10 de octubre de 2010

¿Quería Hitler la guerra?

Según se desprende de la mayoría de libros, la culpabilidad de la II Guerra Mundial recae indiscutiblemente en Adolf Hitler. Así ha pasado el Führer a la historia.  Para empezar, bueno es que el mismo Hitler diga algo al respecto:

- No es cierto que yo o cualquier otro en Alemania deseara la guerra en 1939. Ella fue deseada e instigada exclusivamente por aquellos estadistas internacionales que eran de origen judío o que trabajaban para los judíos. He hecho tantas ofertas para la reducción y limitación de armamentos, que la posteridad no siempre encontrará excusas para atribuirse la responsabilidad de esta guerra. Además, nunca he deseado que después de la Primera Guerra Mundial naciera una segunda contra Inglaterra o América... Sólo tres días antes de que estallara la guerra alemana-polaca, propuse al embajador británico  en Berlín una solución al problema alemano-polaco, similar a aquella para el territorio del Sarre, bajo control internacional. Tampoco puede impugnarse esta oferta. Fue rechazada sólo porque los círculos responsables de la política inglesa querían la guerra, en parte por la esperanza de hacer buenos negocios, y en parte bajo el impulso de una propaganda organizada por el judaísmo internacional. 

Esa era la opinión de Hitler en 1945, con la guerra a punto de finalizar. Pero dos décadas antes, Hitler dejó clara la política internacional que él quería en su libro Mi Lucha. Veamos algún pasaje aclaratorio:

- Sólo un territorio suficientemente amplio puede garantizar a un pueblo la libertad de su vida. Además, no hay que perder de vista que, a la significación que tiene el territorio de un estado como fuente directa de subsistencia, se añade la importancia que debe reunir desde el punto de vita político-militar, cuando un puble tiene asegurada su susbsistencia gracias al suelo que posee, deberá, sin embargo, preocuparse todavía de la manera de garantizar la seguridad de este suelo; seguridad que reside en el poder político general de un estado, el cual depende a su vez, en gran parte de la posición geográfico-militar del país. 

Más adelante Hitler dice:

- Nosotros los nacionalsocialistas , tenemos que sostener inquebrantablemente nuestro objetivo de política exterior que es asegurar al pueblo alemán el suelo que en el mundo le corresponde... Las fronteras de los estados las crean los hombres y son ellos mismos los que las modifican.

Ian Kershaw opina que Hitler, ya en 1937, "percibía intensamente, como demostraban sus comentarios en la reunión de Hossbach, que el tiempo corría en contra de Alemania. Él había llegado a la conclusión de que no podía limitarse a esperar pasivamente la evolución de los acontecimientos internacionales; como mucho en 1943-45 tenía que estar todo preparado para emprender una acción militar, antes si se presentaban las circunstancias adecuadas. Su entusiasmo por acelerar el impulso de expansionismo estaba parcialmente agudizado por un sentimiento creciente de que podría no quedarle mucho tiempo de vida para alcanzar sus objetivos."

David Irving, en su libro "El camino de la guerra" dice a propósito ya en 1936:  "Alemania, ordenó Hitler, debe ser capaz delibrar una guerra contra la Unión Soviética, porque una victoria del bolchevismo sobre Alemania significaría algo peor que un nuevo tratado de Versalles, significaría la aniquilación final , el exterminio de la nación alemana. Hitler anunció que debía resolver definitivamente los problemas económicos de Alemania aumentando su Lebensraum y, por tanto, también sus recursos de materias primas y de alimentos. En resumen, Hitler exigió dos cosas: ' En primer lugar, el ejército alemán debe estar preparado para la acción en cuatro años;  y en segundo lugar, también en cuatro años, la economía alemana debe estar preparada para la guerra'.

Sobre la guerra, sabemos cuál era la opinión de Hitler. Para él, era inevitable. En agosto de 1941 dijo:

- La vida es cruel. Nacer, existir, desaparecer, siempre la cuestión de la muerte. El que nace, debe morir. Que sea de enfermedad, a consecuencia de un accidente, o en la guerra no cambia nada. En cuando a los que sufren por la guerra, pueden encontrar  un consuelo pensando  que si se consiente su sacrificio  es para asegurar el porvenir del pueblo del que forman parte. 

Sobre la opinión que Hitler tenía de la imagen que podía quedar de él en la historia, Irving dice:

- A Hitler le importaba muy poco su propia imagen. A pesar de las buenas intenciones que muchos mostraron en este sentido, él  se resistió a cambiar su "gorra de cartero", sus botas arrugadas y aquel bigote pasado de moda y propio de los años treinta. Nunca le gustó la publicidad ni los laureles de la posteridad. En una ocasión escribió a Hans Lammers ordenando que si los ingleses inistían tanto en tener detalles de su vida para el Who's Who, sólo debían darse a grandes rasgos. Como explicó años más tarde durante una reunión secreta con sus generales en 1944, al protestar éstos por la severidad de las decisiones que afectaban al frente ruso: 'Me tiene sin cuidado lo que diga la posteridad'.

Creo que es un buen epitafio para Hitler. 

27 comentarios:

  1. me resulta gracioso cuando leo u oigo decir que el tratado de versalles preparó la segunda guerra mundial. Entonces de quien es la culpa? no quedamos que Hitler fue el único desencadenante de la misma?

    A mi me gustaría conocer el futuro de alemania, saber que sucederá con el futuro de europa, porque yo no me creo que el actual mapa de europa tenga vida mas allá de X años. El plan de versalles se impuso de nuevo al finalizar la segunda guerra pero cambiando las formas por un sadismo extremo, aplicando las mas radicales políticas de limpieza étnica y genocidas contra los germánicos. Polonia es un estado artificial, es el perfecto ejemplo de lo que se suele llamar un "estado cuña", creado matando o expulsando a los alemanes de las regiones de Pomerania, Silesia, Posen, Prusia, Danzig y Memel. Es sólo cuestión de tiempo de que la mordaza contra la libertad e independencia de los alemanes afloje, luego no será raro si surje un movimiento que reclame como suyos los terrenos robados y colonizados pero que sin embargo, por derecho natural e histórico, pertenecen a alemania. Aun asi suerte de que el plan del judio Morthengau se filtró a la prensa, porque churchil y roosvelt firmaron el decreto para provocar una hambruna con objetivo de despoblar alemania, como hizo stalin con hungria.

    Yo por mi parte reclamo que alemania deje de donar dinero anualmente a Israel, Polonia y a Rusia. Es ridículo que la víctima tenga de financiar a sus propios asesinos.Espero poder ser testigo del dia en que caigan todos los monumentos alemanes dedicados a los rusos y se denuncie la brutal explotación y chantaje del estado de Israel y sus acólitos que gobiernan los fondos económicos de los Estados Unidos.

    John

    ResponderEliminar
  2. Primera Parte

    Hola Nacho.
    Hola a todos los lectores y comentaristas del blog.

    Con anterioridad yo había plasmado mi opinión en entradas más antiguas del blog, pero este es él mejor momento para opinar creo yo. Hitler según pienso nunca deseo una guerra mundial similar o peor a la de 1914, lo que si quería Adolf era recuperar el orgullo alemán pisoteado por él cobarde tratado de Versalles él cuál limitaba severamente a Alemania en un amplio orden de cosas aquí resumo algunas de ellas:
    Alemania con la firma de este tratado reconocía su culpabilidad absoluta, quedaba sujeta a pagar millonarias indemnizaciones a los países vencedores, El Reich de Otto Von Bismarck fue eliminado para dar paso a la decadente República de Weimar muy similar a las democracias en las que vivimos actualmente, Alemania tuvo que entregar muchos territorios, Alemania fue desmilitarizada por dicha razón no podía tener unas Fuerzas Armadas decentes, ni un Ejército de verdad, ni una Armada de de verdad, ni una Fuerza Aérea, de ahí a que nacieran tantas milicias privadas estilo Freikorps y las futuras Sturmabteilung (SA) sección militar del NSDAP, si a eso agregamos los levantamientos armados marxistas al mando de la judía polaca Rosa Luxemburg en Berlín y él judío ruso Eugene Levine en Munich hizo que en Alemania existiera un sentimiento de frustración esto sirvió para que nazcan los nacionalismos de post guerra, el nacionalsocialismo fue evidentemente uno de ellos.

    Si vamos a lo de la Segunda Guerra Mundial, es cierto que Hitler hablaba del espacio vital en Mein Kampf, pero yo creo que cada persona ha interpretado esto de diferentes maneras lo que es peor a su conveniencia propia, habría que intentar transcurrirnos a la época en que él Führer escribió su libro, lo cual resulta difícil, pero no imposible (opinión mía). Lo que si quería Hitler era destruir el marxismo bolchevique que de no ser destruida la URSS, se expandiría por todo él mundo (cosa que ocurrió y Hitler lo sabía), Hitler no quiso enfrentarse a Inglaterra, en Mi Lucha describe que los británicos poseen una Armada poderosa en comparación a la de Alemania, otra prueba creo casi incuestionable es que Rudolf Hess haya efectuado ese viaje para pedir la paz, lo que no fue aceptado por Churchill, de ahí Hess estaría décadas preso solo por pedir la paz e inclusive lo tacharían de haber cometidos “crímenes contra la humanidad” (clásica acusación que solo al parecer vale para los nacionalsocialistas) hasta que lo encontraron ahorcado, yo pienso que lo asesinaron él mismo Hess había manifestado su voluntad de aclarar la verdad, dudo mucho esa versión oficial.

    Esta frase de Hitler me gusta mucho:

    “La vida es cruel. Nacer, existir, desaparecer, siempre la cuestión de la muerte. El que nace, debe morir. Que sea de enfermedad, a consecuencia de un accidente, o en la guerra no cambia nada. En cuando a los que sufren por la guerra, pueden encontrar un consuelo pensando que si se consiente su sacrificio es para asegurar el porvenir del pueblo del que forman parte.”

    Una gran verdad ciertamente ¿Quien puede escapar a la muerte? La respuesta es nadie todos algún día moriremos, la muerte es una ley de la naturaleza. Y en cuanto a que la vida es cruel eso es algo a mi juicio innegable, quien lo niega es porque se resiste a ver más allá de lo que sus ojos le dicen, por tanto la muerte no debería ser tomada como algo malo, más allá de aquella frase eso no significaba que Hitler no sintiese la perdida de uno de sus colaboradores o soldados. Eso si es muy distinto a que se deje impune a millones de criminales que hoy con la democracia la tienen fácil para cometer fechorías.

    ResponderEliminar
  3. Primera Parte

    Hola Nacho.
    Hola a todos los lectores y comentaristas del blog.

    Con anterioridad yo había plasmado mi opinión en entradas más antiguas del blog, pero este es él mejor momento para opinar creo yo. Hitler según pienso nunca deseo una guerra mundial similar o peor a la de 1914, lo que si quería Adolf era recuperar el orgullo alemán pisoteado por él cobarde tratado de Versalles él cuál limitaba severamente a Alemania en un amplio orden de cosas aquí resumo algunas de ellas:
    Alemania con la firma de este tratado reconocía su culpabilidad absoluta, quedaba sujeta a pagar millonarias indemnizaciones a los países vencedores, El Reich de Otto Von Bismarck fue eliminado para dar paso a la decadente República de Weimar muy similar a las democracias en las que vivimos actualmente, Alemania tuvo que entregar muchos territorios, Alemania fue desmilitarizada por dicha razón no podía tener unas Fuerzas Armadas decentes, ni un Ejército de verdad, ni una Armada de de verdad, ni una Fuerza Aérea, de ahí a que nacieran tantas milicias privadas estilo Freikorps y las futuras Sturmabteilung (SA) sección militar del NSDAP, si a eso agregamos los levantamientos armados marxistas al mando de la judía polaca Rosa Luxemburg en Berlín y él judío ruso Eugene Levine en Munich hizo que en Alemania existiera un sentimiento de frustración esto sirvió para que nazcan los nacionalismos de post guerra, el nacionalsocialismo fue evidentemente uno de ellos.

    Si vamos a lo de la Segunda Guerra Mundial, es cierto que Hitler hablaba del espacio vital en Mein Kampf, pero yo creo que cada persona ha interpretado esto de diferentes maneras lo que es peor a su conveniencia propia, habría que intentar transcurrirnos a la época en que él Führer escribió su libro, lo cual resulta difícil, pero no imposible (opinión mía). Lo que si quería Hitler era destruir el marxismo bolchevique que de no ser destruida la URSS, se expandiría por todo él mundo (cosa que ocurrió y Hitler lo sabía), Hitler no quiso enfrentarse a Inglaterra, en Mi Lucha describe que los británicos poseen una Armada poderosa en comparación a la de Alemania, otra prueba creo casi incuestionable es que Rudolf Hess haya efectuado ese viaje para pedir la paz, lo que no fue aceptado por Churchill, de ahí Hess estaría décadas preso solo por pedir la paz e inclusive lo tacharían de haber cometidos “crímenes contra la humanidad” (clásica acusación que solo al parecer vale para los nacionalsocialistas) hasta que lo encontraron ahorcado, yo pienso que lo asesinaron él mismo Hess había manifestado su voluntad de aclarar la verdad, dudo mucho esa versión oficial.

    Esta frase de Hitler me gusta mucho:

    “La vida es cruel. Nacer, existir, desaparecer, siempre la cuestión de la muerte. El que nace, debe morir. Que sea de enfermedad, a consecuencia de un accidente, o en la guerra no cambia nada. En cuando a los que sufren por la guerra, pueden encontrar un consuelo pensando que si se consiente su sacrificio es para asegurar el porvenir del pueblo del que forman parte.”

    Una gran verdad ciertamente ¿Quien puede escapar a la muerte? La respuesta es nadie todos algún día moriremos, la muerte es una ley de la naturaleza. Y en cuanto a que la vida es cruel eso es algo a mi juicio innegable, quien lo niega es porque se resiste a ver más allá de lo que sus ojos le dicen, por tanto la muerte no debería ser tomada como algo malo, más allá de aquella frase eso no significaba que Hitler no sintiese la perdida de uno de sus colaboradores o soldados. Eso si es muy distinto a que se deje impune a millones de criminales que hoy con la democracia la tienen fácil para cometer fechorías.

    ResponderEliminar
  4. Segunda Parte

    Me llama la atención cuando David Irving dice:

    “A Hitler le importaba muy poco su propia imagen. A pesar de las buenas intenciones que muchos mostraron en este sentido, él se resistió a cambiar su "gorra de cartero", sus botas arrugadas y aquel bigote pasado de moda y propio de los años treinta. Nunca le gustó la publicidad ni los laureles de la posteridad.”

    Precisamente yo no le denominaría “gorra de cartero”, aunque si es cierto que era una gorra distinta a la que usaba el resto del personal militar, creo que era una bella gorra militar y a la vez refleja su humildad. Lo de las botas es cierto, tú mismo Nacho has puesto una fotografía, la cuarta si no me equivoco donde Hitler intenta esquivar un obstáculo y va con un Generalfeldmarschall detrás suyo al que identifico por el bastón que este porta, ahí se puede apreciar que dichas botas están arrugadas y lo del bigote lo pueden considerar pasado de moda, pero creo que era un buen detalle para él Führer, ahora resulta divertido parodiarlo, pero en entonces ese conocido mostacho no era gracioso, sus enemigos lo convirtieron en gracioso que es distinto.

    Casi siempre lo digo, Hitler fue un hombre humilde en un amplio orden de cosas, solo miren su uniforme, era casi como él de un soldado raso, no se invento condecoración alguna a excepción de la del Partido, o galón para lucirlo sobre sus hombros, él tan solo usaba las medallas que gano, y no eran todas las que lucía, Hitler se limitaba a llevar en el brazo izquierdo un águila amarilla sujetando una esvástica.

    Muy cierto John Alemania debería dejar de donar dinero a Israel, Polonia y a Rusia, pero es obra de los judíos que estas cosan sigan ocurriendo, los alemanes actúan bajo presión, ellos cargan con un peso muy elevado sobre sus espaldas por culpa de la propaganda de los vencedores (los Aliados los buenos jaja), que han hecho que ser alemán sea sinónimo de nazi, genocida, maldad, pero resulta que contra el marxismo y el capitalismo (Matrimonio con peleas pero matrimonio socios) que trabajan para los intereses judíos resulta muy difícil una critica.

    Y como bien señalas se cae en una contradicción tremenda al decir que la II Guerra Mundial fue consecuencia del Tratado de Versalles y luego resulta que toda la culpa recae sobre Hitler, es parecido a eso que dicen de que las razas no existen, pero a su vez intentan demostrar a toda costa que Hitler era de” raza judía y africana” ¿Cómo era él asunto no decían que las razas no existían? Ese es otro ejemplo de contradicciones mal intencionadas con un propósito particular “dividir y confundir”.

    Yo no vivo en Europa, pero me preocupa mucho la situación que presenta él antiguo continente, yo no veo que las cosas mejoren, al contrario van de mal en peor y pienso parecido a ti cuando dices que no sería raro que surja un movimiento que reclame los territorios que Alemania perdió luego de ambas guerras mundiales, creo que casi no hay cosa que duré para siempre. Por ejemplo por años se culpo a Hitler de lo sucedido en Katyn, pero se tuvo que reconocer que fueron los soviéticos quienes cometieron dicho acto por ordenes de Stalin (otro héroe sarcasmo mío), las cosas tardan, llegara el día en que Estados Unidos y los judíos pierdan todo ese poder que han conseguido, se derrumbaran por dentro, esa es la razón por la cual se persigue tanto a quienes quieren investigar el “Holocausto”, ahí reside parte de su poder, por eso tantas medidas de “intimidación democráticas” contra quienes no creemos en él denominado “Holocausto”.

    Saludos Nacho.
    Saludos John.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Hola gracias John y Doble por vuestros comentarios. Voy a estar una semana fuera. Así que intentare publicar los comentarios a tiempo. Perdonad si no respondo o tardo en publicarlos. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes Nacho, se agradece que tomes él tiempo de ser tan considerado con quienes comentamos en él blog. Este ha resultado él único sitio donde puedo comentar sin recibir insultos, difamaciones y amenazas. Como te lo dije hace un tiempo Nacho esos comentarios que solo buscan descalificar y agredir no deberías publicarlos (lo digo en situación de que él insulto escrito sea para mi). Porque precisamente esa ha sido una de las razones por las que me he retirado de otros lugares que visitaba en él pasado, detesto a las personas que solo ofenden.

    Saludos Nacho, espero que esa semana que estarás fuera sea agradable dentro de lo posible.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el tema Nacho. Qué valor puede tener lo que digamos unos cuantos admiradores de Hitler? O lo que digan aquellos que entran en un Foro temático sobre Hitler? Yo estoy totalmente de acuerdo con las opiniones vertidas aquí, pero voy a citar dos fuentes, anterior una y coetánea la otra, de Adolf Hitler.

    La Primera son los Protocolos de los Sabios de Sión (una vez más), donde no sólo se preveían los conflictos bélicos que asolaron Europa en menos de medio siglo, sino además toda una corriente y estado de cosas que no pueden ser más ciertas a tenor de la evolución histórica mundial.

    El segundo, el más acreditado, y menos sospechoso de Germanofilia, es el ya mencionado en otros temas John Maynard Keynes, Economista Británico cuyas reglas económicas se siguen aún en todos los países de economía de mercado, o Liberalismo económico. En su libro las Consecuencias Económicas de la Paz pone de relieve que las condiciones impuestas por la Sociedad de Naciones - Judaísmo Internacional, darían lugar a un drástico descenso de la producción alemana, que junto con las obligaciones que imponían las reparaciones de guerra darían como resultado un sustrato demográfico de población sin recursos suficientes para subsistir, y una guerra en ciernes por ese motivo en Europa.

    H.U.R.

    P.D. Hitler siempre supo identificar a su enemigo, los aliados no supieron identificar las necesidades de su pueblo, pero sus gobiernos siempre tuvieron la habilidad de colmar anelos personales y individualistas con cargo a sus gobernados.

    ResponderEliminar
  8. Para analizar lo que Hitler quiso que trascendiera sobre su responsabilidad en la guerra puede comprobarse en un célebre discurso que se conservó entre los fondos de su biblioteca y que he parafraseado y expuesto en mi obra “Libros para el Führer”. Es curioso comprobar como las argumentaciones de Hitler al contraponerse a Roosevelt recuerdan a las de algunos discursos de Castro o Chávez. En todo caso habría que ver si son pura propaganda las cifras usadas por el Führer (62.000 alemanes étnicos asesinados en Polonia en 1939, antes de declararse la guerra) y los supuestos documentos incautados en Varsovia –yo así lo creo-. Es evidente también que Hitler ignoraba intencionadamente los logros sociales de Roosevelt con su política del "New Deal" en Estados Unidos. Copio una cita de mi libro:

    - Hitler, Adolf. Discurso ante el Reichstag alemán el 11 de diciembre de 1941 sobre la responsabilidad de la guerra de Franklin D. Roosevelt (Berlín, Greve 1941).

    Este último discurso de Hitler en el que justificó la declaración de guerra a Estados Unidos en diciembre de 1941 se tradujo a muchos idiomas, entre ellos al español, como pieza de propaganda internacional. En la argumentación de su discurso, Hitler responsabilizaba directamente del desencadenamiento de la guerra al presidente Franklin D. Roosevelt, un hombre “con una diabólica falta de conciencia”.
    En los meses anteriores a septiembre de 1939, la tensión entre Polonia y Alemania se hizo insostenible debido a la violencia ejercida o permitida por el Estado polaco contra sus ciudadanos de origen alemán: Hitler da una cifra de 62.000 asesinatos en época de paz. El Reich propuso unas negociaciones razonables a Polonia, que incluían garantías, plebiscitos y otras compensaciones para solucionar pacíficamente el “injusto despojo territorial” sufrido por Alemania en el Dictado de Versalles. Sin embargo, estas propuestas chocaron repetidamente con la oposición de los gobernantes polacos; “¿Cómo pudo arriesgarse un Estado tan insignificante no sólo a rechazar las proposiciones, sino también a continuar su persecución a los alemanes?” –se preguntaba y se respondía a continuación el mismo Hitler-: los documentos incautados en Varsovia confirmaron que durante el último año Roosevelt había presionado al gobierno polaco en ese sentido.
    ¿Cuál es la causa del brutal odio del Presidente norteamericano hacia Alemania? De nuevo Hitler tenía la respuesta infalible que retrotrae retóricamente a las tan divergentes biografías de Roosevelt y la suya propia. El americano es el símbolo de la clase plutocrática, destinado cómodamente por sus antecedentes familiares a la élite del poder. Él, en cambio, representa el esfuerzo personal desde la nada hasta la dirección del Estado en una época de dificultades brutales. Los dos alcanzaron el poder al mismo tiempo, con algo en común: hacer frente a una crisis económica mundial con sus secuelas terribles de paro, miseria y caos. Ahora bien, mientras Alemania logró superar la crisis y alcanzar en pocos años un nivel extraordinario de bienestar social y justicia, las recetas capitalistas de Roosevelt sólo cosechaban fracasos y cada vez más paro. Este contraste tuvo que resultar insoportable al Presidente y a su camarilla de asesores judíos, que volcaron la frustración interna hacia la creación de un enemigo exterior, que ofrecía un verdadero modelo de éxito económico y social y que por lo tanto había que hacer desaparecer. La consigna fue evitar a toda costa una solución pacífica en los contenciosos con Polonia y enquistar lo más posible los problemas. Por eso la declaración de guerra del 1 de septiembre de 1939 fue inevitable y la responsabilidad sólo le correspondió al máximo mandatario de Estados Unidos.

    JBL

    ResponderEliminar
  9. Para analizar lo que Hitler quiso que trascendiera sobre su responsabilidad en la guerra puede comprobarse en un célebre discurso que se conservó entre los fondos de su biblioteca y que he parafraseado y expuesto en mi obra “Libros para el Führer”. Es curioso comprobar como las argumentaciones de Hitler al contraponerse a Roosevelt recuerdan a las de algunos discursos de Castro o Chávez. En todo caso habría que ver si son pura propaganda las cifras usadas por el Führer (62.000 alemanes étnicos asesinados en Polonia a en 1939, antes de declararse la guerra) y los supuestos documentos incautados en Varsovia –yo así lo creo-. También creo que Hitler ignoraba intencionadamente los logros sociales del New Deal de Roosevelt. Copio una cita de mi libro:

    - Hitler, Adolf. Discurso ante el Reichstag alemán el 11 de diciembre de 1941 sobre la responsabilidad de la guerra de Franklin D. Roosevelt (Berlín, Greve 1941).

    Este último discurso de Hitler en el que justificó la declaración de guerra a Estados Unidos en diciembre de 1941 se tradujo a muchos idiomas, entre ellos al español, como pieza de propaganda internacional. En la argumentación de su discurso, Hitler responsabilizaba directamente del desencadenamiento de la guerra al presidente Franklin D. Roosevelt, un hombre “con una diabólica falta de conciencia”.
    En los meses anteriores a septiembre de 1939, la tensión entre Polonia y Alemania se hizo insostenible debido a la violencia ejercida o permitida por el Estado polaco contra sus ciudadanos de origen alemán: Hitler da una cifra de 62.000 asesinatos en época de paz. El Reich propuso unas negociaciones razonables a Polonia, que incluían garantías, plebiscitos y otras compensaciones para solucionar pacíficamente el “injusto despojo territorial” sufrido por Alemania en el Dictado de Versalles. Sin embargo, estas propuestas chocaron repetidamente con la oposición de los gobernantes polacos; “¿Cómo pudo arriesgarse un Estado tan insignificante no sólo a rechazar las proposiciones, sino también a continuar su persecución a los alemanes?” –se preguntaba y se respondía a continuación el mismo Hitler-: los documentos incautados en Varsovia confirmaron que durante el último año Roosevelt había presionado al gobierno polaco en ese sentido.
    ¿Cuál es la causa del brutal odio del Presidente norteamericano hacia Alemania? De nuevo Hitler tenía la respuesta infalible que retrotrae retóricamente a las tan divergentes biografías de Roosevelt y la suya propia. El americano es el símbolo de la clase plutocrática, destinado cómodamente por sus antecedentes familiares a la élite del poder. Él, en cambio, representa el esfuerzo personal desde la nada hasta la dirección del Estado en una época de dificultades brutales. Los dos alcanzaron el poder al mismo tiempo, con algo en común: hacer frente a una crisis económica mundial con sus secuelas terribles de paro, miseria y caos. Ahora bien, mientras Alemania logró superar la crisis y alcanzar en pocos años un nivel extraordinario de bienestar social y justicia, las recetas capitalistas de Roosevelt sólo cosechaban fracasos y cada vez más paro. Este contraste tuvo que resultar insoportable al Presidente y a su camarilla de asesores judíos, que volcaron la frustración interna hacia la creación de un enemigo exterior, que ofrecía un verdadero modelo de éxito económico y social y que por lo tanto había que hacer desaparecer. La consigna fue evitar a toda costa una solución pacífica en los contenciosos con Polonia y enquistar lo más posible los problemas. Por eso la declaración de guerra del 1 de septiembre de 1939 fue inevitable y la responsabilidad sólo le correspondió al máximo mandatario de Estados Unidos.

    ResponderEliminar
  10. Para analizar lo que Hitler quiso que trascendiera sobre su responsabilidad en la guerra puede comprobarse en un célebre discurso que se conservó entre los fondos de su biblioteca y que he parafraseado y expuesto en mi obra “Libros para el Führer”. Es curioso comprobar como las argumentaciones de Hitler al contraponerse a Roosevelt recuerdan a las de algunos discursos de Castro o Chávez. En todo caso habría que ver si son pura propaganda las cifras usadas por el Führer (62.000 alemanes étnicos asesinados en Polonia a en 1939, antes de declararse la guerra) y los supuestos documentos incautados en Varsovia –yo así lo creo-. También estoy seguro que Hitler ignoraba intencionadamente los logros sociales de su antagonista con su política de “New Deal”. Copio una cita de mi libro:

    - Hitler, Adolf. Discurso ante el Reichstag alemán el 11 de diciembre de 1941 sobre la responsabilidad de la guerra de Franklin D. Roosevelt (Berlín, Greve 1941).

    Este último discurso de Hitler en el que justificó la declaración de guerra a Estados Unidos en diciembre de 1941 se tradujo a muchos idiomas, entre ellos al español, como pieza de propaganda internacional. En la argumentación de su discurso, Hitler responsabilizaba directamente del desencadenamiento de la guerra al presidente Franklin D. Roosevelt, un hombre “con una diabólica falta de conciencia”.
    En los meses anteriores a septiembre de 1939, la tensión entre Polonia y Alemania se hizo insostenible debido a la violencia ejercida o permitida por el Estado polaco contra sus ciudadanos de origen alemán: Hitler da una cifra de 62.000 asesinatos en época de paz. El Reich propuso unas negociaciones razonables a Polonia, que incluían garantías, plebiscitos y otras compensaciones para solucionar pacíficamente el “injusto despojo territorial” sufrido por Alemania en el Dictado de Versalles. Sin embargo, estas propuestas chocaron repetidamente con la oposición de los gobernantes polacos; “¿Cómo pudo arriesgarse un Estado tan insignificante no sólo a rechazar las proposiciones, sino también a continuar su persecución a los alemanes?” –se preguntaba y se respondía a continuación el mismo Hitler-: los documentos incautados en Varsovia confirmaron que durante el último año Roosevelt había presionado al gobierno polaco en ese sentido.

    ResponderEliminar
  11. Nacho:

    A propósito de tu tema, en You Tube subieron un documental donde aparecen los descargos alemanes por la responsabilidad de la guerra. Por lo menos es el primero que conozco y he visto. Se titula "¿La guerra de Hitler?". Te dejo los links a las 10 partes:

    http://www.youtube.com/watch?v=PFh3bmOeMlo&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=y57Xp9vGBNc&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=5BmY5vr0Xms&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=DZv9jkkxfHI&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=WxJaVGumqJM&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=6Q2faebopq4&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=_qjPv2PoQJ4&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=G6bI33Lt9qU&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=fL8bzmW39Mk&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=5tapGjWcDZ4&feature=related

    Sería interesante que lo vieras. A mi me parece novedoso por que es un punto de vista vedado por la historiografía oficial y los medios de comuniación.

    Respecto a lo que dice JBL sobre sus dudas por lo de la crisis germanofóbica en Polonia, le recomiendo que investigue más a fondo y busque información en esta página, donde hay libros de esa época, en alemán:

    http://wintersonnenwende.com/scriptorium/deutsch/archivindex.html

    y en inglés:

    http://wintersonnenwende.com/scriptorium/english/archivesindex.html

    En la parte de libros en inglés hay uno escrito por el británico Bertram de Colonna en 1939 denominado "Poland from the Inside" donde se describen estos hechos.

    También hay otros libros que le pueden servir para investigar más a fondo estos temas y por lo mismo tener una visión más amplia de los mismos, por la oportunidad de escuchar la otra versión de los hechos y así poder contrastar con la historia oficial y tener una visión más objetiva, y no tan maniquea, de los mismos. Le recomiendo a JBL que le heche una hojeada a la página. Es muy interesante.

    Respecto a lo que dice John de que Polonia es un estado artificial, discrepo. Polonia es una nación, y como estado nacional no es un artificio. Lo que si han sido artificiales son sus fronteras modernas, tanto las de Entreguerras como las actuales. Polonia siempre debió tener como fronteras lo que correspondía a su espacio etno-lingüistico. Ahora, que Polonia fue usada como estado tampón entre Alemania y la URSS en su resurgimiento como estado nacional, eso es evidente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola a todos.

    Vergüenza me da hacer esta pregunta a alguien de la talla de JBL. Aclaro que soy un simple admirador de Hitler (en este foro puedo tildarme de tal, pues la inmensa mayoría de los foristas sabemos a qué me refiero) y que mis conocimientos de Historia son notoriamente limitados, siendo mi profesión algo tan distante como son las Ciencias Matemáticas.

    Ese bienestar que Ud. alude, ¿no fue posible gracias a los bienes obtenidos de los judíos exterminados y al trabajo esclavo de los mismos? Repito que por estar en este foro desde hace ya un largo tiempo, comparto la visión de la mayoría de los miembros con respecto a la figura de Hitler (especialmente la de Nacho), pero esta duda no me permite avanzar en la comprensión del tema.

    Saludos a todos,
    Iván

    ResponderEliminar
  13. Hola ivan. El exterminio de los judíos es una fábula y forma parte de la mitología hebrea. Si quieres dame tu correo y hablamos de ello distendidamente, ya que es un tema que ya ha sido muy estudiado y cae por su propio peso se mire por donde se mire. El mito del holocausto sólo puede existir gracias al problema de la doble interpretación de sucesos, pero no existe ninguna sola prueba demostrativa del holocausto que pueda pasar un estudio pericial o una investigación.

    El trabajo esclavo de los judios se practicó durante los años mas duros de la guerra, por lo que no tuvo ninguna influencia en el estado del bienestar alemán. Creo que fue a partir del 39 o 40 cuando los judios pasaron a formar parte, forzosamente, de la industria alemana.

    Sobre si la expropiación de riquezas judias fue de mucho beneficio para el estado alemán, lo desconozco.

    john

    ResponderEliminar
  14. JBL dijo

    Iván: yo personalmente no siento ninguna simpatía por Hitler. Me interesa desde el punto de vista histórico en contextos intelectuales muy concretos. No creo que la represión de los judíos (en 1941 todavía no exterminio) tuviera nada que ver con los "logros" sociales y económicos del Tercer Reich. Sencillamente, la naturaleza del régimen requería que cada año se produjera un gran éxito en el terreno internacional. Hitler pensó, que con el pacto con Stalin, el éxito de 1939 podía ser el de la cuestión polaca. Ahí falló en su apreciación y atribuyó la obstinación del gobierno polaco a la presión de intereses judíos desde Estados Unidos. Fueran o no verdaderos estos intereses, lo evidente es que falló como estadista, acaso porque se vio apremiado por la posible falta de legitimación interna si no encadenaba un nuevo éxito a los de los años anteriores (Sarre, Austria, Checoslovaquia...)

    JBL

    ResponderEliminar
  15. Yo también tengo una opinión al respecto. Si bien excluyo del resurgimiento de Alemania, como factor principal, las expropiaciones a Judíos, no niego que éstas contribuyeran de forma significativa y a corto plazo, desde su aplicación, a mejorar el estado de las arcas (se limitan a una Orden Ministerial del 12.11.1938 y otra del 21.2.1939. La primera impone el pago de una Indemnización al Estado por parte de los Judíos de Mil millones de Marcos. La Segunda impone la entraga en el plazo de dos semanas de todo el Oro, Platino, Plata, Perlas y Piedras Preciosas por parte de los judíos al Estado), Habida cuenta de la enorme riqueza que esta élite social, religiosa y Racial amasó, especialmente en el periodo de entreguerras y en un Estado esencialmente corrupto como fue la República de Weimar (Pero esto no ocurrió al advenimiento del III Reich, sino más tarde). De hecho, coincido con John en el hecho de que la incorporación forzosa de los Judíos a la Industria Alemana no se produjo hasta entrados los años 40. No obstante en las leyes raciales del III Reich, los judíos ya fueron privados, si no de sus pertenencias, si de sus derechos como ciudadanos y de sus posibilidades de prosperar merced a una igualdad formal ante la Ley, que aplicada a una Oligarquía, como la configuraban y configuran hoy día los Judíos, dio como resultado el florecimiento de su corporativismo excluyente a expensas de la población local. Es presumible entonces que destinaran la inmensa mayoría de sus bienes a su permanencia en un Estado Hostil, o a abandonarlo de forma más o menos definitiva (recordemos que las Órdenes Ministeriales de Göring datan de 1938 y 1939 respectivamente). No fue sino en el preciso momento de su deportación masiva a territorios del Este (años 40) cuando TODOS sus bienes, inmuebles y obras de arte, esencialmente, fueron completamente despojados de su patrimonio y pasaron al del Estado Alemán.

    Ahora bien. Quiero argumentar muy seriamente acerca de lo anecdótico de este enriquecimiento "injusto" en comparación con la Floreciente Industria Alemana. La IG Farben, VolksWagen, Porsche, Opel, Krupp, Junker, Messerschmidt, BMW y un largo etcétera de empresas alemanas con sólidas bases económicas, humanas y técnicas, algunas preexistentes y otras nacidas del, o por intercesión del N.S.D.A.P. fueron las verdaderas impulsoras, de los planes económicos del III Reich. Sistema Capitalista, si. Pero profundamente intervenido por el Estado, y no liberal como el de las Democracias Occidentales. El Capitalismo Planificado consistió en aquellos días en alinear la actividad de las empresas a los intereses Estatales y a las NECESIDADES del Pueblo con exclusividad, así como a una limitación porcentual en el margen de beneficios y un reparto porcentual de los mismos en las platillas de las empresas (que supuso incentivo y mejora en el nivel económico medio). Así pues se produjo una redistribución cási instantánea de la riqueza del País que fue posible por la fortaleza del Estado, la devoción de los Ciudadanos y el grado de consciencia y aceptación del sacrificio de los Empresarios, que en poco tiempo vieron recompensada su fe con el florecimiento de un sistema económico, que colmó con creces, con el aumento del consumo, su pérdida inmediata de beneficios debido a su limitación porcentual. Todo ello sin modificar reglas de competencia, sino orientando, focalizando y limitando la actividad empresarial (Matemática pura: 10% 1000 veces es más que 50% 10 veces)

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  16. Y hay algo más. La Ley para la Supresión de las necesidades del Pueblo y del Estado. Por la que Hitler Unifica los cargos de Canciller del Reich y Presidente de la República, tras la muerte del Mariscal Hindemburg y bajo la Nomenclatura de Führer, le otorgan los plenos poderes y el juramento personal de fidelidad de la Wehrmacht que le posibilitan dar cumplimiento a sus 25 puntos programáticos. Y he aquí el motivo más potente del resurgimiento alemán. El cese del cumplimiento con las reparaciones de Guerra impuestas por el Tratado de Versalles y la Recuperación de sus territorios y posibilidad, más tarde materializada, de anexión con Austria le ofrecían al III Reich, no sólo la ocasión de deshacerse de manera instantánea de los injustos gravámenes del "Dictat", sino, además, recobrar sus principales Regiones productivas de las que fueron privados en el mismo: Alsacia-Lorena, Sarre, Alta Silesia, Sudetes... etc Cuencas mineras y betas de carbón esenciales para la reactivación de una industria sólida, y regiones pobladas por Germanoparlantes y población fenotípicamente Germana.

    ¿Por qué entonces esperaron los aliados occidentales a la recuperación de las tierras Alemanas bajo dominio Polaco? ¿A qué se debe la torpeza de ligar las declaraciones de guerra de Francia y Gran Bretaña a la invasión de Polonia cuando fueron dos Estados, y no uno, los que la invadieron? Y ¿por qué se le declaró la Guerra a Alemania, y no a la URSS, si la causa objetiva era la agresión contra Polonia? Evidente. El sistema económico Alemán basado en Capitalismo Planificado, Autocracia y Autarquía revelaron al mundo las deficiencias del Liberalismo económico y la Democracia. Y si no fuera por la propaganda aplicada desde la pos Guerra hasta nuestros días ese agujero jamás habría sido tapado, u ocultado a la vista de la población, al menos.

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  17. Sólo una puntualización a mi, ya de por si, extensa explicación. Con mis disculpas para aquellos a quienes estos temas no les sean novedosos o de interés. Este mes, concretamente el día 3 de Octubre de 2010 es el día que formalmente Alemania ha terminado de pagar todas sus reparaciones de guerrra e intereses anexos que se establecieron en el Tratado de Versalles. Increíble pero Cierto. A las indemnizaciones impuestas en favor de Israel y a las dimanantes de la segunda Guerra Mundial se añadieron las aún no saldadas en el Trtado de versalles, que sólo 90 años después han terminado de pagarse (Teniendo en cuenta el peso específico de la economía Alemana en Europa, imaginemos el calado de la vergüenza impuesta a la Más Grande Nación Europea). No entraré a valorar por quién fue impuesta, ni hasta qué punto ha sido desproporcionada y carente de equidad. Todas las indemnizaciones económicas que paguen resultarán anecdóticas en contraste con la
    Humillación de su división durante 45 años y la violación sistemática de sus mujeres por el Ejército Rojo hace 65.

    H.U.R.

    ResponderEliminar
  18. Dejo una noticia que se que no tiene mucho de sorprendente, pero aquí pongo el link por si alguien le interesa:

    http://www.clarin.com/sociedad/exhibe-Berlin-primera-muestra-Hitler_0_355164691.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Gracias aun estoy de viaje en cuanto vuelva comento lo de la exposición de Hitler. Un saludo a todos y perdonad que no escriba pero me resulta imposible.

    ResponderEliminar
  20. Es posible que Hitler haya estado en la ciudad turística de Mar del Plata (Argentina)? Durante un período cortisimo de tiempo, supongo que de "vacaciones"

    ResponderEliminar
  21. Hola a todos, perdonar por la siguiente pregunta pero no sabía donde podía postearla.
    ¿Es verdad que Angela, la hija del padre de Hitler en su anterior matrimonio, y por tanto su hermanastra, formaba parte de la liga por la amistad Judeo-Alemana?
    Esto lo he estado leiendo en esta página y la verdad es que me ha sorprendido mucho, ya que no tenía conocimientos de ello y quería que me lo comentaseis.
    Muchas gracias y perdonar que no siga el hilo de este post.

    ResponderEliminar
  22. Hola a todos.

    Muchas gracias, JBL, por su respuesta. Por razones obvias, deberé leer más al respecto para poder comprenderla totalmente.

    Nacho:
    Viendo el mensaje del Anónimo, creo que sería bueno que hicieras una sección titulada "Temas Varios" o algo similar, donde podamos escribir preguntas o comentarios que no estén relacionados con tus notas (y que hasta puedan inspirarte otras nuevas). ¿Qué piensas al respecto?

    ResponderEliminar
  23. es evidente que hitler no deseaba la guerra, el tenia grandes proyecyos para berlin, linz y otras ciudades alemanas, es idiota pensar que tuviera esos planes y por otra parte deseara la guerra, ya sabemos que los judios son expertos en la manipulacion de masas, por eso no hay dia en que no difamen al fuhrer.

    ResponderEliminar
  24. JBL, me llama mucho la atención que llames "éxito" a la invasión de países, usurpando sus libertades y con la consecuente represión de la población que se oponga. Es un eufemismo excesivo.

    A todos los que creen que Hitler no quería "la guerra", les diré que lean las memorias de los que estuvieron cerca de él en los años previos que han llegado hasta nosotros. La quería y la planificó con bastante antelación. Claro que quería la guerra. ¿La invasión de Polonia no la quiso Hitler? ¿No fue eso acaso una guera? ¿Y la de la Unión Soviética? Si eso no es una guerra, no sé qué os creéis que lo es. Por supuesto, lo que no quería era una guerra tal como se desarrolló, porque perdió. Quería ir invadiendo países que consideraba más débiles uno tras otro, hasta ir tragando peces más grandes. Pero no era un gran estratega y todo salió como sabemos.

    ResponderEliminar
  25. Para anónimo del 8 de noviembre a las 00:57
    Que Hitler tuviera proyectos para varias ciudades alemanas no demuestra que no quisiera la guerra, sino que pensaba que las ganaría. Lógicamente, nadie empieza una guerra si cree que va a perderla.

    Soy el autor de este comentario y el inmediatamente anterior y soy historiador y, creedme, sé de lo que estoy hablando en ambos.

    FK

    ResponderEliminar
  26. Creo que la respuesta no es un sí o un no, Hitler tenía un objetivo y para conseguirlo estaba dispuesto a entrar en guerra, pero esto no significa desear la guerra,sinó provocar acciones con muchas posibilidades de desencadenar una guerra. Creo que invadiendo Polonia él creía que lo más probable era que GB y Francia no se atrevieran declararle la guerra, tal como ocurrió con la invasión de Checoslovaquia. La guerra que consideraba más probable era entre Alemania y la URRS a partir de 1940 o quizás más adelante, jamás quiso entrar en guerra con los aliados, pero quien juega con fuego se quema, y en este caso su juego le costó la vida a millones de personas. Una vez leí que en una ocasión pronunció la frase "Danzing vale una guerra?", quizás alguien pueda confirmarme si realmente es suya, creo que resume bien sus expectativas antes de la guerra.

    ResponderEliminar
  27. Me gustó mucho el blog

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.