17 de julio de 2012

Carta de Hitler al presidente von Hindemburg

En noviembre de 1932 Hitler envió esta carta al Presidente de la república von Hindemburg.

RUEGO A VUESTRA EXCELENCIA ME CONCEDA LA MÁXIMA AUTORIDAD Y PODER

Después de seis meses de gobierno, el gabinete Papen -como había predicho- ha quedado completamente aislado dentro de Alemania y a su vez ha llevado a ésta a un aislamiento con respecto al exterior.

Si hoy un gobierno tuviera que recoger esta terrible herencia política... su acción sólo podrá tener éxito siempre que hacia él confluyan una autoridad desde arriba y una fuerza desde abajo igualmente grandes y potentes.

Si yo, en calidad del movimiento nacionalsocialista, he sido nuevamente llamado a Berlín por vuestra excelencia para colaborar en la solución de esta gravísima crisis de nuestro pueblo, podré hacerlo, según mi mejor ciencia y conciencia y mi juicio, siempre que el movimiento y yo mismo obtengamos la autoridad que es necesaria para llevar a cabo esta función, pero que también compete al movimiento en virtud de su fuerza. En efecto, la ineludible necesidad de poner a Alemania por encima de partidos, será reconocida solo cuando se le asigne en anticipo al movimiento más fuerte, como factor de negociación, la posición que hasta ahora vuestra excelencia ha conferido a todos los representantes del poder presidencial. Esta exigencia no es menos justificable desde el punto de vista de la equidad...

Puedo asegurarle a vuestra excelencia mi firme decisión de formar un gabinete presidencial propuesto por mí, sujeto a mi dirección y aceptado por vuestra excelencia, con todas las premisas constitucionales necesarias para un largo y fructífero mejoramiento de nuestro pueblo política y económicamente arruinado. Por este motivo, dirijo a vuestra excelencia un solo ruego, el de otorgarme por lo menos, tanta autoridad y poderes como los que antes que yo recibieron hombres que por su parte podían contribuir igual que yo, a valorar la autoridad y el prestigio del nombre de vuestra excelencia. No obstante, como estoy obligado a causa de la Constitución a tener en cuenta a los partidos para el legal funcionamiento del futuro gobierno, llevo conmigo, señor Presidente del Reich, al partido más grande de todos. Pero mi nombre y la existencia de este gran movimiento alemán, son garantías que se verían anuladas, necesariamente, por un fracaso en nuestros esfuerzos. En tal caso, señor Presidente del Reich, yo no veo después de nosotros una dictadura militar, sino el caos bolchevique. 

Si después de tuviera que persistir en el propósito de volver a formas de gobierno de viejo sello parlamentario, entonces sería necesario, a mi parecer, dar a conocer esta voluntad de vuestra excelencia. Sin embargo, en este caso, me permito con todo respeto, llamarle la atención sobre las repercusiones de una decisión semejante. Yo las lamentaría profundamente. 

Permítaseme, para concluir, rogar a vuestra excelencia tener en debida cuenta mis motivaciones y desistir del intento de darle esta solución a la crisis. 


16 comentarios:

  1. Nacho estos articulos si llegase a captarlo objetivamente el mundo entero el antinazismo solo seria un autentico hito.
    La verdad es que la figura de hitler es u instrumento hoy mas en dia, por los falsos mitos que han rodeado este personaje procesandolo solo por puro MARKETING y mientras siga siendo negocio mas cosa falsas tendremos que tragar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hindemburg agotó todas las posibilidades y llamó en última instancia a Hitler para formar gobierno debido a que el gobierno de Von Papen fue ineficaz prácticamengte en todo, sobre todo en materia económica, puesto que era una persona que carecía de conocimientos en materia de economía y al mismo tiempo no era capaz de tomar las medidas en este sentido que eran necesarias para solucionar la grave crisis económica y social por la cual atravesaba Alemania, fue la continuación de la nefasta R. de Weimar.
    Aunque Hindemburg tampoco quería que Hitler subiera al poder, no tuvo más remedio que llamarlo, fue la última opción y la única que solucionó el problema económico en Alemania, mal que le pesara.

    ResponderEliminar
  3. Una carta que a día de hoy bien tendría cábida en nuestra era.
    Desgraciadamente esto de un foro no pasará ya que el cuarto poder (los medios de difusión)junto con las potencias vencedoras han creado una historia que está ha día de hoy por encima de dios, los profetas y la religión. Por qué se persigue a los que quieren investigar o dar otra versión diferente de lo que conocemos? que cosa quieren esconder?

    Saludos a to2

    ResponderEliminar
  4. Además Hindenburg hizo que Hitler dispusiera de una serie de personalidades impuestas en su primer gobierno que, dadas las circunstancias posteriores(entre ellas la muerte del propio Hindenburg)fueron desmontadas en cuanto el gobierno nazi pudo conseguirlo(basicamente cuando desmontó la camarilla del Reichspräsident y su influencia en el ejército), con conservadores de diverso pelaje, incluso radicales como Hugenberg o con el propio Papen. Estos políticos de viejo cuño, incapaces de salir de una situación que requería de decisiones valientes y sobretodo arriesgadas, algo que era incompatible ya no con sus políticas, sino con su propio modo de vida, fueron superadas a partir de las elecciones de febrero del 33 y las sucesivas leyes respectivas a la quema del Reichstag y la ley habilitante de unos meses después.

    Está claro que Hinderburg nunca fue más allá de adversario político de Hitler, al que parece ser que ni siquiera respetaba. Al fin y al cabo eran de generaciones muy diferentes y métodos contrarios, siendo uno un conservador prusiano y el otro un revolucionario. En todo caso, el toro que debió torear el primer gobierno nazi después de los desastres de Schleicher y Papen, más pendientes de luchar entre ellos en intrigas palaciegas que de gobernar, fue tremendo, y sólo las decisiones valientes y de signo autoritario pudieron salvar a Alemania del desastre.


    PD: he descubierto el blog desde hace poco pero no puedo más que felicitar primeramente a su autor por un contenido cuidado y veraz, así como los participantes habituales por mantener un debate sano y respetuoso, a pesar de lo mucho que a veces este personaje histórico despierte la histeria y el nerviosismo general(es lo que tiene la mentira generalizada). Gracias por un espacio como éste y un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Buenas a todos.

    Como bien indica Frel, Hitler no era santo de la devoción de "El anciano caballero". Al final y despues de mucho debatir y despues de haber agotado todas las posibilidades, Hindemburg no tuvo mas remedio que ceder a la evidencia de que cualquier otro gobierno que no hubiese sido el nacionalsocialista hubiese sido un caos para Alemania.
    Creo que Hitler dio un paso de gigante cuando se gano al hijo de Hindemburg, de nombre Oskar.
    Este ultimo tambien manifestaba su desagrado por el Führer, pero eso cambio cuando ambos se entrevistaron en la casa de Ribentrop.
    Oskar iba acompañado de Meissner, que era secretario de estado. Hitler se llevo a una habitacion aparte a Oskar y despues de una hora el hijo de Hindemburg salio plenamente convencido de que el unico gobierno posible era el nacionalsocialismo. Y es que amigos mios, el carisma de Hitler y su oratoria obraban milagros.

    Un saludo a los camaradas en estos calurosos dias que tenemos en España y ya me gustaria a mi, tener la maravilloso temperatura de Munich, la ciudad que tanto adoraba el Führer.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido Alberto.

    Espero que aqui te sientas como en casa.
    Si as descubierto el sitio hace poco veras que te queda mucho por leer. Yo cuando lo descubri quede abrumado y no daba a basto a leer tantos articulos y comentarios interesantes.
    Para mi, es un oasis de libertad de expresion, por que aqui, se puede hablar bien de Hitler sin que a uno se lo coman vivo.

    ResponderEliminar
  7. Pues tienes razón, que Oskar se pusiera de lado de Hitler ayudó a que su padre por fin cediese a darle el poder al NSDAP, que hubiese merecido antes de gobiernos sin apoyo popular o parlamentario como el de Papen, que tan sólo complicaron la situación. La verdad es que las entretelas del poder en la última época de la República de Weimar es un periodo histórico interesantísimo, y clave para entender los acontecimientos posteriores. Hay algunos libros sobre el tema bastante buenos o cuanto menos legibles sin filias y fobias.

    Es una tristeza que no se pueda debatir tranquilamente sobre este periodo de la historia sin estar en trincheras, sin ser marcado por no criticar lo que la corriente te dicta que critiques sin que te juzguen y te etiqueten con unos pensamientos políticos determinados, incapaces de ver que entre el blanco y el negro hay infinitos matices...

    Pero bueno, está claro que este lugar es diferente y desde el principio se ve mucha educación y respeto, algo totalmente necesario para tener un marco de debate serio y constructivo para todos. El autor está claro que sabe de lo que habla, aunque como bien comentas JMC, acabo de entrar y veo tantos post interesantes y tengo tan poco tiempo por motivos laborales para poder disfrutar de este tipo de lectura que me veo un poco superado. Pero el post de la relación entre Hitler y Franco me ha parecido tan extraordinario que me he animado a comentar y si puede ser, formar una pequeña parte de ésto y aprender y disfrutar con lo que aquí se comenta. Gracias por la bienvenida.

    ResponderEliminar
  8. Sin dudas el "Anciano" no quería para nada a Hitler.Solo la situación "sin salida" para Alemania sumado a la astucia de este último, lograron que el primero cediera y por fin lo nombrara Canciller.
    Es que Hindenburg era un militar de pura cepa, y lamentablemente éstos (salvo excepciones que solo confirman la regla), son traidores por naturaleza a las "Causas justas".Si sabremos de estas traiciones aquí, en la República Argentina.Los Golpes de Estado dados a Perón en 1955, en donde esa inmundicia bombardeaba a "su mismo pueblo", y el de 1976,en donde se abrió definitivamente el país al Poder Mundial Financiero, son prueba de ello.
    Una pequeña muestra de lo ocurrido aquí y termino: En la década del 70(previo a la llegada de los militares) la diferencia entre los que más tenían y los que menos tenían era de 4 veces; ahora, 40 años después es de más de 20 veces. Y les puedo asegurar que ésto sigue...Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  9. Versiones históricas de Hitler:
    1. La oficial: Hitler como demonio, degenerado, sádico, criminal, impotente, trastornado..
    2. La conspirativa: Hitler como pieza necesaria para la futura creación de un estado judío y el dominio mundial sionista.
    3. La mística: Hitler como avatara, mesías.. en una guerra entre las fuerzas del bien y el mal.
    4. La esotérica: Hitler asociado a sociedades secretas, entidades sobrehumanas, extraterrestres o intraterrestres, etc.
    5. La Positiva: Hitler como genial estratega, eficaz gestor, socialista, ecologísta, vegetariano..
    6. La Pacifísta: Hitler obligado tanto por comunistas como por capitalistas a entrar en un conflicto no deseado.

    ResponderEliminar
  10. Juan nadie, las versiones más verosímiles de Hitler son las que menos se ruedan en los platós de holliwood: 5 y 6 sin pasarse con unos polvitos de las otras como aliño: todo para salvar a su país del desastre.

    ResponderEliminar
  11. Me niego a aceptar la segunda opcion. Hitler no fue instrumento de nadie.
    Otra cosa muy distinta es que luego el poder sionista se aprovechase y exprimiese al maximo la derrota del Tercer Reich.

    ResponderEliminar
  12. Hola nacho y a la comunidad que sigue esta pagina; me gustaría consultaros dos cosas:

    La primera es referente a la famosa frase "una mentira repetida mil veces se conviete en verdad" misma que se le atribuye a Goebbels. que tan cierto es eso? o es otra patraña mas de la propaganda de lo políticamente correcto.?

    La otra es sobre aquellas frases en que Hitler alentaba y motivaba a la juventud, "ser fuertes igual que el acero" auto control, disciplina etc...

    frases que si lo meditas un poco, están cargadas de tanta energía.

    Podrías colocar alguna literalmente como el las dijo, o decirme de algún texto en que las pueda encontrar.

    La verdad es que las palabras de Hitler en sus discursos me motivan mas que cualquier conferencista de nuestros tiempos(sin desmeritar a ninguno).

    Gracias de antemano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. En cuanto a lo que comenta el usuario dasinex respecto a la frase de Paul Joseph Goebbels:


    Parece ser, o eso he leído en diversas referencias, que fue una pequeña adaptación de una frase de Vladimir Lenin. Según parece el dirigente soviético dijo "Una mentira repetida muchas veces se convierte en una gran verdad", mientras que la cita de Goebbels sería la siguiente: "Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad".

    No hace falta recordar que el ministro de propaganda, antes de afiliarse al NSDAP en 1922 había coqueteado con algunos partidos de izquierda socialdemócrata durante su periodo de la universidad, poco después de ser rechazado en el ejército por su ostensible cojera, con lo que no parece extraña esta posibilidad. Aunque es obvio que la historiografía actual la imprime directamente al dirigente nazi.

    Sobre la otra frase de Hitler entiendo que el autor podrá decirnos más sobre ella.

    Está claro que el periodo de los oradores terminó, lamentablemente. Hoy por hoy, el político no nace, sino se hace gracias a una serie de pruebas que el sistema pone para que las personas que llegan hasta una cierta responsabilidad tengan muy claras sus "prioridades". Es lamentable pero es así.

    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hay varios artículos publicados sobre la falsedad de la frasecita atribuida a goebbels, uno es de un catedrático de filósofía argentino afincado en un país escandinavo. Es una mentira mas de la propaganda aliada, santificada a base de repetirla sin cesar. Al contrario, Goebbels como publicista, pensaba que se podía vender mejor un producto si se decía la verdad, creía firmemente en ello si el producto era realmente bueno, lo que supongo que era lo que pensaba de "su" producto.

    ResponderEliminar
  15. La frase auténtica citada por Goebbels fue la siguiente (la cuál aparece en su diario):

    "Mr.Churchill pertenece a esas flemáticas naturalezas que creen que una mentira, al repetirse constantemente, obtiene, de ese modo, un cierto grado de verosimilitud".

    Se tergiversó completamente el mensaje de forma malintencionada. Además, sería estúpido pensar que el propio Goebbels hubiera podido llegar a autoacusarse de mentiroso.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. El artículo del profesor de filosofía argentino sobre la famosa frase:

    http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-173636-2011-08-03.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.