14 de abril de 2009

El Führer bebe dos copitas de vino


Como es sabido Hitler fue abstemio durante toda su vida... justo al contrario que su fotógrafo y amigo Hoffmann. Este hecho les llevaba en muchas ocasiones a discutir el asunto. También es conocido el insomnio de Hitler así que Hoffmann le recomendaba tomarse unas copitas antes de acostarse como remedio.  Hitler le decía entonces:

- No me gusta el vino. Me da siempre la impresión de que es una especie de vinagre. No obstante, de joven, intenté algunas veces beber vino; pero, a no ser añadiéndole azúcar, nunca he podido tragarlo. 

A Hoffmann esto le parecía una auténtica aberración. 

- Estoy seguro de que tiene toda la razón. Con toda probabilidad conoce usted mi bodega mucho mejor que yo, Hoffmann.

Curiosamente en ese momento Hitler envió a buscar una botella que Hoffmann escogió. Y ante el asombro de éste se bebió dos vasos y exclamó:

- ¡Por Júpiter! Este vino es excelente.

Hoffmann se puso muy contento, sobretodo cuando el Führer anunció que tenía sueño y que quería acostarse. Al día siguiente dijo:

- He roncado como un trompo. Ahora bien, a pesar de ello, no volveré a beber vino. Usted sabe, Hoffmann, que el vino hace ver la vida de color rosa (lo pronunció en francés). Ahora bien, un juicio no puede ser imparcial de no ser convebido por un espíritu frío, el de un hombre cuyo estómago sea por completo sobrio. Ocurre que al principio el enfermo toma el vino como un medicamento; después la dossis diaria se convierte en hábito agradable. Eso puede estar muy bien para usted, mi querido amigo; pero no para mi.

Como vemos, Hitler fue una persona capaz de controlarse, muy al contrario que sus rivales Churchill o Stalin, que fueron unos grandes bebedores. 

3 comentarios:

  1. Nacho, el libro de Emmy Goring, como te comenté es una edición limitada a 1.500 ejemplares.
    No lo encontré ni el Corte Inglés, ni en varias librerías locales donde tienen siempre todas las novedades.... Lo encontré (sólo tenían uno), y de casualidad, en el Carrefour!!! Si ver para creer.
    Suerte con la búsqueda.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, pues iré al Carrefour... y si no lo encuentro lo pediré a Iberlibro que sí lo he visto ahí.Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Pedroboso:

    He seguido tu consejo y he comprado el libro en el Carrefour. Quedaban dos ejemplares. Tiene muy buena pinta. La edición es buena y la letra muy densa... así que ya lo comentaremos cuando lo lea... gracias!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.