilhelm Furtwängler. Furtwängler fue el director favorito de Hitler y de Goebbels, y a sabiendas de que el genio berlinés era monárquico y odiaba al Nazismo y a la Democracia de Weimar. Furtwängler fue el más grande director de orquesta alemán del siglo XX.

    Para los que deseen comprar el CD de la histórica (y una de las mejores en catálogo) novena beethoveniana que Furtwängler dirigió aquél 29 de Julio de 1951 en Bayreuth:

    http://www.amazon.es/Sinfonia-Re-Menor-Op-125-Coral/dp/B00129XQ2W/ref=sr_1_1?s=music&ie=UTF8&qid=1444321367&sr=1-1&keywords=beethoven+9+furtwangler+orfeo

    Para los que deseen comprar el CD con el adagio de la séptima de Bruckner que Furtwängler grabó para Telefunken en 1942, y que luego fue emitido en Berlín para anunciar la muerte de Hitler:

    http://www.amazon.es/Sinfonia-N-2-N-7-Adagio/dp/B001BLR79E/ref=sr_1_8?s=music&ie=UTF8&qid=1444321602&sr=1-8&keywords=furtwangler+naxos

    IMPRESIONANTE filmación de la propaganda Nazi que muestra a Furtwängler con la Filarmónica de Berlín dirigiendo el Preludio de "Die Meistersinger von Nürnberg" (Los maestros cantores de Núremberg) para los obreros de la fábrica "AEG" (Allgemeine Elektricitäts-Gesellschaft), y en los galpones de la misma. Fíjense la cara de los obreros, hombres y mujeres, más la de soldados heridos:

    https://www.youtube.com/watch?v=FoU-iCT21fc

    ResponderEliminar
  23. A casi todo el mundo le gusta la música de Wagner, es imposible no darse cuenta de su inmenso genio y la lucha que emprendía en favor de la regeneración humana a través del arte. Debo decir que un día en que me sentía devastado, deprimido profundamente y triste oí la overtura del Rienzi y todas esas lágrimas de dolor, odio y tristeza se transformaron en lágrimas de alegría, amor, valentía y perdón a todos los seres vivos, esta música claramente no viene del odio, viene del amor más verdadero que uno puede imaginar. La música de Wagner me hace amar a mi prójimo como si fueran mis propios hermanos, me hace perdonar, me hace darme cuenta en qué estoy mal, de alguna manera ayuda a despertar la consciencia. El mismo sentimiento me lo da un Beethoven, un Bach (bien interpretado, no de manera mecanicista como es costumbre) un Mozart, de alguna manera esos 4 compositores me hacen sentir ese profundo amor por la vida, y encuentro muy estrecha su música a pesar de que sean estilos muy diferentes entre los 4 compositores, pareciera que tivieran la misma agenda, DESPERTAR LA CONCIENCIA, MOSTRARLE LAS PASIONES SUPERIORES A LOS HOMBRES. Wagner únicamente criticaba a los judíos a nivel artístico-cultural, pero recuerden que vivimos en un mundo donde puedes criticar a todos los cristianos, blancos y a toda la cultura occidental y nadie grita a los cielos "racista" pero si te atreves a criticar al judaísmo te llaman racista y anti-semita y ya por eso eres el peor ser humano de la tierra... es absurdo, toda cultura tiene un lado oscuro que criticar, nadie se salva. Y Wagner deja claro que la crítica que hizo los judíos era para su bien, los invitó a asimilarse, para eliminar el antisemitismo medieval y que precisamente no pasaran cosas como lo que pasó en la segunda guerra mundial.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.